Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christus - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

 

 

 

¿Significa Apocalipsis 3:5 y Apocalipsis 22:19
que Dios ha de borrar el nombre de los cristianos del libro de la vida?

-Por Jorge L. Trujillo


Aunque muchos han utilizado estos versos para respaldar la creencia de que es posible perder la salvación, creo que estos versos no pueden ser utilizados para eso. Veámos primeramente el verso de Apocalipsis 3:5:

Apocalipsis 3

5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles

Como dice el Rev. John MacArthur, "este es uno de los mejores versos en la Biblia sobre la seguridad eterna". Como ya dijímos antes, aunque muchos han utilizado este verso para respaldar una doctrina de que es posible perder la salvación, la intención de este verso no es eso sino lo opuesto a eso. Este verso afirma a los creyentes acerca de su condición eterna en Cristo. Este verso afirma que los creyentes nunca han de perder su salvación.

Primero este verso se refiere a "el que venciere", es decir, "los vencedores". Juan, el escritor del libro de Apocalipsis y quien tambien escribió el libro de 1 Juan nos dice quien es el vencedor y como y porque vence.

1 Juan 5

1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(1) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Juan nos dice que "todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios" El que cree es quien ha nacido de nuevo o ha sido regenerado por obra del Espíritu Santo. Como consecuencia de eso, "guardamos sus mandamientos". El que ha nacido de Dios tiene como caracteristica primordial el que "ama a Dios " y lo demuestra porque "guarda sus mandamientos". Juan nos sigue diciendo en el verso cuatro y cinco "Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?".

Juan nos confirma que TODO el que ha nacido de nuevo VENCE al mundo por medio de la fe. Teniendo eso claro en mente, es de entender entonces que cuando Cristo dice a la Iglesia en Apocalipsis que " El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida", está confirmando que Dios cumplirá su promesa a los "vencedores", quienes no son otros sino aquellos quienes "han nacido de nuevo". Todos ellos, dice la Biblia han de vencer al mundo. El Apóstol Pablo nos dice en un contexto similar en Romanos 8:38, "nada nos podrá separar del amor de Cristo", NADA!.  El dice, antes bien "somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó" (Romanos 8:37). El creyente es más que vencedor en Cristo porque "ha nacido de nuevo".

En Apocalipsis 3:5, Cristo les confirma y les promete a los verdaderos creyentes en Sardis que el es fiel a su promesa: " Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras". Cristo les dice que El les ha de vestir de vestiduras blancas y que no borrará sus nombres del libro de la vida. Este pasaje es una clara afirmación de que los creyentes no pueden perder su salvación sino que permaneceran hasta el fin y recibiran las vestiduras blancas que Cristo les ha prometido.

 Veámos ahora los versos de Apocalipsis 22:18-19:

Apocalipsis 22

18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía,(3) Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. 18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía,(3) Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía,(3) Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Como ya vimos arriba, el Apóstol Juan nos dice que "todo el que ha nacido de Dios"  ama al Padre (el que engendró), y "ama tambien al que ha sido engendrado por él" (el Hijo).

1 Juan 5

1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(1) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? 1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(1) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? 1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(1) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos;(1) y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Juan nos dice que en esto conocemos que amamos a Dios, "Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos". El que ha nacido de Dios, quien ha sido "regenerado" (Nacido de Nuevo), tiene la caracteristca distintíva de ser una persona quien "guarda los mandamientos de Dios". El verdadero Cristiano "guarda ó cumple" los mandamientos que Dios le da.

1 Corintios 7

La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios.

1 Juan 2

3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

La conclusión bíblica es que una persona que ha nacido de nuevo "guarda los mandamientos de Dios" y no es de esperarse que sea menos de eso lo que ocurra ya que ese fue el propósito de Dios al 'regenerarnos'. Dios nos regenera con el fin de que guardemos sus mandamientos y sus leyes...

Jeremías 31 (Hebreos 10)

32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;(1) y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;(1) y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón;(1) y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 344 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

Romanos 5

5...porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Romanos 8

5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Antes de conocer a Cristo, nosotros actuábamos en contra de la ley de Dios y de acuerdo a la naturaleza pecaminosa, pero ahora que tenemos el Espíritu de Dios, nos movemos a obedecer y sujetarnos a la ley de Dios porque le amamos. Todo el peso de la prueba bíblica nos dice de que un Cristiano nacido de Nuevo no puede hacer algo semajante como ir en contra de la Ley de Dios, sino que ha sido 'programado' por medio de la regeneración para que ame a Dios y cumpla su ley y sus mandamientos. Ahora, queda de parte de aquellos que afirma que es posible para un nacido de Dios ir en contra de su Dios y romper su ley, demostrar su teoría bíblicamente. Lo cierto es que cuando un verdadero cryente llega al libro de Revelación 22:18-19 y lee lo que allí dice:

Apocalipsis 22

18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. 18 Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. 19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

Eso es un mandamiento y Ley de Dios. El creyente verdadero NUNCA irá en contra de lo que Dios ha establecido. Al contrario, el verdadero creyente "teme a Dios" y se somete a sus mandamientos. El ir a la Biblia y quitar y poner como gustosamente le parece mejor, solamente indica que tal individuo nunca ha sido salvo ni regenerado por Dios.

El decir que es posible para un 'nacido de nuevo' perder la salvacion, solamente demuestra que el que tal cosa dice no ha entendido en realidad lo que ocurre cuando una persona es salva.  Una vez entedemos las doctrinas de la Elección, la Justificación y la Regeneración, entre otras; ademas de recibir las declaraciones biblicas que directa e indirectamente testifican que la salvación es eterna, entonces podemos entender como es posible que una persona salva nunca puede perderse.

Para leer más sobre el tema del libro de la vida:

 

 


Volver arriba

Hit Counter

 

 

 

 


Procura pues con diligencia, presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad.

I Timoteo 2:15