Últimos Tiempos (Escatología)

 

Temas concernientes a los tiempos del fin, la segunda venida de Cristo, el rapto, el milenio, etc.  Le invitamos a que visite nuestra seccion de Escatologia para mas articulos sobre este tema.


(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¿Es posible que haya resurrecciones en estos días?

-Por Jorge L. Trujillo

Ciertamente no creo que sea sabio decir que Dios 'no puede' hacer algo o que Dios ya no hace esto o aquello.  Dios es Omnipotente y Soberano y no solamente 'tiene todo el poder' para hacer milagros y maravillas sino que 'tiene toda la libertad' para si así El lo desea hacerlo en cualquier época o tiempo.  No obstante, nosotros nos guiamos por la Biblia y entendemos que todo lo que Dios ha hecho (y hace) tiene una razón de ser.  Por lo tanto, cuando vemos los milagros obrados en el Antiguo Testamento entendemos que tuvieron una razón de ser, y un propósito divino.  Más allá de hacer un espectáculo de entretenimiento tenían como fin mostrar su poderío al mundo de entonces y el venidero.

Cuando Cristo vino y leemos los milagros que hizo en el Nuevo Testamento también entendemos que iban más allá de ser un simple medio de hacer la gente 'feliz' sino que tenían el propósito de demostrar el poder de Dios en la salvación de los hombres.  Dios sanaba para demostrar su 'poder' sobre el pecado, y levantaba muertos para demostrar su dominio sobre la muerte espiritual y como él podía dar "vida" al que él quisiera.

Con eso dicho, entendemos que "levantar muertos" hoy día, aunque Dios sí lo puede hacer, en verdad no va vemos que vaya de acuerdo al propósito de Dios para este tiempo.  Si en este tiempo, Dios levanta a alguno de los muertos o no, por lo tanto, debe ser meditado detenidamente y ver si en realidad se trata de una 'resurrección' de una 'resucitación'.  Es posible que personas 'parezcan' estar muertas cuando en realidad no lo están.

Aunque algunos dicen que Dios hace las resurrecciones en este tiempo para que las almas sean salvas, en verdad eso va en contra de lo que Cristo mismo dijo en la historia (parábola) de Lázaro y el rico.  Jesús dijo que si no creen a la predicación del evangelio, tampoco creerían si alguno se levantara de los muertos.

 

 

(Tiempo estimado: 1 - 2 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¿Es posible que haya resurrecciones en estos días?

-Por Jorge L. Trujillo

Ciertamente no creo que sea sabio decir que Dios 'no puede' hacer algo o que Dios ya no hace esto o aquello.  Dios es Omnipotente y Soberano y no solamente 'tiene todo el poder' para hacer milagros y maravillas sino que 'tiene toda la libertad' para si así El lo desea hacerlo en cualquier época o tiempo.  No obstante, nosotros nos guiamos por la Biblia y entendemos que todo lo que Dios ha hecho (y hace) tiene una razón de ser.  Por lo tanto, cuando vemos los milagros obrados en el Antiguo Testamento entendemos que tuvieron una razón de ser, y un propósito divino.  Más allá de hacer un espectáculo de entretenimiento tenían como fin mostrar su poderío al mundo de entonces y el venidero.

Cuando Cristo vino y leemos los milagros que hizo en el Nuevo Testamento también entendemos que iban más allá de ser un simple medio de hacer la gente 'feliz' sino que tenían el propósito de demostrar el poder de Dios en la salvación de los hombres.  Dios sanaba para demostrar su 'poder' sobre el pecado, y levantaba muertos para demostrar su dominio sobre la muerte espiritual y como él podía dar "vida" al que él quisiera.

Con eso dicho, entendemos que "levantar muertos" hoy día, aunque Dios sí lo puede hacer, en verdad no va vemos que vaya de acuerdo al propósito de Dios para este tiempo.  Si en este tiempo, Dios levanta a alguno de los muertos o no, por lo tanto, debe ser meditado detenidamente y ver si en realidad se trata de una 'resurrección' de una 'resucitación'.  Es posible que personas 'parezcan' estar muertas cuando en realidad no lo están.

Aunque algunos dicen que Dios hace las resurrecciones en este tiempo para que las almas sean salvas, en verdad eso va en contra de lo que Cristo mismo dijo en la historia (parábola) de Lázaro y el rico.  Jesús dijo que si no creen a la predicación del evangelio, tampoco creerían si alguno se levantara de los muertos.

