Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christ's - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

     

 

La Doctrina del Pecado Original  
¿Son pecadores los niños?

-por Jorge L. Trujillo

  ‘Dejad los niños venid a mi, porque de los tales es el reino de los cielos’

¿Son pecadores los niños recien nacidos? Quizás usted nunca le haya dado mucho pensamiento a este tema pero esa es una pregunta que se hacen muchas personas.  Aquellos que han pasado por la triste experiencia de perder un hijo pequeño, sin duda se han hecho la pregunta, ¿Estará en el cielo mi bebé que murió?  ¿Habrá sido salvo?, etc, etc. Normalmente, cuando nos encontramos con padres que han perdido un bebé, un hijo pequeño o lo han perdido estando en el vientre antes de nacer, la contestación que le damos casi siempre es lo que encontramos en Mateo 19:14 donde Cristo haciendo referencia a los niños como ejemplo dice “de los tales es el reino de los cielos”; y concluímos que ellos van directo al cielo porque no tienen pecado. Así es, muchos dicen que como esos niños no tienen pecado, pues Dios les recibe en su presencia y les salva.  

Pero, será cierto que la ausencia de pecado en los niños les da entrada al cielo.   ¿Será cierto eso de que los niños no tienen pecado o que no son pecadores?  ¿Será verdad que es a eso a lo que ser refierió Jesús cuando dijo “de los  tales es el reino de los cielos“ ó se estaría refiriendo Jesús a otra cosa?  Bueno, los teólogos y los estudiosos de la Biblia se han dado a la tarea de encontrar respuesta a esta pregunta y como es de esperarse unos han llegado a una conclusión mientras que otros han llegado a otra.  Unos creen que los niños van al cielo por no ser pecadores y otros aunque dicen que van al cielo, dicen que tienen pecado.

Lo cierto es que esa contestación popularmente dada por muchas personas, aunque nos ayuda a salir de un momento díficil y calma las emociones, no es totalmente correcta.  En este estudio analizaremos el tema del pecado y su relación a los hombres (inlcuyendo lo niños).  Estudiaremos principalmente el efecto del pecado de Adán en toda su descendencia y los resultados de este.  Los Cristianos saben bien que los hombres son pecaminosos.  La tendencia de la humanidad es hacia la maldad y no hacia lo bueno.  Eso es cierto no solo porque la Biblia lo dice sino porque lo vemos a diario. 

Un poco de historia

La iglesia Cristiana ha sostenido por casi 1600 años que la tendencia hacia el mal es consecuencia de la caída de Adán en su desobediencia al claro mandamiento de Dios.  Y la doctrina sobre la cual se basa esa creencia es conocida como la doctrina del “Pecado Original”.  Esta doctrina tuvo su origen con este nombre con el Teólogo San Agustin según lo toma de los escritos sagrados especialmente la carta de pablo a los Romanos.  Esta fue la conclusión de sus investigaciones teológicas en la Biblia sobre una disputa la cual tuvo con un monje Británico de la Iglesia Católica quien se llamaba Pelagio (Pelayo). 

Pelagianismo

Se cuenta que en cierta ocasión, mientras San Agustin oraba, dijo “Señor, concede lo que demandas y demanda lo que concedes”.  Estas palabras sonaron horribles a los oidos de Pelagio quien se dice que ‘no era ni un infiel ni un hombre inmoral’ pero alguien quien sostenía que si Dios demandaba algo de los hombres es porque eso era posible, y que el hombre tenía la obligación de cumplirlo.  De esta manera comenzó la disputa entre Agustin y Pelagio quien en sus estudios concluyó con la doctrina la cual se conoce hoy como Pelagianismo.  El punto de comienzo de Pelagio fue que el hombre no podia ser hecho responsible por obedecer si este no era capaz de hacerlo.  Si Dios demandaba que los hombres hicieran el bien y se abstuvieran del mal, eso implicaba que tenían la habilidad innata para hacerlo.  Pelagio mantenía que el pecado de Adán tuvo consecuencias solamente para el y nadie mas y que los que nacen en el mundo como descendientes de Adán entran a la vida en el mismo estado de inocencia en el cual Adán lo hizo.  Ellos como Adán son libres para obedecer o desobedecer.  Los hombres son cosntituídos pecadores solamente por un acto de rebelión inteligente y activa contra Dios. Los hombres se salvan cuando se reforman así mismos al hacer lo correcto. La redención, como la Biblia lo describe, es por lo tanto innecesaria.  Con la luz del Evangelio, una vida sin pecado se hace mucho mas fácil.  Por estas creencias  Pelagio fue condenado en el concilio de Cartago en A.D. 412, y otra vez en 428 A.D., esta decision fue confrimada.  En el 431 A.D. la Iglesia Oriental se adjuntó a la censura de los Pelagianos en el Sinodo General de Efeso.

Semi Pelagianismo

Los Semi-Pelagianos fueron un grupo de Cristianos encabezados por Juan Cassiano quien no estaba contento con las posiciones emitidas por San Agustin sobre el Pecado Original y la corrupción del hombre, el tema de la Predestinación Soberana, y la necesidad de Gracia en la Redención, pero tambien estando en contra de los extremos de Pelagio, decidió buscar un terreno medio entre lo que Agustin creía y lo que Pelagio enseñó.  En este proceso, se desarrolló la teoría conocida como Semi-Pelagianismo.  Esta enseña que  la caída de Adán tuvo un efecto universal en todos los hombres resultando en un estado de debilidad (depravación parcial) y no de una depravación total, el hombre está totalmente depravado excepto su voluntad.  Según lo dijo alguien o como el que dice, de acuerdo a esta creencia “el hombre está enfermo pero no muerto en sus pecados, no se puede sanar a sí mismo pero puede llamar el doctor”, y obtener así la sanidad.  El hombre no puede ser salvo aparte de la gracia de Dios pero la gracia puede ser vencida.  La Gracia de Dios, mediada através del Sacrificio de Cristo es usualmente necesaria, pero no necesariamente siempre, iniciada por la busqueda de Dios por el hombre.

Arminianismo

Después de que los Reformadores aceptaran las creencias de San Agustin con relación a los efectos de la caída de Adán en su posteridad, y habiendo claridad y consenso en ellas, las iglesias de la Reforma mantuvieron estas doctrinas unánimemente por muchos años.  El libro ‘La Esclavitud de la Voluntad’ escrito por Martin Lutero y los escritos de Juan Calvino entre otros fueron de gran importancia para el desarrollo y establecimiento de la doctrina protestante.  En su libro Lutero contestaba y condenaba las opiniones de Erasmo en su libro titulado  “La libertad de la Voluntad” , y por los escritos de Calvino sobre la interpretación bíblica de la soberanía de Dios, la elección y la total depravación de los hombres a consecuencia de la caída haciendo necesaria la gracia divina y soberana para lograr con éxito la salvación del hombre.  

Pero la paz y armonía de las Iglesias Reformadas no duró mucho.  A manos de Jacobo Arminio, un professor Reformado en la Universida de Leyden, llegó un panfleto producido por monjes Jesuítas y en donde se cuestionaban las Doctrinas de la Gracia como habían sido enseñadas por Agustin y como eran creídas por las Iglesias de la Reforma.  Aquellos cuestionamientos pusieron dudas en la mente de Arminio quien comenzó a enseñarlas desde su posición de maestro en la Universidad de Leiden buscando establecer una nueva interpretación que no fuera tan extrema como la teología protestante.  Aquellas nuevas interpretaciones tenían como fin, una vez mas, traer un balance entre lo que enseñaban las Iglesias de la Reforma y el Semi-Pelagianismo.  Después de la muerte de Arminio, un grupo de seguidores formaron lo que se conoce hoy como Arminianismo, siguiendo lo que enseñaba Arminio aunque en realidad esas doctrinas no fueron de su origen sino de origen Jesuíta aunque en cierta forma Arminio no era tan extremo en sus ideas como lo fueron sus procursores.  Es correcto mencionar que los primeros Arminianos enseñaron que la depravación del hombre era total, tal como lo hizo Arminio, pero a medida que fueron progresando en el desarrollo de su posición, los Arminianos negaron la depravación total para aceptar una depravación parcial.  Los seguidores del Arminianismo negaron que los efectos de la caída tuvieran un efecto total y devastador en la raza humana.  Ellos enseñaron, como el Semi-Pelagianismo, que la depravación del hombre no era total sino parcial. Podríamos decir que los Arminianos creen que los hombres están muertos pero casi vivos.

