pdg.gif (21109 bytes)


Las Doctrinas de la Gracia no Conducen a Pecar
por Carlos Haddon Spurgeon (1834-1892)

Escrito en 1883


"Porque él pecado no se enseñoreará mas de vosotros: porque no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Que pues diremos? Pecaremos porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ningna manera"

(Romans 6:14, 15).


El pasado Sabbath en la mañana traté de mostrar que la sustancia y la esencia del verdadero evangelio es la doctrina de la gracia de Dios-- que, de hecho, que si usted quita la gracia de Dios del evangelio usted ha extraído del él su misma vida y sangre, y no queda nada que valga la pena predicar, creer, o por lo cual contender. La Gracia es él alma del evangelio: sin ella él evangelio esta muerto. La Gracia es la música: sin la cual él evangelio es silente a todo conforte. Luche tambien por presentaros la doctrina de Gracia en términos cortos, enseñando que Dios trata con los hombres pecadores sobre la base de pura misericordia: encontrandoles culpables y condenados, él les da perdones gratuitos, todo sin tomar en cuenta los caractéres pasados, o cualquiera buenas obras que sean previstas. Movido solamente por lástima él divisa un plan para su rescate del pecado y sus consecuencias.-- un plan en él cual la gracia es él atributo lider. De este favor gratuito él ha proveído, en la muerte de su querido Hijo, una expiación por medio de la cual su misercidorda puede ser justamente otorgada. Él accepta todos aquellos que ponen su confianza en este sacrificio, seleccionando fe como él camino a la salvación, para que sea todo de gracia. En este él actua por un motivo encontrado en él msimo, y no por alguna razón encontrada en la conducta del pecador, ya sea pasada, presente o futura. Traté de mostrar que esta gracia de Dios fluye hacia él pecador desde antaño, y comienza sus operaciones en él cuando no hay nada bueno en él: obra en él lo que es bueno y aceptable, y continúa de tal manera obrando en él hasta que la obra de gracia es completa, y él creyente es recibido arriba en gloria para lo cual es hecho apto. La Gracia comienza a salvar, y persevera hasta que todo está hecho. De principio a fin, de la "A" hasta la "Z" del alfabeto celestial, todo en la salvación es de gracia y solamente de gracia; todo es de favor gratuito, nada de mérito. "Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros: pues es él don de Dios", "Por lo tanto no es de aquel que quiere, ni de aquel que corre, sino de Dios que muestra misericordia".

Tan pronto es esta doctrina expuesta en la luz que los hombres comienzan a cabilar contra ella. Es él blanco sobre él cual toda lógica carnal dispara. A las mentes irregeneradas nunca le gustó, y nunca les gustará; es tan humillante al orgullo humano, haciendo tan poco de la nobilidad de la naturaleza divina. Que los hombres son salvos por caridad divina, que ellos deben como criminales condenados recibir perdón por él ejercicio de la prerogativa real, o de otro modo perecer en sus pecados, es una enseñanza la cual ellos no pueden soportar. Sólo Dios es exaltado en la soberanía de su misericordia; y él pecador no puede hacer nada mejor que mansamente tocar él cetro de plata, y aceptar él favor inmerecido sólo porque Dios desea darlo: - esto no es placentero para las grandes mentes de nuestros filosofos, y las bastas filacterias de nuestros moralistas, y por eso se tornan a un lado, y pelean en contra del imperio de gracia. Sin torcer su camino la mente del hombre irregenerado busca artilleria con la cual pelear en contra del evangelio de la gracia de Dios, y uno de los cañones mas grandes que él haya jamás traído al frente de su declaración es que las doctrians de la Gracia de Dios deben de conducir a la pecaminosidad. Si los grandes pecadores son salvos gratuitamente, entonces los hombres mas prontamente se volverán grandes pecadores; y si cuando la gracia de Dios regenera un hombre, esta gracia permanece con él, entonces los hombres van a inferir que ellos pueden vivir como se les plazca, y aun así seguir salvos. Esta es la constante-repetida objeción la cual yo he escuchado hasta que me agobia con su vano y falso ruido. Yo estoy casi avergonzado por tener que refutar un argumento tan podrido. Ellos se atreven declarar que los hombres van a tomar licensia para ser culpables porque Dios es misericoridoso, y ellos no dejan de decir que si los hombres no van a ser salvos por sus obras, ellos llegan a la conclusión que su conducta es un asunto de indiferencia, y que ellos entonces pecarán para que la gracia abunde.

Esta mañana yo quiero hablar un poco acerca de esta noción; por qué en parte es un gran error y en parte es una gran mentira. En parte es un error porque se levánta de un mal concepto, y en parte es una mentira porque los hombres saben mejor, o podrían saber mejor si así lo quisieran.

