Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christ's - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

     

Las Siete Palabras
-por Jorge L. Trujillo
Viernes 21 de Marzo de, 2008.

Jesus fue juzgado por sedición y blasfemia. Fueron seis los juicios a los que fue expuesto.  3 juicios fueron religiosos (por los líderes judíos) y 3 fueron civiles (por las autoridades Romanas).  Fue Presentado ante Pilatos, y luego ante Herodes.  Jesús fue azotado, abofeteado, escupido y humillado.  Se le ofrece a la multitud liberar a Jesús en cambio de Barrabás, sin embargo los líderes no están de acuerdo, quieren ver a Jesús muerto.

1.     Padre Perdónales porque no saben lo que hacen (Luc. 16:34)

Constituye esta palabra la postura cumbre de la doctrina evangélica sobre el amor; y pronto fue practicada por los cristianos, como en el caso de Esteban (Hechos 7,60). Esta palabra falta en algunos códices. El motivo que ocasionó la supresión parece ser la intención de los copistas de subrayar de este modo la responsabilidad de los judíos. Sin embargo, la admiten todas las ediciones críticas. Es coherente con la doctrina de Cristo sobre el amor a los enemigos (Mateo 5,44), con la oración del Padrenuestro (Mateo 6,9-13) y con su propia conducta durante la pasión (Mateo 22,48.51).

a.      Una oración personal al padre celestial

b.      Intercede por los mismos asesinos que le perdonan

c.      ‘Padre’ significa que hay una intima comunión

d.      El propósito de la cruz era traer perdón y eso mismo hizo Cristo, pidió a Dios que perdonara quienes lo mataban.  Jesús pide ante Dios por los romanos, los líderes judíos religiosos (fariseos y saduceos), por los líderes romanos, por el pueblo de Israel y el pueblo gentil.  Cristo estuvo allí intercediendo por cada uno de nosotros que como los que le mataron, tampoco sabemos lo que hacemos.

2.     De cierto te digo que hoy estarás  conmigo en el paraíso (Luc. 23:43)

Es la respuesta de Cristo a la súplica del ladrón arrepentido. Jesús le promete la vida eterna.

a.      Crucificado entre dos criminales

b.      Cruz es el castigo de pena capital más horrible del gobierno romano

c.      El que clama a Jesús puede estar seguro que él responde

d.      La vida eterna comienza aquí y ahora

e.      En Cristo encontramos la vida eterna.

 

3.     Madre he ahí tu hijo, Hijo he ahí tu madre (Juan 19:26-27)

De todos los discípulos de Jesús, solo uno (Juan) estuvo cerca de Jesús durante sus juicios.  ¿Por qué a Juan?  José había muerto, Juan era hijo de Zebedeo y Salomé quien era hermana de María y por lo tanto Juan era primo hermano de Jesús, lo cual también es probable.  Probablemente porque los hermanos de Jesús no creían en el (Juan 7:5); como María creía a Jesús, ella fue echada a un lado por la falta de fe de sus hijos. 

 

a.      Vemos que el evangelio que son rechazadas, palabras de Dios para quienes no tienen lugar en la sociedad.

b.      Con la muerte de Jesús, María quedaba desamparada, pero no fue demasiado su dolor como para olvidar de su madre.

c.      Sienta un ejemplo para que todos podamos seguir,  la iglesia (los verdaderos hermanos de Jesús) está puesta para recibir al desamparado y necesitado.

4.     ¿Dios mío, Dios mío porque me has desamparado? (Marcos 15:34)

Es una oración tomada del salmo 22, que probablemente recitó completo y en arameo (Eli Eli lama sabachthani), lo cual explica la confusión de los presentes que creyeron ver en esta súplica una llamada de auxilio a Elías.

Esto es un acto de profunda soledad y alejamiento de su Padre. Este es el punto mas profundo de la cruz. Probablemente este sea el texto más misterioso. ¿Cómo es posible que Dios desampare al justo? ¿Cómo es posible que Dios se separe de su Hijo? ¿Cómo es posible que Dios se separe de sí mismo?

a.      Señala el profundo abismo que existe entre Dios y la humanidad

b.      Jesús revela que en el sentido más profundo de la palabra, todos estamos desamparados.

c.      Jesús se identifica con nosotros.  El desamparo de Jesús es el nuestro y su muerte es la nuestra.

5.     Tengo Sed (Juan 19:28)

Es la expresión de un ansia de Cristo en la cruz. Se trata, en primer término, de la sed fisiológica, uno de los mayores tormentos de los crucificados. La palabra está tomada de los salmos 19:21; 68: 22:15 y 21:16. Se interpreta en sentido alegórico: la sed espiritual de Cristo de consumar la redención para la salvación de todos. Cuadra con la estructura del cuarto evangelio, y nos evoca la sed espiritual que Cristo experimentó junto al pozo de la Samaritana (lo 4,7).