Wesleyanismo

Más adelante, y por tercera vez, se trató de modificar las creencias de Agustin que mantenían los ahora conocidos Calvinistas (Reformados) para hacerlas más aceptables y buscar un nuevo balance doctrinal.  Juan Wesley, un ministro ordenado por la Iglesia Anglicana se opuso a estas doctrinas y comenzó a predicar en contra del Calvinismo formulando otra nueva teoría dentro del campo Arminiano.  Wesley negaba que los hombres debían ser regenerados y resucitados de su muerte espiritual y cambiados de su naturaleza caída antes de poder entender y creer el evangelio.  Por lo que propuso una doctrina de la “Gracia previniente” la que según él por medio de la obra de Cristo es ahora dada (desde su nacimiento) a todos  los hombres pecadores que nacen “totalmente depravados” y ‘espirtualmente muertos’  para que ellos puedan por su propia cuenta escoger o rechazar el llamamiento de Dios a sus corazones y luego así despues de 'creer' ser regenerados y tener vida espiritual.  Pero a pesar de su oposición a las doctrinas Reformadas de salvación, Wesley creía firmemente en la doctrina del pecado original y fue un gran defensor de ella.  “Wesley escribió que cualquiera que negaba la doctrina del pecado original era todavía un pagano” y reclamó que está doctrina era “el primer gran  punto distintívo entre entre el paganismo y el Cristianismo”.[i] No obstante, el problema con la doctrina previniente de Wesley es que aunque mantenía la depravación total de la raza humana, al mismo tiempo la negaba al decir que ningún hombre estaba totalmente depravado porque Dios removía tal depravación al momento de nacimiento.

Maneras en Que el Pecado afecta la Humanidad

Cuando hablamos de los efectos del Pecado Original en sí, existen tres formas en que estos afectan la humanidad que ha nacido después de Adán.  A continuación veremos estas clasificaciones pero antes debemos entender que es lo que se quiere decir con pecado original.  Veremos una definición del término y luego las varias interpretaciones que sostienen los que creen en esta doctrina:

Definición:

Pecado Original: Esto incluye tanto la “culpa” como la “contaminación”.  La culpa de Adán nos es imputada y por lo tanto todos somos pecadores desde nacer.  A causa del pecado de Adán como nuestro representante, nosotros somos culpables en el.  Además de la culpa, nosotros heredamos su contaminación ó muerte espiritual la cual produce una naturaleza “totalmente depravada” con disposición continua hacia el pecado.  Esto no significa que todo hombre es tan malo como puede ser, sino que el pecado ha corrompido cada parte de su naturaleza dejándole incapaz de hacer nada espiritualmente bueno.

Interpretaciones Teológicas acerca del Pecado Original

1. La Teoria Agustiniana.  Propuesta por San Agustin, esta es tambien llamada Teoría de Adán como la cabeza Natural y la Teoría Realística.  Esta teoría afirma que por virtud de la unidad orgánica, la raza humana entera existía en Adán al momento de su transgresión.  Para los efectos enseña que Dios originalmente creó una naturaleza humana general la cual con el paso del tiempo se dividió en tantas partes como existen seres humanos.  Adán poseía la totalidad de esta naturaleza humana general; y através de su pecado se hizo culpable y sucia. Naturalmente cada parte individual comparte esta culpabilidad y suciedad.

2. La Teoría Federal. (Nuestra posición Reformada): Esta teoría es tambien llamada Teoría Representatíva, Teoría de Condenación por Pacto ó la Teoría de Imputación Inmediata.  Esta teoría surgió en el tiempo de la Reforma.  De acuerdo a esta interpretación, Adán estaba en una doble relación con sus descendientes: el era su cabeza natural, y era su representate como cabeza del pacto. Cuando Adán pecó como su representante, ese pecado tambien fue imputado a ellos, ese es el aspecto pactal/representatívo.  En cuanto al aspecto naural, como resultado de la caída todos son nacidos en un estado de corrupción. [i]

3. La Teoría de la Imputación Media. Esta teoría muy poco conocida es tambien llamada Teoría de condenación por depravación.  Esta Teoría fue formulada por Placeo en el siglo 17.  Placeo originalmente negó que el pecado de Adán fue de alguna manera imputado a su posteridad.  Pero cuando su primera posición fue condenada por el Sinodo de las Iglesias Reformadas Francesas en 1644, el publicó esta nueva posición.  De acuerdo a esta teoría el pecado de Adán no es puesto directamente sobre nosotros.  La corrupción de Adán es pasada a sus descendientes y les hace personalmente culpables.  Ellos nos son corruptos porque son culpables en Adán, sino que son culpables porque son corruptos.  Es la naturaleza corrompida la cual ellos heredan de Adán la que es suficiente causa y terreno legal para que Dios los condene.

Ahora presentamos las tres maneras en que el pecado original ha afectado la raza humana.  El primer pecado que mencionarémos es el “pecado imputado” o “declarado” a (sobre) la raza humana entera que ha nacido después de Adán, luego mencionaremos la corrupción heredada por la naturaleza adámica y finalmente consideraremos el pecado actual de las personas nacidas bajo Adán.

El Pecado Imputado

El pecado de Adán ha sido imputado a la raza humana completa.  Cuando Adán pecó, lo hizo como representante de todos los hombres.  La Biblia nos enseña de forma clara y directa que cuando Adán  (pecó) desobedeció a Dios el pecado entró al mundo pues en el acto de pecado de Adán, todos “los hombres pecaron” ó todos fueron contados como pecadores y como consecuencia del pecado de Adán él cosechó la muerte para sí mismo, pero tambien para toda la raza humana, ‘todos los hombres se hicieron pecadores y culpables de muerte’ y por eso “todos murieron”.

  Romanos 5

12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte,(1) así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Estudiémos este importante verso con detenimiento.  Lo podemos dividir en dos partes:

a.                  El pecado entró en el mundo por un hombre, y por ese pecado entró la muerte

En esta parte del verso, Pablo establece la raiz del problema de la humanidad.  El nos da a entender que en el mundo no había pecado, pero que el pecado entró en el mundo (en el huerto de Edén) por medio de un hombre, haciendo referencia a Adán.  El Apóstol continúa entonces diciendo que por ‘ese pecado’, por el pecado de Adán, entró la muerte al mundo (en el huerto de Edén).  Hasta este punto, Pablo establece con claridad que Adán pecó y murió.  La muerte aquí referida es no solamente física que es temporal, sino la muerte espiritual con todas las consecuencias de condenación eternal de la muerte Segunda, el infierno o el lago de fuego.  Dios había dicho a Adán, ‘si comes del árbol prohibido, ese dia morirás’.  Sin embargo Adán no murió físicamente ese día, pero si murió espiritualmente lo que conlleva la condena de su pecado en el lago de fuego (infierno) que es la muerte Segunda.  Adán por medio de su pecado cosechó para sí, la muerte en todo el sentido de la palabra, condenación eternal separado de Dios. Esa es la muerte en toda su extensión.

b.                  así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron

Pero Pablo sigue la segunda parte de este verso con algo que es de suma importancia en lo que estamos estudiando en este artículo.  Pablo dice que esa muerte la cual Adán consiguió para sí mismo por medio de su pecado, trajo muerte a “todos los hombres”, no algunos hombres, no la mitad de los hombres, no casi todos los hombres, sino que “la muerte pasó a todos los hombres” de la raza humana. 