Yo comienzo por admitir que la acusación parece algo probable. Sí, parece muy posible que si vamos a ir arriba y abajo en él pais, y decir "él mas grande de los pecadores puede ser perdonado por medio de creer en Jesucristo, porque Dios está demostrando misericordia a los más viles de los viles", entonces él pecado parecerá como algo barato. Si estamos en todas partes diciendo, "Vengan, ustedes pecadores, vengan y sean bienvenidos, y reciban perdón gratuito e inmediato através de la gracia soberana de Dios", sí parece problable que alguno pueda basadamente replicar, "pequemos sin limites, porque podemos facilmente obterner perdón". Pero eso que parece ser probale no lo es, por eso, cierto: lo contrario, lo improbable y lo totalmente inesperado a menudo ocurre. En asuntos de influencia moral, nada es mas deceptivo que la teoría. Los caminos de la mente humana no han de ser trazados con lápiz y compás; él hombre es un ser singular. Aun aquello que es lógico no es siempre inevitable, porque la mente de los hombres no son gobernadas or las reglas de las escuelas. Yo creo que la inferencia que conduce los hombres a pecar porque la gracia abunda no es lógica, más sino lo muy opuesto; y me aventuro a declarar que, de hecho, que por regla, los impios no utilizan la gracia de Dios como excusa por su pecado. Como regla ellos son muy indiferentes para ocuparse de razonamientos del todo; y si ellos ofrecen una excusa es usualmente más débil y superficial. Podrian haber uno pocos hombres con mente perversa quienes hayan usado este argumento, porque no hay contabilidad de la mounstrosidad del entendimiento caído. Yo sabiamente sospecho que en muchos casos en él cual tal razonamiento ha sido presentado ha sido mera pretensión, y por ningún motivo un reclamo que satisfaga la misma conciencia del pecador. Si los hombres se excusan a si mismos de esta manera, es generalmente en una manera encubierta, porque la mayoria de ellos estaría sumamente avergonzado para establecer este argumento en términos claros. Yo pregunto si él diablo mismo se encontraría razonando así - "Dios es misericordioso, por eso seamos mas pecadores". Es una inferencia tan diabólica, que a mi no me gusta acusar a mis semejantes de esto, aunque nuestros opositores moralistas no vacilan en degradarlos. Seguramente, ningún ser inteligente puede realmente persuadirse que la bondad de Dios es una razón para ofenderle mas que nunca. La insanidad moral produce razonamientos extraños, pero es mi solemne convicción que muy raramente los hombres prácticamente consideran la gracia de Dios como un motivo para pecar. Aquello lo cual parece probable a primera vista, no lo es cuando lo hemos considerado.

Yo he admitido que unos pocos seres humanos han tornado la gracia de Dios en libertinaje; pero confio que nadie puede arguir en contra de cualquier doctrina por cuenta del uso perverso hecho de ella por quienquiera. ¿No puede ser cualquier verdad pervertida? Existe alguna doctrina de la escritura la cual manos desgraciadas no hayan torcido hasta dañarla? ¿No existe casi infinidad de ingenuidad en hombres malos para hacer lo malo de lo bueno? Si somos capaces de condenar una verdad a consecuencia de la mala conducta de individuos quienes profesan creerla, nos encontraríamos condenando a nuestro Señor mismo por lo que Judas hizo, y nuestra santa fe, moriría en las manos de los apostatas y los hipócritas. Actuemos como hombres racionales. Nosotros no encontramos falta en las sogas porque pobres criaturas locas se han colgado a si mismas con ellas; ni pedimos que los utensilios de Sheffield sean destruidos porque herramientas afiladas son los instrumentos de los asesinos.

Puede parecer probable que las doctrinas de la libre gracia sea convertida en una licensia para pecar, pero un mejor entendimiento con las curiosas obras de la mente humana corrige esta noción. Caída como lo es la naturaleza del hombre, es todavía humana, y por eso no toma suavemente ciertas formas de mal - tales, por ejemplo, como la ingratitud humana. Es dificilemente humano él multiplicar las injurias sobre aquellos que nos devuelven continuos beneficios. El caso me recuerda una historia de una media docena de muchachos quienes tenían padres severos, acostumbrados a pegarles hasta dejarlos a una pulgada de sus vidas. Estaba con ellos otro muchacho quién era tiernamente amado por sus padres, y todos sabian esto. Estos jovencitos se reunieron en consejo de guerra y acordaron robarse una orquidia. Todos ellos estaban ansiosos por hacer esto excepto él jovén favorecido, quién no disfrutaba de tal proposición. Uno de ellos le grito "tu no tienes que temer nada: si nuestros padres nos cogen en esto, nos habrán de dejar casi muertos, pero tu padre no te pondrá una mano encima". Él pequeño muchacho le contestó "Y piensas tu que porque mi padre es bueno conmigo, que por eso yo debo hacer lo malo y herirle? Yo no haré nada de las tales cosas a mi querido padre. Él es tan bueno conmigo que yo no puedo atormentarlo"

Tal pereceria que él argumento de los demás muchachos no era demasiadamente poderoso y convincente para su compañero: la conclusión contraria era tan lógica, y evidentemente llevaba gran peso con ella. Si Dios es bueno con los que no se lo merecen, algunos hombres se irán al pecado, pero hay otros de una orden más noble quienes la bondad de Dios ha llevado al arrepentimiento. Ellos detestan los argumentos tan bestiales - que mientras mas amoroso Dios es, más rebeldes podemos ser; pero ellos sienten que es algo malicioso ser rebelde contra un Dios de bondad.

Por cierto, No puedo dejar de observar que he conocido personas que objetan la influencia maligna de las doctrinas de la gracia quienes no han sido de niguna manera cualificadas por su propia moralidad para ser jueces en él asunto. La moral debe de estar en un estado pobre cuando personas inmorales se hacen sus guardianes. La doctrina de la justificación por fe es frecuentemente objetada como injuriosa a la moral. Un tiempo atrás, un periódico citó un verso de uno de nuestros himnos populares -

"Cansado, trabajado, laborioso,
¿Porque te esfuerzas tu?

