Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christus - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

     


El Día de San Valentín
-Por Jorge L. Trujillo

El 14 de Febrero se celebra el día de San Valentín. Es una fiesta muy esperada por los enamorados, y esposas que expresan su amor mutuo.  Se envían tarjetas, chocolates y peluches de ositos.  Según la enciclopedia el Día de San Valentín:

Es una celebración tradicional en la que los novios, enamorados o esposos se expresan su amor o cariño mutuamente. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de San Valentín. En muchos países se le llama el Día de los enamorados. Particularmente en Colombia, por motivos comerciales, esta fiesta se celebra el tercer fin de semana de septiembre y se conoce como Día del Amor y la Amistad.

En la actualidad, se celebra mediante el intercambio de notas de amor conocidas como "valentines", con símbolos como la forma simbólica del corazón y Cupido. Desde el siglo XIX se introdujo el intercambio de postales producidas masivamente. A esta práctica se sumó el dar otro tipo de regalos como rosas y chocolates, normalmente regalados a las mujeres por los hombres. En Estados Unidos, esta celebración también se empezó a asociar con un saludo amor platónico de "Happy Valentine's", enviado por los hombres a sus amigas -raramente a sus amigos-.[i]

La fiesta de San Valentín se celebró en la Iglesia Católica desde el año 484 dC hasta el 1969 cuando se decidió no incluir mas la fiesta como una celebración oficial de la iglesia al no poderse verificar con certeza su origen, pero aun algunas parroquias continúan con la festividad[ii].  Aunque no se sabe con certeza como fue el comienzo de esta fiesta, según los historiadores, como muchas otras fiestas modernas, la fiesta de San Valentín tuvo sus comienzos en una costumbre pagana.  Hay varias versiones en cuanto a su origen.  Se dice que en la Antigua Roma había una celebración llamada Lupercales en la cual los jóvenes solteros sacaban en una lotería de amor el nombre de una joven soltera la cual se convertía en su compañera sexual por todo un año.  Se dice que ante esta depravación, un sacerdote Católico llamado ‘Valentín’ propuso una idea distinta donde tanto jóvenes varones como las vírgenes sacaban el nombre de algún santo al cual se proponían imitar por un año. Otra versión cuenta que según “algunos expertos declaran que [la fiesta] se originó de San Valentín, un Romano que fue martirizado por negarse a dejar el Cristianismo.  El murió el día 14 de Febrero de 269 AD, el mismo día que se había dedicado a la loterías de amor.”

Otra versión dice que el emperador Romano, Claudio II pensaba que los soldados solteros eran mejores para la guerra que los casados ya que estos últimos tenían sus corazones divididos entre la guerra y la familia y no ejercían bien su trabajo. Por esa razón, Claudio prohibió a los soldados que se casaran.  Ante esta ‘injusticia’ el sacerdote Valentín junto a dos compañeros mas, decidieron casar los jóvenes a escondidas según el rito de la Iglesia.  A forma de gratitud los soldados hacían llegar regalos de agradecimiento a San Valentín pero al ser descubierto por el emperador de Roma fueron apresados y luego martirizados.  También se dice que mientras estaba en la cárcel el sacerdote se enamoró de la hija de un carcelero:

Según esta historia, que fue transmitida oralmente y de la cual no hay ningún testimonio, el sacerdote se enamoró perdidamente de la hija de uno de sus carceleros, a quien dirigió una carta apasionada firmada como "tu Valentín", que dio origen a la tradición de las cartas que en muchos países los enamorados intercambian el 14 de febrero.[iii]

Lo cierto es que las versiones sobre la verdadera identidad del santo Valentín son muy inciertas y posiblemente hasta falsas.  Algunas de las versiones dicen lo siguiente de San Valentín[iv]:

  • Fue un sacerdote romano (italiano), muerto en el 273. Muy venerado en Francia, sobre todo en la diócesis de Jumièges
  • Fue un obispo de la ciudad de Interamna (hoy Temi, Italia), donde se encuentran los restos del cuerpo conservados en la homónima basílica, y donde el 14 de febrero es la fiesta patronal
  • Fue un mártir de la provincia romana de África, durante la conquista romana de África.

Es tan dudosa la historia en torno a San Valentín que algunos han llegado a afirmar que las leyendas acerca de ellos fueron inventadas y que en realidad el santo nunca existió.  No obstante, hoy día se celebra la fiesta de forma casi global y aun las iglesias Cristianas de distintas denominaciones separan el día para celebrar “el amor y la amistad”.  Los jóvenes regalan corazones, flores y chocolates a sus novias y los esposos se obsequian presentes mutuamente. 

Cupido

A la fiesta de San Valentín se le ha incluido a ‘Cupido’, la imagen de un pequeño niño con alas que lleva un arco con flechas.  Las tarjetas de San Valentín llevan no solamente flores y corazones sino también dibujos del famoso niño que vuela y lanza sus flechas a los enamorados.  ¿Pero cual es el origen de este Cupido?

En la mitología romana, Cupido es el dios del amor. Equivale al Eros de la mitología griega, y a Kāmadeva en la mitología hindú. Es hijo de Venus y de Marte. Se le adjudica la creación de amores y pasiones entre los mortales y suele ser representado por un niño alado (parecido a un ángel de la mitología cristiana). Al ser hijo de los dioses de la guerra y del amor, Cupido resulta ser el dios de los enamorados, creando de esta manera un balance entre el amor y la tragedia[v].