Pablo une la primera parte de este verso con la segunda utilizando la palabra ‘así’, esta palabra es [houtos] que significa literalmente “de esta manera”.  Pablo, haciendo referencia al pecado de Adán, dice que “de esa manera” pasó la muerte a todos los hombres.  Horriblemente, la muerte que Adán obtuvo para sí mismo, “muerte física espiritual y eterna (muerte Segunda)” ó eterna separación de Dios fue lo que Adán consiguió con su solo pecado para toda su descendencia.  Por eso dice “así la muerte pasó a todos los hombres”.

Pero he aquí ahora, un asunto de suma importancia en la linea de pensamiento del Apóstol.  Esa muerte (física, espiritual y eterna) no vino a todos los hombres sin ser “causada” ó “provocada”.   Pablo nos dice que hubo una causa o una razón que hizo que la muerte pasara a todos los hombres.  Nos preguntamos entonces, ¿que fue lo que causó que la muerte pasara a todos los hombres?  Pablo nos dá la contestación seguidamente en esta segunda parte y dice la muerte pasó a todos los hombres “por cuanto, todos pecaron!”  Lo que Pablo nos dice es que la muerte no pasó a los hombres sin que estos pecaran, al contrario, la causa por la cual los hombres recibieron la muerte, fue POR CUANTO ellos (todos los hombres) pecaron. 

La Biblia claramente nos dice que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23).  Esto significa que los hombes no podían haber recibido la paga de la muerte si antes no habían sido participantes de pecado, PERO como Pablo establece que ‘todos pecaron’, entonces tambien pueden los hombres recibir la paga de su pecado, la muerte!

Es claro a todos nosotros que cuando Adán pecó, el estaba ‘literalmente’ solo y que ninguno de nosotros estaba físicamente allí con el.  Lo que esto significa es que Dios ha establecido un principio en el que Adán como nuestro representante actuó en nuestro lugar y cuando Adán cometió su pecado, todos los hombres fueron contados como participles de ese solo pecado y como consecuencia, ese pecado trajo muerte al mundo.  Es importante notar en este pasaje que todos los que murieron fueron todos los que pecaron.  Es obvio que los niños mueren, por lo tanto es claro que los niños fueron contados entre todos los que pecaron cuando Adán pecó.  El mismo grupo que cosechó la muerte es el mismo grupo que cometió el pecado;  y sin haber cometido el pecado, no se pudo haber cosechado la muerte.

El propósito del capitulo cinco de Romanos es presentar la obra de Justificación por medio de Cristo.  Para hacer eso Pablo tiene que demostrar de que manera entra el pecado a todos los hombres y una vez eso ha sido demostrado, entonces demuestra como se efectúa la justificación en todos los hombres.  Para introducir el pecado al mundo tenemos a Adán; para introducir la justicia al mundo tenemos al segundo Adán, (Cristo); para traer el fruto del pecado al mundo tenemos Adán; para traer el fruto de la Justicia, la vida, tenemos el Segundo Adán (Cristo).  En el verso 19 del mismo capitulo, Pablo vuelve una vez mas a hacer énfasis sobre esta verdad.  Fuímos representados por Adán en su desobediencia y somos representados por Cristo en su obediencia.

Romanos 5

19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

Una vez más Pablo nos dice que por la desobediencia de un hombre [Adán], los muchos fueron constituídos pecadores.  Esto nos quiere decir que Adán en el huerto estaba representado a los muchos,  el fue nuestra cabeza para muerte y cuando el pecó, los muchos fueron constituídos pecadores significando que todos son pecadores.  Pero por la obediencia de uno [Cristo] quien  tambien es nuestra cabeza, "los muchos serán constituídos justos."  

De vital importancia es notar que aquí en el verso 19 de Romanos 5, Dios nos dice que por un pecado los muchos ‘fueron constituídos’ pecadores.  La palabra traducida al español como ‘fueron constituídos’ es la palabra griega [kathistemi].  Esta palabra da la indicación de una acción impuesta sobre los hombres y no de una acción hecha por parte de los hombres (los muchos).  La Biblia dice que los muchos ‘fueron constituídos’, esto es muy diferente a decir ‘se constituyeron’.  De la misma manera en que los hombres ‘son constituídos justos’ por Dios, así tambien ellos fueron primeramente ‘constutuídos’ o ‘declarados’ pecadores por Dios.Vine en su Léxico Expositivo de la lengua Griega bíblica nos dice lo siguiente sobre esta palabra:

Significa por lo general establecer o señalar a alguien, constituirlo en una posición.  Se traduce constituir con referencia a los hombres, hechos pecadores por el pecado de Adán, “los muchos fueron constituidos pecadores, y justificados mediante la fe, “los muchos fueron constituidos justos”. (Vine p.196)

Según Pablo, los hombres no solo se constituyen pecadores a sí mismos cuando pecan sino que han sido constituidos pecadores ‘por Dios’ quien los ha declarado como tales a causa de Adán, y esto, antes de elloa cometer el primer pecado personal.  Alguno objetará que para que el hombre sea declarado justo tiene que ejercer fé primero y por lo tanto para que el pecador sea constituído pecador, debe pecar primero.  Pero existen tres problemas con esta interpretación en este verso.  Primero, el verbo está en tiempo pasado para los pecadores.  Lo que dice que estos muchos ya han sido ‘constituidos’ pecadores desde el pasado, lo cual incluye a los hombres que nacieron antes de Pablo, en el tiempo que Pablo escribió la carta y dos mil años después de Pablo. La declaración es universal que incluye a todos los seres humanos.  Segundo, la justificación viene por la fe (Rom. 5:1), pero esta fé es don (concesión) de Dios a sus escogidos (Efesios 2:5-8; Fil. 1:29).  Los escogidos (los muchos) ‘serán constituídos justos’ cuando ejerzan fé en Cristo pero esta fe no proviene de ellos sino de Dios quien les capacita para que crean.  Así que no procede del hombre la fe sino de Dios quien la otorga por su gracia.  Pero finalmente en tercer lugar, y por encima de todo lo que se quiera decir, en este verso (y todo el contexto del mismo) la base para la constitución de justos no es la fe personal de cada uno sino la justicia (obediencia) de uno solo [Cristo], ‘asi tambien’, la base para constitución de pecadores no es el pecado personal de cada uno sino el pecado (desobediencia) de uno solo, Adán.

Ahora podemos volver a nuestro estudio y ver como esto es importante.  Es obvio que los niños mueren antes de llegar a tener conocimiento del pecado.  Esa muerte de los niños nos confirma que ellos pecaron y son  contados como pecadores.  La Biblia nos dice en 1 Corintios 15 que el aguijón de la muerte es el pecado lo cual nos enseña que si no existiera el pecado, tampóco existiera la muerte, pero la muerte existe porque el pecado existe.  Cristo vino a eliminar la fuente del problema, el pecado.

Adán como cabeza de la raza humana incluyó a “todos los hombres” en su pecado y por eso la Biblia dice “por cuanto ‘todos’ pecaron” han recibido junto con Adán la paga del pecado, la muerte.  En el pecado de Adán estaban ‘todos los hombres’ pecando juntamente con el y en la muerte de Adán estaban ‘todos los hombres’ muriendo juntamente con el.  ¿Qué significa eso?  Significa que todos los que han cosechado la muerte fueron primero culpables de pecado y por lo tanto es consistente que han de recibir la muerte.

La Naturaleza Pecaminosa

Otro efecto negativo del pecado de Adán es que la naturaleza de todos los seres humanos ha sido corrompida y manchada por el pecado.  Esta naturaleza caída es la responsable de la predominante tendencia hacia el pecado en todos los hombres.  Esta naturaleza es referida como “muerte espiritual”.  Los hombres nacen ‘espiritualmente muertos’.   Eso significa que existe separación entre ellos y Dios.  Por eso dice la Escritura “los deseos del hombre ‘son de continúo solamente hacia el mal desde su juventud” (Genesis 8:3).

De esa naturaleza pecaminosa la cual es referida como “el corazón”, “el alma”  ó “la carne” proceden los deseos malos y toda la maldad que existe en el hombre.  Jesús dijo:

Marcos 7

17 Cuando se alejó de la multitud y entró en casa, le preguntaron sus discípulos sobre la parábola. 18 El les dijo: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, 19 porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos. 20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. 21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.