Cesa tus obras: todo fue hecho
Mucho, mucho tiempo atrás.
"hasta que a la obra de Jesús te agarres
Por una simple fé,
'Obrar es cosa de mortal,
'Obrar termina en muerte"

Esto, dicen, es una enseñanza indecente. Cuando leí él articulo sentí un profundo interés en este corrector de Lutero y de Pablo, y me pregunté cuanto había tomado para poder llegar a elevar su mente a tan algo grado de conocimiento teológico. Yo he encontrado hombres luchando contra las doctrinas de la gracia sobre la base de que no promueven moralidad, a quienes yo podría justamente reponder. "Que tiene la moralidad que ver contigo, o tu con ella?" Estos objetores de las buenas obras no son normalmente los hacedores de ellas. Que los legalistas miren sus propias manos y lenguas, y que dejen él evangelio de la gracia y sus defensores contestar por si mismos.

Mirando atrás en la história, yo veo sobre sus páginas una refutación de la a menudo repetida calumnia. ¿Quién se atreve sugerir que los hombres quienes creyeron en la gracia de Dios han sido pecadores? Con todas sus faltas, aquellos quienes les tiran piedras serían pocos si ellos primero se probaran a si mismos ser superior a ellos en carácter. ¿Cuando han sido ellos patrones de la maldad o los defensores de la injusticia? Tiremos sobre él punto de la história Inglesa cuando esta doctrina estaba bien fuerte en la nación; quienes eran los hombres que más frimemente mantenían estas doctrinas? Hombres como Owen, Charnock, Manton, Howe, y vacilo él no añadir a Oliver Cromwell. ¿Que clase de hombres eran estos? ¿Se procuraban ellos con la lascivia de algun cortejo? ¿Estaban ellos en busca de bares de bebidas y sitos de festines? Cada historiador les va a decir, la falta mas grande de estos hombres en los ojos de sus enemigos era que ellos esran demasiados correctos para la generación en la que vivieron, por lo que los llamaron puritanos, y les condenaron por mantener una teología sombría. Señores, si había iniquidad en la tierra en aquellos dias, esta era encontrada en él partido teológico que predicaba la salvación por obras. Los caballeros con sus trenzas femeninas y pelo perfumado, cuyo hablar saboreaba la profanidad, eran los defensores de la salvación por obras, y todo envuelto con lascivia ellos pedian por él merito humano; pero los hombres que creian en la sola gracia eran de otro estilo. Ellos no estaban en las cámaras del desoreden y él libertinaje; ¿donde estaban ellos? Ellos podian ser hallados en sus rodillas llorando ante Dios para que les ayudaran en la tentación; y en tiempos de persecusión ellos eran hallados en las prisiones, gozosamente sufriendo la perdida de todas las cosas por amor a la verdad. Los puritanos eran los hombres mas píos sobre la faz de la tierra. ¿Son los hombres tan inconsistentes como para apodarlos por su pureza, y tambien decir que sus doctrinas conducen al pecado?

No es esto un caso solitario - la instancia del Puritaniso; toda la história confirma esta regla: y cuando se dice que estas doctrinas crean pecado, Yo apelo a los hechos, y dejo que él oráculo conteste como debe. Si quisieramos ver una pura y pía Inglaterra debemos de tener una Inglaterra evangelizada: si queremos quitar las borracheras y él mal social debe ser por la proclamación de la gracia de Dios. Los hombres deben ser perdonados por gracia; y cuando esto pase, la edad de oro amanecerá; pero cuando ellos son meramente enseñados sus oficios, y dejados para hacerlos por si mismos en sus propias fuerzas, su labor es en vano. Usted podrá azotar un calballo muerto por mucho tiempo antes de que voltee: usted necesita poner vida en él, porque si no todos sus azotes van a fallar. Enseñar a los hombres sin pies a caminar es una tarea pobre, y tal es la instrucción en cuanto a la moral antes que la gracia dé un corazón para amar la santidad. Sólo él evangelio suple a lo hombres él motivo y la fuerza, y por eso es al evangelio donde debemos de mirar como él verdadero reformador de los hombres.

Yo he de pelear esta mañana, como yo pueda encontrar fuerzas, contra la objeción frente a nosotros. Las doctrinas de la gracia, él plan de salvación completo por gracia, es él mayor promotor de santidad. Dondequiera que llega ayuda a decir "Dios no lo permita", a la pregunta "¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo gracia?" Esto quiero exponer a la clara luz del sol.

Deseo llamar su atención a unos seis o siete puntos.

Primero, usted verá que él evangelio de la gracia de Dios promueve la santidad real en los hombres al recordarles que

LA SALVACIÓN QUE LE TRAE ES SALVACIÓN DEL PODER DEL PECADO.