 

 

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo



Estudiando su artículo El Reino Milenial de Cristo donde concluye que la resurrección de los Santos ocurrirá en el último día entonces las resurrección de la que habla Mateo 27:52,53 a cuál pertenece y la de las personas que han resucitado en el antiguo Testamento y Durante el Ministerio de Cristo dónde las ubicamos.


Entendemos que las resurrecciones que menciona Mateo que ocurrieron el día de la muerte de Cristo, tal como las que ocurrieron en su ministerio, tienen que ver con 'tipología' o 'simbolismo' de una mejor resurrección, la presente resurrección espiritual de los creyentes y la futura resurrección del cuerpo.

Esos muertos, tal como Lázaro y otros que fueron resucitados en el ministerio de Jesús y también en el AT, tienen que ver con la realidad que ocurre por medio de la muerte de Cristo. Tal como los muertos resucitaron (por medio de la muerte de Cristo) y vinieron a la Ciudad Santa terrenal la cual era tipo de la verdadera Ciudad Santa, la Celestial, la cual es ahora representada por "la Iglesia" aquí en la tierra (Hebreos 12); ASI también, espiritualmente, Cristo, por medio de su muerte, nos dio vida (resurrección espiritual) y por eso tenemos acceso a la Ciudad Santa, la Jerusalén Celestial.

Aquellos muertos, volvieron a morir y han de resucitar 'el último día' para ser juzgados, JUNTO con todos los demás muertos.

Romanos 6:4  

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.  

1 Corintios 15:21  

Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.  

(Contestada: Oct, 8, 2002; Publicada: Agosto 15, 2007)

Copyright/Derechos ©
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet
 

Ministerios Vida Eterna, Inc.

http://www.vidaeterna.org / http://www.vidaeterna.net / http://www.vidaeterna.es

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno 


 

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo



Estudiando su artículo El Reino Milenial de Cristo donde concluye que la resurrección de los Santos ocurrirá en el último día entonces las resurrección de la que habla Mateo 27:52,53 a cuál pertenece y la de las personas que han resucitado en el antiguo Testamento y Durante el Ministerio de Cristo dónde las ubicamos.


Entendemos que las resurrecciones que menciona Mateo que ocurrieron el día de la muerte de Cristo, tal como las que ocurrieron en su ministerio, tienen que ver con 'tipología' o 'simbolismo' de una mejor resurrección, la presente resurrección espiritual de los creyentes y la futura resurrección del cuerpo.

Esos muertos, tal como Lázaro y otros que fueron resucitados en el ministerio de Jesús y también en el AT, tienen que ver con la realidad que ocurre por medio de la muerte de Cristo. Tal como los muertos resucitaron (por medio de la muerte de Cristo) y vinieron a la Ciudad Santa terrenal la cual era tipo de la verdadera Ciudad Santa, la Celestial, la cual es ahora representada por "la Iglesia" aquí en la tierra (Hebreos 12); ASI también, espiritualmente, Cristo, por medio de su muerte, nos dio vida (resurrección espiritual) y por eso tenemos acceso a la Ciudad Santa, la Jerusalén Celestial.

Aquellos muertos, volvieron a morir y han de resucitar 'el último día' para ser juzgados, JUNTO con todos los demás muertos.

Romanos 6:4  

Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.  

1 Corintios 15:21  

Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.  

(Contestada: Oct, 8, 2002; Publicada: Agosto 15, 2007)

Copyright/Derechos ©
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet
 

Ministerios Vida Eterna, Inc.

http://www.vidaeterna.org / http://www.vidaeterna.net / http://www.vidaeterna.es

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno 


 

(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo


Pregunta:

¿Estará la iglesia  junto con el anticristo en los posiblemente 7 años de duración del gobierno del anticristo? 


La contestación a su pregunta es "SI". La iglesia estará en la tierra junto con los impíos hasta el último día del mundo.  La Biblia lo indica muy claramente...

LAS ENSEÑANZAS PABLO

En el libro de I Tesalonicenses 4:13-18 el apóstol Pablo aclarando quizás sus interrogantes respecto a los cristianos que morían, les habla a los de Tesalónica respecto a nuestra esperanza y a los sucesos los cuales ya hemos leído en I Corintios 15.
 