San Valentín, Paganismo Cristianizado

Aunque el origen de la fiesta de San Valentín es claramente pagano con prácticas inmorales sobre el sexo y la inclusión de un dios falso como Cupido, la celebración del San  Valentín ha sido cristianizada e incorporada a las celebraciones anuales de muchas iglesias.  Por muchos años la iglesia Católica siguió la practica de ‘cristianizar’ las fiestas paganas de los pueblos que conquistaba para de esa manera instalar de forma más fácil el Catolicismo y borrar las fiestas paganas de los pueblos.  Tal como otras celebraciones que tuvieron orígenes paganos como Halloween, el día de Navidad, y la fiesta de Easter (el Domingo de resurrección) pero han sido adoptadas al culto cristiano, las iglesias evangélicas modernas, tal como las Católicas, celebran el día del “amor y la amistad.”

Aunque la idea Católica de cristianizar las celebraciones paganas muestra cierto tipo de sabiduría y astucia para ganar ventaja sobre los pueblos y así instituir oficialmente la religión Católica, no podemos suponer que tal práctica logre hacer cristianos a los hombres.  Mientras que un cambio de fiesta de lo pagano a lo cristiano es algo probablemente bueno, el simple hecho de que esto se haga no significa que el cambio ocurra también en el corazón de las personas.  Las personas no cristianas hoy día todavía celebran a San Valentín con imágenes de Cupido, con sexo inmoral y pervertido y muy lejos de algo que se parezca Cristiano.  En estos tiempos modernos las iglesias Cristianas desean ser tan atractivas para los inconversos que se corre el riesgo de querer parecerse tanto al mundo que los inconversos no ven que haya una diferencia.  Si no estamos claros en lo que hacemos es posible que estemos corriendo con la misma suerte de la iglesia Católica del pasado, cristianizando días de fiesta sin hacer cristianos a las personas.  El Cristianismo verdadero se logra no por un cambio de celebración sino por un cambio interno en el corazón.  Sin arrepentimiento y fe es imposible una verdadera conversión.  Es solamente por medio de la predicación del evangelio que se convierte el pecador.  Pablo estaba seguro de eso cuando dijo “no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios para salvación” (Rom. 1:16).  Siendo que esto es tan cierto, entonces los Cristianos no podemos perder de vista que lo que salva al hombre es el evangelio, la palabra de la cruz y no las tácticas humanas.

El Verdadero Amor

Como hemos visto en el origen de esta fiesta, el mundo ha confundido ‘convenientemente’ el amor con el sexo, pero sabemos que eso no es cierto.  La depravación sexual fuera de los lazos matrimoniales no es amor sino pecado que Dios condena y rechaza.  Estoy proponiendo que las iglesias se deshagan de esta celebración, que se le deje de llamar el día de “San Valentín” y que no se use a Cupido como símbolo de amor.  Que en su lugar se enfoquen en lo que verdaderamente es el “amor”.  Estoy pensando que se debe aprovechar la oportunidad de esta fecha para recordarle que aunque el mundo pagano se ha inventado historias y leyendas falsas para celebrar “el amor” de una forma antinatural, anticristiana y falsa, debemos las personas que solamente hay un Dios que es verdadero amor. Que el verdadero amor es aquel descrito en la Palabra de Dios la cual dice lo siguiente:

El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;  no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad;   todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser (1 Corintios 13:4-8)

Ese amor es el verdadero amor abnegado que el mundo sin Dios difícilmente puede alcanzar.  Pero no solamente podemos  predicar eso sino que el verdadero Dios del amor no es Cupido sino el Dios de la Biblia quien nos declara que  “Dios es amor” y que basado en Su amor inmenso está ofreciendo salvación a todos los que creen en Jesucristo:

Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que   todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna. Porque no envío Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para que el mundo fuese salvo por El. (Juan 3:16-17)

La imagen de Cristo muriendo en la cruz del Calvario es el mayor símbolo de amor que cualquier persona pueda jamás imaginar.  Cristo murió para que creyendo en el tengamos vida para siempre.  Le debemos recordar a los oyentes que solamente el Dios de la Biblia ama con “amor eterno”, eternamente y para siempre. Cosa que ninguna persona ni ningún otro dios falso puede hacer.  Pero también debemos recordarles que aquellos que rechazan el amor que Dios ofrece corren el peligro de ser condenados eternamente porque la misma Biblia que dice que "Dios es amor" dice que Dios es "fuego consumidor", que Dios es justo y castiga el pecador, que es celoso y no tendrá por inocente al culpable.  El mismo texto que dice que Dios amó al mundo de tal manera para que confíe en su Hijo sigue diciendo:

El que cree en El no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.  Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas.  Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas.  Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que sus acciones sean manifestadas que han sido hechas en Dios. (Juan 3:18-21)

Quiera Dios que podamos dar a nuestra audiencia un mensaje completo y no a medias, un mensaje verdadero y no un falso sentimiento de amor que nada tiene que ver con la verdad.  Quiera Dios que las iglesias de Cristo miren más a la Biblia para sus celebraciones y no al mundo y al paganismo como la tiende a hacerlo cada vez más.  Quiera Dios que los Cristianos miren a Dios y no al mundo porque la misma Biblia nos dice esto: No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. (1 Juan 2:15).  Permita Dios que también nosotros logremos amarnos como Cristo quiso que nos amasemos porque los que aman a Dios también aman a su prójimo.  Que seamos ejemplos de amor los unos con los otros pues el maestro mismo dijo “y en esto conocerán que son mis discípulos, en que se aman los unos a los otros”.  Y el Apóstol Juan nos escribe:

Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.   Y este mandamiento tenemos de El: que el que ama a Dios, ame también a su hermano.  (1 Juan 4:11; 20-21)

¡Amen!

 

 Copyright/Derechos ©1998-2008 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna, Inc.

{http://www.vidaeterna.org |  http://www.vidaeterna.net  | http://www.vidaeterna.es}

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al ariticulo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

Escrito 02/04/2008

Hit Counter