Cuando predicamos salvación al mas vil de los hombres, algunos suponen que estamos hablando de una mera liberación del infierno y la entrada al cielo. La salvación incluye todo eso, y resulta en eso, pero eso no es todo lo que estamos diciendo. Lo que estamos queriendo decir por salvación es esto - liberación del amor al pecado, rescate del hábito del pecado, liberatad de él deseo para pecar. Ahora oiga, si esto es así, que ese beneficio de liberación del pecado es un regalo de la gracia divina, ¿en que manera ese regalo, o la distribución gratuita de él, produce pecado? Yo no puedo ver ningún peligro. Al contrario, yo digo que un hombre que proclama la agraciada promesa de victoria sobre él pecado, "Hace a todos rápidamente: ir arriba y abajo através del mundo, a decirle a los más viles de todos los hombres que Dios está deseoso por su gracia a libertarlo del amor al pecado y hacerle nueva criaturas de ellos. "Suponga que la salvación que predicamos es esta: - ustedes que han vivido vidas impias y maldítas pueden disfrutar sus pecados, y aun así escapar la penalidad -- eso sería en verdad recalcitrante; pero si es esto, - ustedes que viven vidas impias y malas pueden aun creyendo en él Señor Jesus ser capacitados para cambiear esas vidas, para que vayan a Dios en vez de servir al pecado y a Satanás, - ¿que daño puede venir a la moral más ejemplar? Porque, yo digo que se esparza tal evangelio, y se deje circular através de todas las partes de nuestro vasto imperio, y que todos los hombres lo oigan, ya sea quienes gobiernan la casa del parlamento o quienes sufren en la casa de la prisión. Diganle en todas partes que Dios gratuitamente y por su gracia infinita esta dispuesto a renovar hombres, y hacerlos nuevas criaturas en Cristo Jesus. ¿Puede alguna mala consecuencia salir de la mas libre proclamación de esta noticia? Mientras peor son los hombres, mas gustosamente les veremos abrazando esta verdad, porque estos son quienes mas lo necesitan. Yo digo a cada uno de ustedes, quienquiera que usted sea, cualquiera que sea su condición pasada, Dios puede renovarte de acuerdo al poder de su gracia; de tal manera que usted quién es para él como un muerto, huesos secos, pueda ser vivificado por su Espiritu. Esa renovación será vista en nuevos pensamientos, palabras puras, y obras justas para la gloria de Dios. En gran amor él ha preparado para obrar todas estas cosas en aquellos que creen. ¿Porque puede algun hombre estar enojado con esta declaración? ¿Que posible daño puede salir de esto? Yo desafio al más astuto adversario que sobre fundamento de la moral, objete a Dios dando a los hombres nuevos corazones y espiritus rectos como a él le place.

Segundo, que no se olvide que como asunto de hecho que

SE HA VISTO QUE EL PRINCIPIO DE AMOR POSEE UN PODER MUY GRANDE SOBRE LOS HOMBRES.

Desde la infancia de la história las naciones sueñan que él crimen sea detenido por serveridad, y han dependido de fieros castigos; pero la experiencia corrige él error. Nuestros padres detestaban la falsificación, lo cual es un fraude perturbador, e interfiere con la confianza que debe existir ente hombre y hombre. Para detenerlo, ellos hicieron de la falsificación una ofensa capital. Oh cuantos asesinados fueron por esa ley! Y aun así, él uso constante de la guillotina nunca fue suficiente para eradicar el crimen. Muchas ofensas han sido creadas y multiplicadas por la penalidad la cual estaba supuesta a suprimirlas. Algunas ofensas han casi cesado cuando la penalidad contra ellas ha sido aliviada.

Es un hecho notable para con los hombres, que si se les prohibe él hacer algo, ellos van derecho a hacerlo, aunque no hayan pensado hacerlo nunca antes. La ley demanda obediencia, pero no la promueve; a menudo crea desobediencia, y se ha sabido que una sobre cargada penalidad ha provocado una ofensa. La ley falla, pero él amor gana.

El amor en cualquier caso hace él pecado notorio.

Si cualquiera robara a alguien sería suficientemente malo; pero supongamos que un hombre le roba a su amigo, quién le ha ayudado a menudo cuando estaba en necesidad, todos dirían que su crimen fue uno muy desgraciado. Él amor marca él pecado en la frente con una plancha de hierro al rojo vivo. Si un hombre mata un enemigo, la ofensa sería gravosa; pero si él mata a su padre, a quién le debe su vida, o su madre, en cuyos senos fue alimentado en la infancia, entonces todos gritarán en contra del mounstro. En la luz del amor, él pecado es visto extremadamente pecaminoso.

Esto no es todo. Él amor tiene un gran poder preventivo hacia la forma mas alta de virtud.. Obras para las cuales un hombre no podría ser empujado sobre él fundamento de la ley, hombres las han hecho contentamente por amor. ¿Manejan nuestros valientes marineros sus barcos salvavidas para obedecer una orden del parlamento? No, ellos indignadamente ser revolucionarían en contra de ser forzados a arriesgar sus vidas; pero ellos lo hacen libremente para salvar sus semejantes. Recuerden él texto del apóstol, "Dificilmente por un justo moriría un hombre; pero ahora", dice él, "por un hombre bueno moriría alguno". La bondad gana él corazón, y uno está listo para morir por los buenos y generosos. Miremos como los hombres han entregado sus vidas por los grandes lideres. Ese fue un dicho inmortal de un soldado Francés herido. Mientras buscaba una bala él cirujano corto profundo, y él paciente grito "Un poco mas abajo y tocarás al Emperador", queriendo decir que él nombre del Emperador estaba escrito en su corazón. En varias notables ocasiones los hombres se han tirado a si mismos ante las mandibulas de la muerte para salvar a un lider amado. Él llamado mantiene él fuerte, pero él amor tira su cuerpo en al camino de una bala mortal. ¿Quién pensaría en sacrificar su propia vida basado en los fundamentos de la ley? Sólo el amor no cuenta la vida tan querida como él servicio del amado. Él amor a Jesus crea un heroismo del cual la ley no conoce nada. Toda la história de la iglesia de Cristo, cuando ha sido fiel a su Señor, ha sido la prueba de esto.