Jesús estaba haciendo referencia a la depravación total que existe en el hombre.  El dice que la maldad ‘sale’  del corazón del hombre.  Eso es muerte espiritual, eso es depravación total del hombre.

Mientras el hombre esté en esta condición espiritual muerta ó que la Biblia llama ‘natural’ (1 Corintios 2:14), el hombre no podrá discernir las cosas del Espíritu porque le son locuras.  Jesus refiriendose a esto en otra ocasión dijo unas palabras a un hombre que aun siendo religioso no tenía salvación.  Jes”us enfatizando acerca de la necesidad imperante que tenían los hombres de nacer de Nuevo antes de poder ‘ver’ y ‘entrar’ al reino de Dios, les dice a Nicodemo:

Juan 3:6a

Lo que es nacido de carne, carne es…  

Eso, es otra referencia a la condición del hombre.  El que nace de la carne, es carne!! PERO el que nace del Espiritu es Espiritu!!  Los hombres han nacido de Adán y Eva pecadores carnales y por lo tanto son lo mismo que ellos ‘pecadores y carnales’.    La naturaleza pecaminosa es la que lleva al hombre a cometer el pecado actual. 

Jeremías 17

9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

La ley del pecado se encuentra en la carne (corazón) y arrastra al hombre hacia la maldad y la concupisencia y a desobedecer la ley de Dios.  El Apóstol Pablo habla de esta lucha que existe contra la naturaleza caída que se manifiesta en el cuerpo aun en el hombre regenerado…

Romanos 7

18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo    23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. 24 !!Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?

Romanos 8

7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Es importante que entendamos que los hombres nacen con los designios de la carne, no es algo que se obtiene después en la vida sino que es algo que trae el hombre enredado en su ser, atado a su alma y que controla su corazón.  Los designios (leyes) de la carne, lo que gobierna al hombre está en ‘enemistad contra Dios’; porque no se sujetan a la ley de Dios “NI TAMPOCO PUEDEN”.  Eso es depravación TOTAL y mas claro no canto un gallo.

El Pecado Actual

Este pecado es el que el hombre hace a sabiendas y con todo conocimiento.  Una vez el hombre ha crecido y ha alcanzado conocimiento entre lo bueno y lo malo; este pecado es cometido por los hombres una vez han alcanzado una edad de discerninmiento.  Pero existe un pecado el cual ocurre sin el conocimiento del individuo y es lo que conocemos pecados ‘no intencionados’ (inconscientemente) o pecados ocultos a la persona.  Son aquellos pecados que cometemos sin darnos cuenta pero aún así son pecados (violación a la ley y el carácter de Dios) y que nos acusan ante su santidad.  El salmista David, enterado de la presencia y el daño de esta clase de pecados ocultos a su conocimiento, oró a Dios para que se los perdonara…

Salmos 19  

1 Tu siervo es además amonestado con ellos; En guardarlos hay grande galardón. 12 ¿Quién podrá entender sus propios errores? 1 Líbrame de los que me son ocultos. 13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí;  Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.    

Ahora, entendiendo que la Biblia nos testifica de la existencia de pecados ocultos a la misma persona, y que son pecados sin su conocimiento, ésto nos llevaría a la correcta conclusión que “es muy posible” que los niños tengan ó cometan pecados aún ANTES de llegar a tener conocimiento tales pecados.  A continuación consideraremos este asunto.

El Pecado en los Niños

La teoría de que los niños no tienen pecado al nacer o que no son pecadores o culpables es de origen Pelagiano y popular entre algunos en nuestro tiempo.  Pelagio, un monje Británico del tercer siglo creía que los seres humanos nacen con una naturaleza totalmente libre de influencia de pecado y que estaban en la misma condición que Adán y Eva cuando fueron creados por Dios.  Pelagio fue condenado como heréje por la Iglesia Cristiana por sus creencias.  El creía que el pecado era una conducta aprendida pero que era posible que un hombre viviera sin pecado.  Aunque la idea de que los niños no tienen pecado y sean tan puros como Adán y Eva suena impresionantemente agradable al oído y a las emociones humanas, está muy lejos de ser la verdad de la Biblia.  Veamos el comentario de alguien que cree que los niños nacen tan puros y limpios de pecado como estaba Adán antes de la caída:

“Según las Escrituras todo hombre y mujer es pecador por cometer pecado, no por haberlo heredado de nadie (I Juan 3:4). El niño es tan puro al nacer como lo fue Adán antes de pecar. Santiago dice que pecamos cuando de nuestra propia concupiscencia (deseos malos) somos atraídos y seducidos (Santiago 1:14,15). Los niños no tienen conciencia para pasar por este proceso.”[i]

¿Pero porqué se llega a tal conclusion? Es fácil entender el porque muchos concluyen eso, veámos las razones:

Primero…

1.       El Pecado es por definición bíblica ‘violación a la ley de Dios’

2.       El Pecado es algo que es producido por la conscupisencia (malos deseos) del hombre

3.       El Pecado es activo y no pasivo (se comete ya sea en hecho o pensamiento)

Segundo…

1.       Los niños/infantes no han violado la ley de Dios

2.       Los niños/infantes no tienen conocimiento del bien y del mal, y no tienen malos deseos

3.       Los niños/infantes no han actuado su pecado (ni en pensamiento ni en hecho)

Y además…

1.       El Juicio final será  basado en las obras de los hombres

1.       Dios juzgará a cada uno conforme a sus obras

2.       Los niños que mueran antes de alcanzar conocimiento no habrán cometido pecados

Y por eso…

1.       Los niños no tienen obras por las que ser juzgados

2.       No pueden ser condenados en base a lo que hicieron.

3.       Son salvos automáticamente por su pureza y falta de pecado

Bueno, algunas de esas cosas que hempos mencionado arriba son 100% ciertas, y el negar tales cosas es negar la realidad Bíblica. Es cierto que el pecado es definido bíblicamente como la violación a la ley de Dios, es cierto que en el juicio final cada uno sera juzgado conforme a sus obras, etc, etc.  Pero esto es solo parte de la verdad.  Como vimos anteriormente existe otra realidad acerca del pecado en la Biblia y es la que nos dice que todos los hombres fueron constituídos pecadores a causa del pecado de Adán y no simplemente al momento de cometer el primer pecado como ya lo hemos discutido en detalle anteriormente en este  mismo estudio.  Ese número de los que fueron muertos en Adán afecta a toda la humanidad e incluye a los niños.  Los que murieron por el pecado de Adán son los mismos que pecaron el pecado de Adán (Romanos 5:12,19).

Pecadores de Nacimiento – por Naturaleza

De la experiencia sabemos que todos los niños desde muy temprana edad (tres, cuatro, cinco añitos) mienten ‘como por instinto’, toman lo ajeno, y algunos muestran cierto grado de egoísmo en su relación con otros niños, etc.  Y eso, nos es muestra de que son pecadores y que tienen una naturaleza pecaminosa la cual se hace clara aún antes de que ellos lleguen a lo que se considera una edad de conocimiento entre lo malo y lo bueno, la cual se cree que mayormente oscila entre los 11 ó 12 años.

El Salmista, inspirado por el Espíritu nos deja escrito lo siguiente:

Salmos 58

1 Oh congregación, ¿pronunciáis en verdad justicia? ¿Juzgáis rectamente, hijos de los hombres?  2 Antes en el corazón maquináis iniquidades;     Hacéis pesar la violencia de vuestras manos en la tierra.   3 Se apartaron los impíos desde la matriz;  Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron.     4 Veneno tienen como veneno de serpiente;     Son como el áspid sordo que cierra su oído,    5 Que no oye la voz de los que encantan, Por más hábil que el encantador sea.

En verdad que David, en este Salmo está hablando hyperbólicamente pero aun así no podemos dejar escapar el verdadero significado de sus palabras.  David nos dice que la maldad en los niños no es producida por el medio ambiente, ni es adquirida cuando estos llegan a un cierto ‘supuesto’ conocimiento del bien y del mal.  David afirma que la maldad y la perversidad está en los niños desde su formación. 