Muestra la humanidad de Jesucristo, es un hombre real, no un fantasma sino un ser humano verdadero. Su dolor fue tan real como el nuestro,

El vinagre (Marcos 15:23) vino mezclado con cidra.  Se le daba al crucificado para endrogar al penitente. Se le daba para que la pena del crucificado no fuera tan amarga.  El vino ayudaría al crucificado a olvidar su dolor.  Muchas personas desean escapar su dolor en las drogas y el alcohol.

Cristo nos enseña otro camino: Jesús enfrentó su futuro.  Ante la copa que estaba tomando, Jesús se negó a tomar el vino que se le ofrecía.

6.     Consumado Es (Juan 19:30)

 

«Todo está cumplido»

Se puede interpretar como la proclamación en boca de Cristo del cumplimiento perfecto de la Sagrada Escritura en su persona. Esta palabra pone de manifiesto que Jesús era consciente de que había cumplido hasta el último detalle su misión redentora. Es el broche de oro que corona el programa de su vida: cumplir la Escritura haciendo siempre la voluntad del Padre (Mt 5,17 ss.; 7, 24 ss.; Le 22,42; lo 4,34).

 

Es una declaración de victoria.  Cristo había cumplido su misión, había conseguido el propósito para el que fue enviado – la salvación de su pueblo. Con su obediencia perfecta, Jesucristo cumplió la ley en toda su totalidad. Durante su vida Jesús guardó la ley en toda su perfección, es lo que llamamos ‘obediencia activa’; en su muerte de cruz, Jesús llevó el castigo que requería la ley de todos aquellos que rompían sus ordenanzas.  Jesús logró ambas cosas a favor nuestro.  Por medio de su vida y su muerte podemos ser justificados delante del Dios padre.  Somos justos porque su justicia es contada a nosotros por medio de la fe.  Somos libres de condenación porque la culpa por todos nuestros pecados fue puesta sobre los lomos de Cristo y por eso podemos ser libres de condenación.  Cristo hizo una obra completa, no solamente nos quitó la culpa de nuestra cuenta, sino que también nos aseguró la vida eterna.

 

Jesús fue no solamente el cordero sino también el sumo sacerdote. Gracias a la muerte de Cristo hoy podemos nosotros allegarnos a Dios por medio de Jesús.  

 

En la cruz de Cristo: el diablo fue destruido, la ley fue cumplida, y nuestro pecado fue quitado.  No hay acusación, el abismo de separación entre Dios y los hombres ha desaparecido.  La cruz de Cristo revela la justicia divina.  La cruz abre la puerta al cielo a todo aquel que cree.

7.     Padre, en tus manos entrego mí espíritu (Lucas 23:46)

Esta palabra expresa la oblación de la propia vida, que Jesús pone a disposición del Padre. Evoca el salmo 30,6, en que el justo atormentado confía su vida al Dios bondadoso y fiel. En Cristo toda se había cumplido, sólo quedaba morir, lo que acepta con agrado y libremente (lo 10,18). Esteban, protomártir cristiano, que imitó a Cristo en la primera palabra, lo hizo también en esta última, encomendando su espíritu en el Señor Jesús (Hechos 7:59).

Abba, una palabra intima para referirse al ‘padre’.  Jesús dando cumplimiento  a la profecía (Salmo 22:8) puso su espíritu en manos de su padre amado.  Jesús pone su espíritu el cual salía de su cuerpo en aquella hora, al cuidado del Dios Padre.

Las últimas palabras de Jesús nos muestran un principio que todos los que tenemos a Dios como Padre podemos seguir.  Cuando llegue el momento de partir de este mundo, digamos tal como Jesús mismo dijo, “Padre, en tus manos entrego mi espíritu”.  Esteban pudo hacerlo, quiera Dios que nosotros también podamos en su debido momento.

 

Conclusión:

 

Cuando Cristo dijo su última palabra, en la Biblia se explica que el velo del templo se rasgó.  Ya no más había que ir a Jerusalén una vez al año para ofrecer un sacrificio el dia de la expiación.  El sacrificio perfecto ha sido completado y tanto usted y yo tenemos acceso a la presencia de Dios por medio de Cristo. 

 

Si usted todavía no ha tomado el beneficio de este sacrificio perfecto, hoy Jesús le extiende una invitación para que se beneficie de este sacrificio.  “si oyeres hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón”.

 

 

Fuente Adicional a la Biblia: http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Siete_Palabras

 

Copyright/Derechos ©2006 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna

{http://www.vidaeterna.org |  http://www.vidaeterna.net  | http://www.vidaeterna.es }

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al ariticulo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

Viernes 21 de Marzo de, 2008.

Hit Counter