La bondad, además, obrando por la ley del amor, ha cambiado a menudo a los mas inmerecidos, y de tal modo ha probado que no es un factor del mal. Hemos oído a menudo la história del soldado quién había sido degradado de su rango, azotado e imprisionado, porque se emborachaba y se mal comportaba. Él oficial comandante dijo un dia, "He tratado casi todo con este hombre, y no puedo hacer nada con él. Trataré una cosa mas". Cuando él soldado fue traído, él oficial se le dirigió y le dijo, "usted parece incorregible: hemos tratado todo contigo; parece no haber esperanza para su malvada conducta. Estoy determinado a tratar y ver si otro plan tiene algún efecto. Aunque se merece ser azotado y largamente aprisionado, te voy a perdonar libremente". Él hombre quedo grandemente movido por él inesperado e inmerecido perdón, y se convirtió en un buen soldado. La história lleva la verdad en la frente: todos vemos que muy probablemente va a terminar así.

Las anéctodas son tan buenos argumentos que les voy a compartir otra. Un borracho se levantó una mañana de dormir su borrachera, con sus ropas tal y como se había acostado la noche anterior. Vio su única hija, su niña Millie, preparandole él desayuno. Volviendo a sus sentidos le dice a ella, "Millie, ¿porque tu te quedas conmigo?" Ella le contestó, "Porque tu eres mi padre, y porque yo te amo". Él se miro a si mismo, y vió que sucio, andrajoso, y buena-para-nada criatura que él era, y le contestó, "Millie, ¿en realidad tu me amas?" La niña lloró, "Si padre, te amo, y nunca te dejaré, porque cuando mamá murió, ella me dijo, 'Millie, quedate con tu padre, y siempre ora por él, y uno de estos dias él va a dejar de tomar, y será un buen padre para ti'; por eso nunca te dejaré". ¿Es maravilloso cuando añado que como la história lo dice, él padre de Millie dejó de tomar, y se convirtió en un hombre cristiano? Hubiera sido mas excepcional si no lo hubiera hecho. Millie estaba tratando la libre gracia, ¿o no lo hizo? De acuerdo a los moralistas ella debió haber dicho, "Padre, que horrible y miserable tu eres! Yo me he quedado contigo por bastante tiempo: ahora me debo de ir y dejarte, o sino estaré animando a otros padres para que tambien sean borrachos". Bajo tal trato, me sospecho que él padre de Millie hubiera continuado en su borrachera hasta él dia en que se bebiera a si mismo hasta la perdición. Pero él poder del amor lo hizo un mejor hombre. ¿No muestran estos ejemplos que él amor inmerecido tiene mas influencia para él bien?

Oigan otra história: En los pasados tiempos de persecusión vivió en Chepside uno quién temía a Dios y asistía a las reuniones secretas de los santos; y cerca de él vivía un pobre mendigo, cuyas necesidades eran a menudo aliviadas por él mercader; pero él pobre hombre era un ser perverso, y muy mal-agradecido, por esperanza a obtener una recompensa, dio información acerca de la religión que practicaba su buen amigo. Esta acusación podía llevar este mercader a la muerte siendo quemado si no encontraba forma de escaparse. Volviendo a su casa, él hombre herido no cambió su conducta generosa con él maligno mendigo, pero, al contrario, fue mas liberal con él que nunca antes. Él pobre estaba, sin embargo, de mala gana, y evitaba él buen hombre con todas sus fuerzas, corriendo de él cuando se le acercaba. Un dia se vio obligado a encontrarse con él cara a cara, y él hombre Cristiano le pregunto suavemente, "¿Porque me evitas? Yo no soy tu enemigo. Yo te he ayudado, y estoy dispuesto a hacerlo mientras yo viva, sólo deja que seamos amigos. "¿Se admira usted que ellos se dieron las mano? ¿Se maravillaría usted si en no mucho tiempo él hombre pobre se encontraba en las reuniones del hombre Cristiano?

Todas estas anecdotas descansan sobre él seguro hecho de que la gracia tiene un extraño poder de dominio, y lleva los hombres a la bondad, trayendoles con cuerdas de amor, y reunión de un hombre. Él Señor sabe que con lo malo que son los hombres, la llave a sus corazones cuelga del clavo del amor. Él sabe que su bondad todopoderosa, aunque a veces confunsa, triunfa al final. Creo que mi punto ha sido probado. Para mi lo es. Sin embargo debemos continuar.

Tercero, No existe él miedo que las doctrinas de la gracia de Dios van a llevar los hombres a pecar, porque

SUS OPERACIONES ESTÁN CONECTADAS CON UNA REVELACIÓN ESPECIAL DEL MAL DEL PECADO.