Como el veneno está en las serpientes desde su formación y no lo obtienen en tarde en el desarrollo, ni  se le es inyectado, ni lo obtiene con la primera mordida, asi tambien los seres humanos.  De la misma que trae la serpiente el veneno desde su nacimiento y su conducta es conducta de serpiente desde su principio,  así tambien, dice David, los impíos nacen con la mentira y el engaño, con la insensatéz y la pre-disposición a pecar entretejidas a su naturaleza carnal y humana.  Como la serpiente es serpiente por naturaleza desde que nace, de la misma manera, el niño es pecador por naturaleza desde que nace.  La serpiente no es venenosa cuando muerde, sino que es venenosa aun antes de morder, y el niño no es pecador cuando peca, sino que es pecador antes de pecar.  A esto alguien dijo que “los hombres no son pecadores porque pecan, sino que pecan porque son pecadores”.

Así que como vemos, la Biblia nos enfatiza que aparte de la imputación de pecado, los niños tambien heredaron la naturaleza pecaminosa que los impulsa “de continuo solamente hacia el mal desde su Juventud” (Genesis 8:3).  El Salmista David atestigua de esta verdad cuando en el Salmo 51 dice “en maldad yo fui formado, y en pecado me concibió mi madre” (v. 5).  En este salmo Davíd estaba haciendo una oración de arrepentimiento ante Dios después de haber sido hallado en pecado con Betsabé la esposa de Urias.  David estaba confesando “su propio” pecado ante Dios y reconoce que el es pecador desde su formación.  El enfoque del salmista no estaba en echar la culpa de su pecado a nadie sino a él mismo.  En su humillación, David reconoció su condición de pecador desde el momento en que fue concebido y procuró declarlo al Señor.  Davíd habla de esto no en forma de excusa ante Dios sino en forma de humillación reconociendo su malda innata.  David NO dice que en la concepción su madre era pecadora, esto no significa que David era un hijo bastardo ni nacido fuera de los lazos matrimoniales.  Y aunque sabemos que la madre y el padre de David eran pecadores como hombres que eran, David no está pensando en los pecados de ellos sino en el pecado que el tuvo aun desde su comienzo en el vientre de su madre. Esto significa que cuando el óvulo en la madre de David fue fecundado y ella ‘concibió’, en ese mismo momento la naturaleza pecaminosa estaba presente “en pecado me concibió mi madre”. Luego David dice, “en maldad he sido formado”.  La concepción ocurre antes de la formación, David dice que no solamente fue concebido teniendo pecado, sino que durante su formación en el vientre la maldad tambien estaba presente.  David fue un hombre ‘conforme al corazón de Dios’. Cuando Jehová desechó a Saul lo hizo porque éste era desobediente y en vez de reconocer su culpa y su pecado, buscaba la manera de justificarse ante Dios.  Saúl culpó a Samuel de haber llegado tarde cuando se precipitó ‘locamente’ a ofrecer sacricicio.  Cuando fué enviado a la batalla de Amalec y desobedeció, echo la culpa al pueblo y se excusó diciendo que los animales eran para el sacrificio a Dios.  Por esa razón Dios dijo que se había buscado alguien que sería rey sobre Israel.  Dios dijo que David sería conforme a Su corazón.  Así que vemos muy claramente que es inconsistente con el carácter de David el querer enredar la culpa de otros cuando se trata de su pecado.  Eso es mas consistente con Saúl que con David.  Pero David reconoció su maldad!

Esta verdad no es solo cierta en David sino que es cierta en todos los hombres que son nacidos de mujer y cuyo nacimiento ha sido por intervención de hombre por la relación sexual entre seres humanos.

Job 15

14 ¿Qué cosa es el hombre para que sea limpio, Y para que se justifique el nacido de mujer? 

Existen otros textos que respaldan esta enseñanza de que los hombres son pecadores por naturaleza.  En el libro de Proverbios dice:

Proverbios 22

 15 La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él.   

Estas palabras confirman una vez mas las palabras de Jesús cuando dijo que “lo que es nacido de carne, carne es”.  Los hombres llevan la maldad ligada en el corazón desde sus años tiernos.  El apóstol Pablo nos dice algo mas acerca de la naturaleza pecaminosa.  Dice que somos hijos de ira “por naturaleza” dando a entender que a causa del pecado que por naturaleza tenemos somos culpables ante Dios.

Efesios 2

1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

El ya fallecido Dr. J. Hampton Keathley, III, Th M. graduado del Seminario Teológico de Dallas, pastor por 28 años y Profesor de Griego del Nuevo Testamento en Moody Northwest (extensión del Insituto Bíblico de Moody) en Spokane Washington y Director de Biblical Studies Foundation (Fundación de Estudios Bíblicos – www.bible.org) en un comentario referente al uso de la palabra ‘naturaleza’ ([phusis] ó [fusis]), Efesios 2:3: dice lo siguiente:

En Efesios 2:3 la palabra Griega para naturaleza es phusis, la cual significa conferido naturalmente característica o disposición natural, ser natural, producto de la naturaleza, natural como el orden natural regular”.  En la literature clásica significaba, “heredado de los ancestors de uno” por Isocrates (IV aC), por Isaeus (IV bC), y por Plato.  Mas allá, fue utilizada por los Cristianos de Tralles en el sentido de “tener una disposición inmaculada… no por uso o por habito, sino por naturaleza (Ignacio de Tralia 1:1), i.e. por disposición natural o cualidad conferida.  Estas definiciones y usos son tomadas de Bauer, Walter, Gingrich, F. Wilbur, y Danker, Frederick W. Un Léxico Griego-Inglés del Nuevo Testamento y Otra Literatura Christiana Antigua, (Chicago: University of Chicago Press) 1979.

El punto aquí es simplemente que el significado de “por naturaleza” en Efesios 2 puede referirse a la disposición natural heredad de nuestros padres o antepasados. Mas allá, si Pablo quisiera hablar de la práctica de pecado, hay otras palabras Griegas o terminos y aún construcciones que pudo haber utilizado que hubieran ciertamente sido mas claras como ergasia, “práctica, obrando, persiguiendo” (ver Efesios 4:19), ó praxis, “practices, obras practicadas, etc.” (ver Col. 3:9; Rom. 8:13).

El pasaje más claro lo es el Salmo 51:5, el cual, a menos que uno esté totalmente predispuesto en contra de la doctrina, claramente habla de la pecaminosidad como siendo heredada.  David muy dificilmente estaba diciendo que fue nacido como resultado de fornicación o adulterio de su madre.  El claramente dice, “ciertamente, fue pecado de nacimiento”, antes que pudiera hablar.[ii]

Pecado desconocido / inconsciente

Algunas personas insisten en que los niños no son ‘culpables’ de pecado o que no son responsables  ante Dios hasta que no llegan a la edad donde pueden discernir entre lo bueno y lo malo.  Esa es la edad donde ellos adquieren ‘responsabilidad’ y tienen que dar cuenta por sus actos.  Esta idea no es directamente enseñada sino que es ‘deducida’ de la Biblia por algunos versos en el AT y por la tradición del pueblo de Israel pero no queremos discutir eso ahora. Lo que sí deseo señalar es que existe “la posibilidad” que los niños aun sin tener conocimiento de pecado, tengan pecados “por comisión” por los cuales tengan que dar cuenta y de los cuales sean culpables.  De la misma manera que los mayores pueden cometer pecado sin tener conocimiento, como decia el salmista “los que me son ocultos”.  Estos pecados aunque desconocidos a la persona aun así siguen siendo pecados, ya que toda infracción a la ley es pecado aunque se tenga o no se tenga conocimiento.