La iniquidad es hecha excesivamente amarga antes de ser perdonada o cuando es perdonada. Cuando Dios comienza a lidiar con un hombre con la vista en borrar sus pecados y hacerle como un niño, él usualmente causa que él vea sus malos caminos en toda su mounstruosidad; le hace ver él pecado con ojos fijos, hasta que él llora como David, "Mi pecado está siempre delante de mi". En mi propio caso, cuando estaba bajo la convicción de pecado, no objeto de alegria llegó a mi ojo mental, mi alma vio sólo la oscuridad y una horrible tempestad. Parecía como si una horrible mancha estaba pintada en mis ojos. Culpa, como un servidor implacable, cerró las cortins de mi cama, por lo que no podía descansar, pero en mi reposo anticipaba la ira que vendría. Sentia que había ofendido a Dios, y que esto era la cosa mas horrible que un ser humano podía hacer. Estaba fuera de orden con mi Creador, fuera de orden con él universo; Me había condenado a mi mismo para siempre, y me maravillaba que no sentia de inmediato la picada del gusano que nunca muere. Aun en esta hora, la idea del pecado me causa las mas temibles emociones en mi corazón. Cualquier hombre o mujer aquí que haya pasado por esa experiencia, o algo parecido, sentira desde entonces un profundo horror por él pecado. Un niño quemado le teme al fuego. "No", dice él pecador a su tentador,"me engañaste una vez, pero ahora soy mas listo como consecuencia, que no voy a ser engañado otra vez. He sido liberado, como él metal de las llamas, y no puedo volver atrás al fuego". Por las operaciones de la gracia somos hechos hastiados del pecado; detestamos ambas cosas, él pecado y sus placeres imaginarios. Lo exterminamos completamente del terreno de nuestra naturaleza. Es una cosa maldita, yo me temo que todavía estaís en la presunción de la amargura; porque una de los seguros frutos del Espiritu es él amor por la santidad, y él aborrecimiento de todo camino falso. Una profunda experiencia interna le prohibe él hijo de Dios el pecar; él ha conocido dentro de si su juicio y condenación, y permanentemente es algo aborreciciente para él. Una enemistad, tanto brutal como permanente existe entre la semilla escogido y la simiente de maldad de la serpiente: consecuentemente , por él temor de que la gracia sea abusada es abundantemente resguardada.

Cuarto, Recordemos además que no es tan sólo él hombre perdonado puesto en contra del pecado por él proceso de convicción, sino que

TODO HOMBRE QUIÉN PRUEBA SE LA GRACIA SALVADORA DE DIOS ES HECHO UNA NUEVA CRIATURA EN CRISTO JESUS.

Ahora si la doctrina de la gracia en manos de un hombre oridnario pueden ser peligrosas, lo dejará de ser en las manos de uno que ha sido vivificado por él Espiritu, y creado en él la imagen de Dios. Él Espiritu Santo viene sobre él escogido, y le transforma: su ignorancia es removida, sus afecciones cambiadas, su entendimiento es iluminado, su voluntad subyugada, sus deseos refinados, sus vida cambiada - de hecho, es él un recien nacido, a quién todas las cosas han sido hechos nuevas. Este cambio es comparado en la Escritura con la resurección de los muertos, con una creación, con un nuevo nacimiento. Esto toma lugar en todo hombre quién se hace co-participe de la libre gracia de Dios. "os es necesario nacer de nuevo", dijo Cristo a Nicodemo; y los hombres de gracia son nacidos de nuevo. Uno dijo él otro dia, "Si yo creyera estar eternamente salvo, yo viviría en pecado". Quizás tu lo haces; pero su tu eres renovado en él corazón, tu no lo harias. "Pero", dice uno, "si yo creo que Dios me amó desde antes de la fundación del mundo, y por eso yo voy a ser salvo, yo me tiraría de lleno al pecado". Quizás tu y él diablo lo harían; pero los hijos regenerados de Dios no son de tan baja naturaleza. Para ellos la abundante gracia de Dios él Padre es una unidad hacia la justicia por lo que ellos nunca piensan en romper: ellos sienten las dulces represiones de una gratitud sagrada, y desean ser perfectos en santidad en temor del Señor. Todos los seres viven de acuerdo a su naturaleza, y él hombre regenerado obra los instintos santos de su mente renovada: llorando por santidad, peleando contra él pecado, luchando para ser puro en todas las cosas, él hombre regenerado pone al frente toda su fuerza hacia aquello que es puro y perfecto. Un nuevo corazón hace toda la diferencia. Dada la nueva naturaleza, todas las propensidades corren en sentido contrario, y las bendiciones del amor todopoderoso ya no envuelven peligro, pero sugieren las mas altas aspiraciones.

Quinto. Una de las mas grandes seguridades de la santidad del perdonado es encontrada en él camino de

LA LIMPIEZA ATRAVÉS DE LA EXPIACIÓN

La sangre de Jesus santifica así como perdona. Él pecador aprende que su perdón gratuito costo la vida de su mejor amigo. Que para su salvación, él Hijo de Dios mismo agonizó hasta sudar sangre, y murió abandonado por su Dios. Esto causa un luto sagrado por él pecado, cuando mira al Señor quién él traspasó. Él amor hacia Jesus quema dentro del pecho de pecador perdonado, porque él Señor es su redentor; y por eso él siente una ardiente indignación contra él mortal mal del pecado. Para él toda manera de maldad es detestable, porque ha sido manchado con la sangre del corazón del Salvador. Cuando él pecador penitente oye él clamor de "Eloi, sabachthani!" él se horroriza al pensar que alguien tan puro y bueno pueda ser abandonado del cielo por él pecado que él llevó en lugar de su pueblo. De la muerte de Jesus la mente llega a la conclusión que él pecado es excesivamente pecaminosos a la vista del Señor; ya que si la justicia eterna no libró al msimo Amado Jesus cuando él pecado imputado fue sobre Él, cuanto menos serán librados los hombres culpables? Debe ser algo indescriptiblemente llena de veneno él cual puede hacer aun él inmaculado Jesus sufrir tan terriblemente. Nada puede ser imaginado que pueda tener mayor poder sobre las mentes de gracia que la visión de un Salvador crucificado denunciando él pecado por todas sus heridas, y por cada gota de sangre. Que! ¿Vivir en él pecado que mató a Jesus? Hallar placer en aquello que causó su muerte? ¿Jugar con aquello que puso su gloria en él polvo? Imposible! Consecuentemente usted ve que los regalos de la gracia gratuita, cuando son entregados por una mano traspasada, nunca pueden sugerir auto-gratificación en él pecado, mas sino todo lo opuesto.

En sexto lugar, un hombre quién se hace participe de la gracia divina y recibe la nueva naturaleza, es por siempre después

UN PARTICIPANTE DE LA AYUDA DIARIA DEL ESPIRITU SANTO DE DIOS.

Dios él Espiritu Santo se desciende a morar en él seno de cada hombre quién Dios ha salvado por su Gracia. ¿No es eso un medio maravilloso de santificación? ¿Por cual proeceso pueden los hombres ser mejor mantenidos del pecado que teniendo él Espiritu Santo mismo morando como gerente en sus corazones? Él siempre bendita Espiritu guia los creyentes a estar mas en oración, y cuanto poder de santidad es encontrado él hijo de la gracia hablando al Padre celestial! Él hombre tentado vuela hacia su recamara, derrama su angustia a Dios, mira las heridas fluyentes de su redentor, y vuelve fuerte para resistir la tentación. La palabra divina además, con sus preceptos y promesas, es una fuente infalible de santificación. Si no fuera porque todos los dias nos bañamos en la sagrada fuente de fortaleza eterna, pronto estariamos debiles y dudantes; pero las relación con Dios nos renueva en nuestro vigorosa guerra con él pecado. ¿Como es posible que las doctrinas de la gracia puedan sugerir pecado a los hombres quienes constantemente se acercan a Dios? Él hombre renovado es además frecuentemente movido en su conciencia por él Espiritu de Dios; de tal manera que las cosas que hasta entonces no le chocaban como pecaminosas son vistas bajo una mas clara luz, y consecuentemente condenadas. Yo se que ciertas cosas que son pecaminosas para mi hoy que no lo parecian ser diez años atrás: confio que mi juicio ha sido aclarado mas y mas de la ceguera del pecado. La conciencia natural es callosa y dura; pero la consciencia de la gracia crece mas y mas sensible hasta que al final se hace sensitiva como una herida fresca. Aquel quién tiene mas gracia es mas consciente de su necesidad de mas gracia. Los hombres de gracia son frecuentemente temerosos de poner un pie ante él otro por miedo a hacer lo malo. No ha sentido usted este temor santo, esta cautela sagrada? Es por estos medios que él Espiritu Santo previene que tornes tu libertad cristiana en libertinaje, ó que te atrevas hacer la gracia de Dios una excusa para la idiotés.

Además, en adición a esto, él buen Espirtu nos dirije a un alta y sagrada comunicación con Dios, y yo desafio a que viva sobre la montaña con Dios, y luego baje de allí a transgredir como los hombres del mundo. Si usted ha caminado en él suelo de gloria del palcacio, y ha visto al rey y su belleza, hasta que la luz de su aspecto ha sido su cielo, usted no puede estar contento con la oscuridad y las tienieblas de las casetas de iniquidad. Él mentir, él engañar, él pretender, como los hombres del mundo hacen, mas nunca se pareceran a ti. Usted es de otra raza, y su coversación es por encima de ellos: "Sus palabras te delatan". Si usted a la verdad has estado morando con Dios, él perfume de sus sitios de marfil estarán contigo, y los hombres sabrán que usted ha estado en lugaras distintas a los de ellos. Si él hijo de Dios hace mal en algún grado, él prierde hasta cierto punto la dulcura de su comunión, y sólo mientras camina cuidadosamente con Dios él disfruta la completa relación; de tal manera que sus altas y sus bajas en la comunión vienen como un tipo de disciplina parental en la casa del Señor. No tenemos una corte con un juez, pero tenemos un hogar con su padre, es sonrisa y es vara. No tememos falta de orden en la familia del amor, pues nuestro Padre trata con nosotros como hijos. Por eso, en mil maneras, él peligro de que presumamos de la gracia de Dios es efectivamente removido.