Pecado Actual vs. Pecado Imputado

Los bebés  ó niños pequeños no pecan activamente (con conocimiento) como lo hacen los adultos.  Al menos los bebés no tienen conocimiento de lo bueno y lo malo.  Así que podemos considerar que los niños NO TIENEN pecado actual.  Pero cuando nuestros opositores hablan de pecado se refieren “solamente” a ese, a la rebellion activa y consciente contra ‘la ley de Dios’.  Por supuesto que en este punto estamos de acuerdo.  Pero ellos no reconocen ó rechazan cualquier idea del pecado imputado, sin embargo la Bilbia es clara que toda la raza humana (incluyendo los bebés y niños pequeños) son pecadores por ‘imputación’ ó ‘declaración divina’.  Dios ha establecido que por el pecado de uno (Adán) “los muchos fueron constituídos pecadores” (Romanos 5:19) y tambien dice que “por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12-14) esto nos enseña que cuando Adán pecó, todos los hombres pecaron en el.  Ese número ‘todos’ incluye los niños.  Así que la culpa del pecado ha sido traspasada a toda la humanidad, los niños incluídos. 

Los niños e infantes contados entre los pecadores

Un hecho que no podemos pasar por alto en este estudio tiene que ver con la realidad bíblica de que Dios contó los niños pequenos y los de pecho como impíos junto con sus padres y no solamente eso sino que trajo juicio sobre ellos al igual que los adultos.  Este lado de Dios es uno que no nos gusta mucho aceptar pero tenemos que hacerlo ya que la Biblia claramente enseña que Dios no solo castigó de meurte a los adultos sino que en su ira castigó tambien los niños pequeños y los de pecho.

Tenemos en el record bíblico el caso del diluvio.  Solo Noé y sus familia se salvaron cuando Dios inundudó la tierra a causa de su pecado.  De toda la humanidad de entonces, solo ocho personas fueron salvadas., el resto recibieron el castigo y la ira de Dios incluyendo los niños pequeños y los de pecho.  Todos murieron ahogados cuando Dios decidió acabar con la maldad.  La vida de estos pequenos no fue perdonada. Tambien tenemos el caso de Sodoma y Gomorra.   En esta ciudad no se hallo ni siquiera diez justos. Dios concedió a Abraham que perdonaría la ciudad si allí se encontraban por lo menos diez justos.  Es lógico pensar que en estas ciudades habían niños pequeños pero estos sin embargo no cualificaron para ser contados como ‘justos’ por Dios y por lo tanto perecieron junto con sus padres siendo consumidos por fuego del cielo.

En un caso aun mas drástico, vemos como Dios ordena al hombre a que no tenga misericordia ni de hombres, ni mujeres, ni niños ni los de pecho.  Dios ordenó a Saul el rey de Israel a que matara todos los habitantes de Amalec a filo de espada incluyendo a estas pequeñas criaturas.  

1 Samuel 15

1 Después Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová. 2 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto. 3 Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos.

Y finalmente vemos que en cierta ocasión el pecado del pueblo de Israel era tanto ante los ojos de Dios al irse a Egipto, desobedeciendo la palabra de Dios por el profeta Jeremías de que no debían ir a Egipto sino permanecer en la tierra de Juda mientras ésta era dominada por Nabucodonosor.  Dios amenazó al pueblo de esta manera…

Jeremías 44

6 Se derramó, por tanto, mi ira y mi furor, y se encendió en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, y fueron puestas en soledad y en destrucción, como están hoy. 7 Ahora, pues, así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: ¿Por qué hacéis tan grande mal contra vosotros mismos, para ser destruidos el hombre y la mujer, el muchacho y el niño de pecho de en medio de Judá, sin que os quede remanente alguno, 8 haciéndome enojar con las obras de vuestras manos, ofreciendo incienso a dioses ajenos en la tierra de Egipto, adonde habéis entrado para vivir, de suerte que os acabéis, y seáis por maldición y por oprobio a todas las naciones de la tierra?

Tristemente el pueblo de Israel desobedeció a Dios y fue a Egipto y allí mandó Dios los ejércitos de Nabucodonosor rey de Babilonia para hacer juicio contra su pueblo.  El pueblo fue que el decidió destruir a manos de nación enemiga castigando así la maldad del pueblo.  En este castigo, se incluyeron los niños y los de pecho.

¿Que nos dice esto?  Bueno no se nos dice explícimtamente cual fue el destino eterno de los niños pequeños y de pecho que murieron bajo el juicio pero el hecho de que Dios les halla contado junto con los injustos y halla derramado su ira sobre ellos igual que con los grandes nos da mucho que pensar.  La ira de Dios está sobre los hijos de desobediencia mientras que los Creyentes (Cristianos) no están bajo condenación.  Los hijos de los hombres y mujeres creyentes cuentan con bendiciones que no cuentan los hijos de los incrédulos.  Dios dice que los hijos de los cristianos son ‘limpios’ porque pertenecen a la familia de Dios y son santificados por el, pero no así los hijos de los incrédulos quienes Dios dice que nos sucios…

1 Corintios 7

13Y la mujer cuyo marido no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no abandone a su marido.  14Porque el marido que no es creyente es santificado por medio de su mujer; y la mujer que no es creyente es santificada por medio de su marido creyente; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mas ahora son santos. 

La palabra ‘inmundos’ se traduce literalmente ‘no limpios’, dando a entender que los hijos de los no-creyentes son ‘sucios’.  Ese es el estado natural de todos los hombres, vienen al mundo sucios desde pequeños y necesistan ser purificados por Dios.  Los hijos de los creyentes, siguiendo el patrón bíblico, son participes de la familia de Dios y por lo tanto, santos para con Dios.  Esto no significa que los hijos  (o cónyuge) obtienen salvación o se salvan por la fe de los padres sino que a causa del padre creyente, los hijos son puestos en una relación de pacto (pactal) para con Dios y tienen mayor oportunidad de ser salvos y ser participantes de la promesa de Dios para su pueblo (Hechos 2:39).

Importancia Y Necesidad de la Doctrina

Tanto los que no creen en la culpa de Adán ha sido pasada a todos los hombres como los que creen que solo la consecuencia de Adán fue pasada a todos los hombres tienen un gran problema ante ellos.  La Biblia nos dice claramente que solamente hay salvación por medio de Cristo. Todos los que han de ser salvos lo serán por medio de Cristo y su sacrificio en la cruz.  La obra de expiación es por Gracia en incluye dos aspectos importantes; Perdón (expiación de pecados), Muerte  y Justificación (declarando justo al culpable), redimiendole así de su pecado. 

Hemos visto que Dios nos ha declarado en su Palabra de forma clara y directa y presente que “por cuanto todos los hombres pecaron cuando Adán pecó, la muerte tambien pasó a todos los hombres”.  Podemos concluír tambien que Dios no hubiese sido injusto si hubiese enviado a todos los hombres, viejos, jovenes y niños al infierno sin nunca ofrecer oportunidad para salvación a nadie.  Legalmente, todos los hombres son culpables y dignos de muerte ycondenación ante Dios.  Esto por supuesto, va en contra de nuestras ideas humanas pero es una realidad bíblica. Pero Gloria a Dios quien nos ha dado a su Hijo para que seamos salvos por medio de El. 

Juan 3:16

Porque de tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito para que todo aquel que en el cree no se pierda más tenga vida eterna.

Cristo, el Hijo de Dios se encarnó y vivió entre los hombres y fue crucificado en la cruz del Calvario donde llevó nuestros pecados (Isaias 53).  Cristo vino a salvar a los impíos y a los pecadores.  Esto significa que si Cristo vino por los pecadores, si Cristo vino por los que necesitaban justicia, entonces, siguiendo el pensamiento de los que mantienen que los niños que mueren antes del conocimiento del pecado y que (según ellos) no tienen pecado, podemos concluír tambien que:

  1. Cristo no murió por ellos,

  2. La sangre no fue derramada por ellos,

  3. La Gracia no es para ellos y

  4. La Justificación no es para ellos

  5. No necesitan Redención

Pues todas esas cosas son para los pecadores y esos niños (según ellos) no son pecadores!  Cristo dijo bien claramente “los sanos no necesitan medicina sino los que estan enfermos” y si los niños que mueren pequeñitos no tienen pecado (no están enfermos), entonces Cristo (el médico) no les sirve de nada. 