Séptimo. LA ENTERA ELEVACIÓN DEL HOMBRE QUIÉN ES PARTÍCIPE DE LA GRACIA DE DIOS

es además un preservativo especial contra él pecado. Me aventuro decir, aunque puede ser controversial, que él hombre que cree en las gloriosas doctrinas de la gracia es usualmente un hombre de mucho mas alto estilo que la persona quién no tiene una opinión al respecto. En que piensan la mayoría de los hombres? Pan y mantequilla, él alquiler de su casa y la ropa. Pero él hombre quién considera las doctrinas del evangelio medita sobre él pacto eterno, la predestinación, él amor inmutable, él llamado eficaz, Dios es Cristo Jesús, la obra del Espiritu, justificación, santificación, adopción, y temas tan nobles como estos. Porque, es refrescante él mero hecho de mirar al catáogo de estas grandes verdades! Otros son como niños jugando con pequeños montoncitos de arena a la orilla del mar; pero él creyente en la gracia gratuita camina por las colinas y montañas. Él tema de su pensamiento a su alrededor se levantan hacia arriba, Alpes sobre Alpes; la estatura mental se levanta con sus alrededores, y él viene a ser un ser pensante, comunando con sublimidades. Esto no es cosa pequeña, para algo tan apto a cosas menores como lo es él intelecto humano promedio. En cuanto a liberación de las corruptas y degradantes lascivias, deben de esta manera ser promovidas, yo digo, no es cosa pequeña. La insensatez es la prolífica madre de la iniquidad. Es una señal de esperanza cuando las mentes comienzan rodear estas elevadas verdades. Él hombre que ha sido enseñado por Dios a pensar no ha de estar dispuesto a pecar como él ser cuya mente esta enterrada bajo su piel. Él hombre a obtenido ahora una visión distinta de si mismo de aquella que le llevó a trivializar su tiempo con la idea de que no había nada mejor para él que hacer que pasarla bien mientras puede. Él dice, "Yo soy uno de los escogídos de Dios, ordenado para ser Su hijo, su heredero, co-heredero con Jesucristo. Yo soy apartado para ser rey y sacerdote para Dios, y como tal no puede estar si Dios, ni vivir para los fines comunes de la vida". Él se levanta él objeto de su busqueda: él no puede por lo tanto, vivir para si mismo, porque no se pertencece, ha sido comprado por precio. Ahora mora en la presencia de Dios, y la vida para él es real, apasionante y sublime. No le importa acumular oro con él rastrillo de la codicia, porque él es inmortal, y debe necesitar buscar ganancias eternas. Él siente que ha nacido para propósitos divinos, y se pregunta "Señor, que tu quieres que yo haga?" Él siente que Dios le ha amado para que su amor fuya hacia otros. La elección de Dios de cualquier hombre tiene significado sobre todos los demás: él eligió a Jose para que toda una familia, toda una nación, es mas, todo él mundo, fuera preservado con vida cuando él hambre rompía él recurso de pan. Somos cada uno como una lámpara encendida para que brillemos en la oscuridad, y encendamos otras lámparas.

Nuevas esperanzas vienen sobre él hombre que es salvo por gracia. Su espiritu inmortal disfruta destellos del infinito. Tal como Dios le ha amado en él tiempo, él cree que tal amor le ha de bendecir en la eternidad. Él sabe que su redentor vive, y que en dias finales él le ayudará; y por eso no tiene miedo del futuro. Aun mientras aquí abajo él comienza a catar cancianes de angeles, porque su espiritu espie desde lejos él amanecer de la gloria que no ha sido aun revelada. Por eso con un corazón gozoso y con pie liviano él va adelante hacia él futuro desconocido tan contento como para una fiesta de bodas.

¿Hay un pecador aquí? Un pecador culpable, uno que no tenga mérito, ninguna demanda por misericordia; hay alguno deseoso por ser salvado por la gracia gratuita de Dios por medio de la fe en Jesucristo? Entonces déjame decirte, pecador, no hay una palabra en él libro de Dios en contra tuya, ni una linea, ni una silaba, sino todo en tu favor. "Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos, que Jesucristo vino al mundo para salvar los pecadores", aun al mayor de ellos. Jesus vino al mundo a salvarte a ti. Sólo confia en él, y descansa en él. Yo te diré que debes de traer a Cristo de una vez, es él pensamiento en su maravilloso amor. Un hijo malvado había sido un gran dolor para su padre; él le había robado y le había traído desgracia, y al final él terminó trayendo sus pelos canosos con tristeza hasta la tumba. Él era un horrible miserable hijo: nadie podía haber sido mas desgraciado. De todas formas, él asistió al funeral de su padre, y se quedo para oir la lectura del testamento: quizás esa era la mayor razón por la que estaba allí. Estaba plenamente convencido de que su padre le cortaria de sin un centavo, y había decidido hacer lo mas desagradable para él resto de la familia. Para su gran sorpresa, mientras era leido él testamento decia algo así: "En cuanto a mi hijo Ricardo, aunque él ha horriblemente destruido mi sustancia, y aunque él a menudo ha herido mi corazón, quiero que sepa que yo todavía le considero mi propio y querido hijo, y por eso, como muestra de mi amor inmortal, le dejo la misma cantidad que él resto de sus hermanos". Él se fue del cuarto; no podía soportarlo, él sorprendente amor de su padre le había dominado. Vino al ejecutador la mañana siguiente y dijo, "¿De usted a la verdad no leyó correctamente?", "Si lo hice: ahí está." "Entonces", dijo él, "Estoy listo para maldecirme a mi mismo por haber herido mi querido viejo padre. Oh, si pudiera traerle de nuevo!". Él amor nació en ese corazón duro por uno inesperado despliegue de amor. ¿No será tu caso similar? Nuestro Jesucristo ha muerto, pero él ha dejado en su testametno que él mayor de los pecadores son objetos de su mayor misericordia. Muriendo él oró, "Padre, perdonales". Resucitado él intercede por los trasngresores. Los pecadores están siempre en su mente: su salvación es su gran objetivo. Su sangre es para ellos, su corazón es para ellos, su justicia es para ellos, su cielo es para ellos. Venid, O vosotros culpables, y recibid vuestro legado. Extiendan sus manos de fe y agarren vuestra porción. Confien a Jesus con vuestras almas, y él os salvará. Dios os bendiga. Amen.

Escrito por Carlos Haddon Spurgeon 1883


Ministerios de Evangelismo y Enseñanza
Vida Eterna


Los 50 mejores Sitios Cristianos !!!

http://www.VidaEterna.org

| Página Principal | Estudios Bibicos | Estudios de Gracia | Historia de La Iglesia |
| Escatologia-Profecia | Mujer Virtuosa | | Preguntas y Respuestas | Foros de Discusión |