 Objeciones Contestadas

1.          Pero Jesús dijo que de los niños es el Reino de los cielo

Como ya hemos visto, algunos teólogos y estudiosos de la Biblia de alguna manera han llegado a concluír que la razón por la que Jesús dice eso acerca de los niños, es porque estos pequeños “no son pecadores” y que por lo tal tienen entrada al reino de los cielos.  Bueno, esta conclusión aunque a primera vista parece tener cierta razón, no la tiene.  Como ya hemos visto arriba los niños si tienen pecado y pueden ser contados como pecadores.  Ahora verémos que que esa no fue la razón por la que Cristo dijo “de los tales es el reino de los cielos”.  ¿Que queremos decir? Bueno, ya verémos pero antes de continuar, quiero dejar claro que no estamos diciendo que  los los niños que mueren pequeños no sean salvos, ni que tengan parte en el reino de Dios.  Lo que queremos decir es que la frase de Jesús no tiene nada que ver con que los niños no sean pecadores.

La pregunta de si son pecadores los niños es a menudo contestada por muchos con los sentimientos y emociones de forma rapida y sin pensar.  Pero la emoción y la verdad de la Palabra muchas veces no están de acuerdo.  Un estudio cuidadoso al contexto del verso donde Jesús nos dice que ‘de los tales es el reino de los cielos” nos dará la contestación a lo que Cristo quizo decir.  Es obvio que el verso no dice que los niños no tienen pecado, así que esa idea es ‘impuesta’ a ese verso pero eso NO ES lo que dice  la Biblia literalmente.  Es obvio que imponer tal idea de ese verso es sumamente impropio y sin base ya que en el verso nada se dice de pecado y segundo porque Cristo explicó lo que quizo decir con esas palabras. 

El uso de la palabra  ‘de los tales’ (de tal clase, o de tal cosa) refieriendose a los niños tiene ver con los que ‘son como’ ó ‘de los semejantes a’ los niños, de ellos ‘es el reino de los cielos’.  Jesús no está hablando de una ‘condición’ sino de ‘disposición’.  Cristo dice, que el reino de los cielos es de “los que son semejantes” a los niños.  Esta interpretación es consistente con lo declarado por Lucas y Marcos sobre el mismo tema.   Ese suceso se encuentra registrado en los tres evangelios…

Mateo 19

13 Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. 14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. 15 Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.

Marcos 10

13 Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. 14 Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. 15 De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.(1) 16 Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.

Lucas 18

15 Traían a él los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les reprendieron. 16 Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. 17 De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Existen ciertas cosas que debemos notar en este texto, primeramente el verso no dice nada sobre si los niños tienen o no tienen pecado, el deducir tal conclusién de ese texto es ‘asunción’ ó quizás digamos ‘una pobre deducción’,  tal cosa es bíblicamente insostenible.  Cirsto estaba haciendo énfasis, no en el que los niños estaban en un estado ó condición ‘sin pecado’ sino que los niños poseían una cualidad la cual les hacía falta a los adultos que estaban allí. En su primera declaración Cristo haciendo referencia a los niños dice “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios”.  El verso dice ‘de los tales’ es el reino de Dios.  La frase traducida ‘los tales’ la cual en el idioma griego es ‘toioutos’ formada por dos palabras (toi) y (houtos).  La palabra ‘toi’es un pronombre que tendría el significado de “el” ó “lo” y ‘houtos’ singifica “ semejante”. Esta palabra significa‘tal’ y se traduce “cosa semejante” en Efesios 5:27; ‘semejante’ en Santiago 4:16.

Jesús estaba haciendo énfasis en una caractéristica en especial que tienen los niños, y por eso el mismo explica a lo que se refiere cuando dice que el reino de los cielos es de los que son semejantes a los niños.

Marcos 10

15 De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Lucas 18

 17 De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.

Como pueden ver Cristo dice que “de los tales” (quienes son como los niños), de ellos es el reino de los cielos.  ¿Porque? Porque en los niños existe ‘disposición’ y humildad para recibir el reino de Dios. Los niños tienen la caracteristica de ‘creer’ lo que se les dice y aceptarlo tal y como se le ha dicho.  Esta no fue la única vez que Jesús utilizó los niños como ejemplo, veámos otra narración sobre esto…

Mateo 18 (Mr. 9.33-37; Lc. 9.46-48)

1 En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?(1) 2 Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, 3 y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.(2) 4 Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. 5 Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. 

Muy claramente queda establecido que la idea de ser “humilde” es lo que da entrada al reino de los cielos.  Esa humildad fue tipificada por medio de un niño.  Y Jesús dice que la razón por la que el niño entra al reino de los cielos es “por su humildad”.  Después de Jesús dejar claro su mensaje y su demanda a los hombres para que se humillen y se hagan como niños, Jesús dice y “el que recibe en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe”.  ¿A cual niño se estaba refiriendo Jesús en ese entonces?  Se estaba refiriendo al ‘adulto’ quien se hace niño, a ese, cualquiera que le reciba, estará recibiendo a Jesús.  La humillación es ‘requisito indispensable’ para entrar al reino de los cielos.  Jesús dijo en el Sermón del monte “Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres,porque vuestro es el reino de Dios.” (Lucas 6:20). Como vemos, Jesús utilizó otro ejemplo para enseñarnos acerca de la importancia de la humildad. 

El escritor de Lucas, escribió “de los pobres, es el reino de los cielos”.  Pero Jesús no está diciendo que por el simple hecho de “ser pobre” ya por eso se entra al cielo.  Igual que en el ejemplo de los niños, Cristo no está hablando de “pobreza material” sino de “pobreza espiritual”.  El escritor de Mateo nos dice “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.” (Mateo 5:3).  Los “pobres de espíritu”, de llos es el reino de los cielos.  Pobres de espíritu es una forma de decir ‘humildes’, esto es lo opuesto a ‘altivez de espíritu’ lo cual tiene que ver con orgullo.

Pero veamos como sigue hablando Jesús en su ejemplo del niño…

          Mateo 18

6 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar…. 10 Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos. 11 Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.  12 ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? 13 Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. 14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

Jesús se está refiriendo ya no mas al niño literal que tenía al frente como ejemplo, sino a los niños “humildes” que creen en El.  Aquellos “niños” (creyentes) que cuando alguien recibía, estaba recibiendo a Cristo mismo.  Jesús dice que esos “pequeños” (creyentes) son las ovejas perdidas que el como el buen pastor vino a buscar y que no es la voluntad del Padre que se pierda uno de ellos.  En Mateo 10 donde se narra la historia de cuando Cristo envió a sus doce discipulos predicar, les dijo lo siquiente…

Mateo 10

40 El que a vosotros recibe, a mí me recibe;(18) y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.(19) 41 El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá. 42 Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa

Como vemos, los Creyentes son llamados niños (pequeñitos) por Jesús en mas de una ocasión.  Existe un pasaje muy conocido por todos en Mateo 25:40-45 donde Jesús habla otra vez acerca del día de juicio y aquellos que hallan hecho tropezar ‘uno de estos pequeñitos” (los creyentes en el) sera condenado eternamente.

Cristo, no está diciendo que el reino es de los niños como si estos por el hecho de ser niños ganan el cielo de forma automática, sino que es “de los que son como niños”.  Jesús no está hablando de una condición en ellos que les merita el cielo, sino de una disposición en ellos “para venir a Cristo” que le abre las puertas del cielo.  El reino de los cielos es de los que tienen de la disposición humilde de venir a Cristo.  Jesús dijo que los adultos necesitaban ‘hacerse como niños”, eso muy dificilmente quiere decir que los hombres deben de ser sin pecado para entrar al cielo, cosa que es humanamente imposible aun en los que han sido regenerados.  Y aun aunque una persona se abstenga de pecar sigue siendo pecadora.  Lo que Jesús dice es que los que tienen la disposición (humildad) para recibir el reino de la manera que los niños ‘reciben el reino’, (humildemente) éstos entrarán a el.  Los que son como los niños entraran al reino de los cielos.

2.         Si los niños nacen con pecado, entonces Jesús tambien nació con pecado

Esta objeción tambien fue presentada por Carlos Finney quien se opuso a la doctrina del pecado original.  De hecho Carlos Finney era Pelagiano en toda su Teología[i].  El dice que si se acepta la teoría de que los niños son pecadores ó tienen una naturaleza espiritual, eso significa que Jesús nació con una naturaleza inclinada hacia el pecado. Carlos Finney utiliza el texto donde dice que “Cristo vino en carne” y que el que niega que Cristo vino en carne, el tal es un Anticristo.  (2 Juan 7).  He aquí la objeción de uno que se opone a la doctrina:

Si la doctrina del pecado original es cierta, una de dos cosas debe ser verdad: o Jesús nació siendo pecador, o el no fue un hombre.  Ahora, la Biblia es clara en ambos puntos.  Jesús fue un hombre y no tenía pecado.  Sabemos, entonces, que la doctrina del pecado original no puede ser cierta. Es un mito y una mentira.[ii]

Bueno, parece que Finney y sus compañeros no entendieron que la palabra carne se utiliza en la Biblia de maneras distintas.  Se describe como carne al cuerpo físico visible sinónimo de cuerpo físico.  En el libro de 1 Corintios  15 Pablo hace una distinción entre los distintos tipos de carne, carne de animal, carne de aves, etc.  pero carne, se refiere tambien a la naturaleza de la persona interior, como una referencia al alma del individuo.  Para esto tambien se utiliza la palabra ‘corazón’.    Cuando Juan habla de que Cristo vino en carne se refiere a la primera instancia mencionada.  Es una referencia al cuerpo físico de la persona.  Esto es así porque en el tiempo cuando Juan escribió existían algunos que negaban que Cristo vino al mundo en un cuerpo de carne y hueso.  Los Agnosticos creian que el cuerpo humano era malo y que como sería possible que Cristo viniera a morar en un cuerpo de carne cuando la carne física es tan baja y tan despreciable.  Por eso Juan habla acerca de que debemos de aceptar y creer que Cristo vino en carne.  Esto tambien habla de su resurrección.  Cuando Cristo se levantó de los muertos, lo hizo con un cuerpo de carne y no de forma espiritual.  En el libro de Hebreos dice “por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, el tambien participó de lo msimo” (Hebreos   ).  Esto nos enseña que Cristo vino en cuerpo físico.  

Cristo vino en cuerpo de carne y sangre pero no tuvo pecado.  Era necesario que Cristo como el Segundo Adán viniese ‘en semejanza’ al primer Adán.  El primer Adán fue creado ‘recto’ y sin ‘pecado; pero el se apartó del mandamiento y cayó en condenación.  Cristo tambien vino con un espíritu ‘recto’ y sin ‘pecado’.  Cristo no tuvo una naturaleza pecaminosa porque Cristo no fue hijo de hombre alguno sino que Maria fue embarazada por el Espíritu Santo.  Dios se encargó de que el espíritu que había puesto en Cristo no estuviese contaminado por la naturaleza pecaminosa de los hombres.  Cristo tomo el espíritu (alma) de Dios pura limpia y sin pecado.  Ahora, yo creo que el cuerpo físicio de Jesús sí fue provisto por María quien lo cargó en su vientre por el tiempo necesario hasta que le dio a luz.  Por esa razón, la naturaleza de Cristo no fue pecaminosa.

3.         Solamente la muerte de Adán fue pasada a toda la descendencia incluyendo niños pero estos no tienen culpa en el pecado de Adán por eso los niños son sin pecado y son salvos.

Esta objeción es parecida (aunque no igual) a la presentada en la Teoría de la Imputación Media.  Se nos dice que los niños recién nacidos heredan la muerte de Adán pero no su pecado ni su depravación (naturaleza pecaminosa).  Los niños nacen espiritualmente muertos pero ‘parcialmente depravados’.  Imaginese eso.  La separación de Dios por estar muertos no es completa sino parcial.  Esta interpretación en esencia  sostiene que “los sordos casi oyen”,  “los ciegos casi ven” y “los muertos estan casi vivos”. Esta teoría cree en solo una parte (la mitad) de la doctrina del pecado original.  Cree que el pecado no es imputado pero que la muerte espiritual y física es heredada por todos los hombres, niños incluídos.  Esta posición mantiene que los niños son condenados mientras son inocentes.  Reciben el castigo y la condenación al mismo tiempo que son sin culpa. 

Esta interpretación es una clara oposición no a la doctrina del pecado original sino a la Biblia.  Dios ha establecido que “la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23a).  La doctrina del “Pecado Original“ enseña que a todos los hombres le ha sido imputados el pecado de Adán y han recibido la naturaleza pecaminosa y de esa manera son hechos culpables y pueden recibir entonces ‘justamente’ la condenación del pecado, la muerte física, espiritual, “…por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12d)

¿Cómo se Salvan los niños?

¡Por Gracia!  Por ser pecadores ante Dios, tanto los adultos como los niños pequeños dependen totalmente de la  misericordia de Dios y la obra redentora de Cristo en la cruz del Calvario para su salvación eterna.   Jesús dijo ‘dejad los niños venid a mi” indicando la necesidad que tienen estos de venir a Cristo para salvación.  Los únicos que tienen esta necesidad son los pecadores y los niños ciertamente cualifican para eso.  Podemos confiar que los niños que no puedan ejercer fé en Cristo y mueren antes de poder hacerlo, son salvados por la Gracia infinita de Dios quien regenera y salva estas criaturas antes de su muerte para que sean partícipes con el en Gloria.  La salvación de los infantes muertos no depende de su propia pureza natural ni su falta de culpabilidad sino de la grande misericordia que Dios extiende a aquellos que estan en desventaja como lo son tambien los incapacitados mentales.  Confiamos y creemos que Dios es justo y castiga el pecado pero tambien creemos que Dios es misericoridioso mas que todos nosotros y que ha de hacer siempre lo que es correcto y ha de obrar misericordiosamente. En eso confiamos.  AMEN!

 Obras Citadas


[i] Why The Holiness Movement Died by  Richard S. Taylor
http://www.fwponline.cc/v18n1reviews.html

[ii] Esta teoría es tambien llamada la teoría de la Condenación or Pacto y la Teoría de Imputación inmediata.  Tuvo su origen con Cocceius en el Siglo 17.  De acuerdo a esta teoría, Dios hizo un pacto con Adán, acordando dar a toda su descendencia vida eternal por su obediencia, pero haciendo la penalidad de su desobediencia la condenación de todos sus descendientes.  Ya que nuestro representante legal o cabeza federal cometió pecado, Dios imputa su pecado, culpa y condenación a todos sus descendientes.  Se creía que esta teoría era necesaria por el problema en la teoría Agustiniana de no imputar los pecados subsiguientes de Adán y los ancestors menos remotos.  Pues si la existencia real en Adán nos hace responsables del primer pecado, porque no la existencia real en Adán y subsiguientes ancestors nos hacen culpables de esos pecados tambien?

[iii] ¿Son pecadores los niños? Por Luis Segovia
http://www.creced.com/spanish/articulos/articulos%20Luis%20Dario/pecadoresninos.html

[iv] Does ‘nature’ in Psalm 51:5 refer to the practice of sin, not a sinful nature?
http://bible.org/docs/q&a/q&a-255.htm

[v] A wolf in sheep’s clothing (Un lobo vestido de Oveja)
http://www.gty.org/~phil/articles/finney.htm

[vi] Are Men Born Sinners
http://www.gospeltruth.net/menbornsinners/mbs10.htm

 

Lectura Adicional:

1. About children who die 
http://bible.org/docs/br/br12.htm
 

 


 

 Copyright/Derechos ©1999-2009 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna, Inc.

http://www.vidaeterna.org / http://www.vidaeterna.net  / http://www.vidaeterna.es 

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

Terminado: Mayo 20, 2003.

 

Hit Counter