I Tesalonicenses 4:13-18 "Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en el. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos para siempre con el Señor." (I Tesalonicenses 4:13)

En II Tesalonicenses aunque algunos no quieren vincular lo que ahí se dice con lo que acabamos de leer, es claro que el apóstol Pablo continua hablando acerca de los mismos sucesos pero con más detalles. En esta parte se menciona al hombre de pecado (el Anticristo) pero el tema es el mismo, veamos:

II Tesalonicenses 2:1-3 "1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con el, os rogamos hermanos, 2 que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis , ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor esta cerca 3 NADIE OS ENGANE EN NINGUNA MANERA; PORQUE NO VENDRA SIN QUE ANTES VENGA LA APOSTASIA, Y SE MANIFIESTE EL HOMBRE DE PECADO, EL HIJO DE PERDICION.

En estos versos, Pablo nos habla acerca de 3 sucesos 1. La venida de nuestro Señor, 2. Nuestra reunión con El y 3. El día del Señor.

Primero- Debemos notar el orden que Pablo uso para los primeros dos eventos. Sinceramente no creo que el orden usado por Pablo sea casualidad, o que el Espíritu Santo quien es el que inspira la Biblia haya decidido que este orden no tiene importancia o que simplemente nos quiere confundir. No lo creo. Pablo sabe que la reunión de los santos con Jesús ocurrirá en Su venida, por lo cual, primero ocurre la venida, y seguidamente la reunión con El.

Segundo-Lo que Pablo dice después de estos versos es de mayor importancia aún. Pablo vincula los acontecimientos anteriores directamente con el día del Señor. Pablo está tratando el asunto respecto a la venida y la reunión de los santos con Cristo y eso es precisamente lo que hace. El no empieza un tema nuevo acerca del día del Señor sin terminar de aclarar el asunto que acaba de introducir. El nos dice que la venida de Cristo y la reunión de sus santos con el (arrebatamiento) tendrán lugar el día del Señor. Es interesante que el día del Señor sea precedido por señales en el sol, la luna y las estrellas.

Tercero- También Pablo dice que el día del Señor no ha de acontecer hasta que se halla manifestado el hombre de pecado el hijo de perdición. Este hombre de pecado, hijo de perdición. De acuerdo a los teólogos bíblicos este es el 'Anticristo'. Así que claramente vemos que la venida de nuestro Señor por sus santos tomará lugar después que haya venido la apostasía y se haya manifestado el anticristo. Por consiguiente la iglesia estará todavía en la tierra cuando esto suceda, y verá estos acontecimientos.

La Iglesia no solamente verá el comienzo de este gobierno del Anticristo sino que sufrirá a mano de el por causa del nombre de Cristo tal como lo dijo Jesús a sus discípulos en el monte de los Olivos...

LA TRIBULACION

Muy contrario a lo que se nos ha enseñado y aunque muchos no lo quieran aceptar la Biblia nos dice que la tribulación será para los escogidos, es decir, la tribulación de parte del sistema del mundo incluyendo la persecución del Anticristo(s). Los impíos también tendrán su tribulación pero ésta será de parte de Dios, será más como castigo para ellos, lo podemos entender en la Biblia como la ira de Dios.

En Mateo 24:1; 9 dice:

1 MIRAD QUE NADIE OS ENGANE. PORQUE VENDRAN MUCHOS EN MI NOMBRE, DICIENDO YO SOY EL CRISTO (los Anti-Cristos), Y A MUCHOS ENGANARAN (La Apostasía). 2 "y os entregaran a tribulación, y os mataran, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre".

Esto será antes del Anticristo manifestarse, durante el periodo de "principio de dolores" que hablo Jesús. Después de la manifestación del Anticristo, la tribulación será peor. En Mateo 24:20-21 se nos dice:

"Orad, para que vuestra huida no sea en invierno, ni en día de reposo; 21 porque entonces habrá gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá".

Debemos tener en mente que los creyentes serán perseguidos y matados (atribulados) por causa del nombre de Jesús. Esta persecución comenzó con la iglesia primitiva y en los tiempos del fin (del Anticristo) será aún peor.

En el libro de Apocalipsis 13:7 hablando de la bestia (el sistema gobierno satánico anticristo) dice:

"Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos".

¿Quiénes son estos santos?

La palabra "santos" significa "separados" y vemos que este nombre es dado a los creyentes. El apóstol Pablo se refería a la iglesia como "los santos" (Filipenses 4:21; Hebreos 13:24); el apóstol Pedro nos llama 'nación santa' (I Pedro 2:9); Judas nos llama "santos" (Judas 3).  Aunque algunos mal-llamados maestros bíblicos hacen "una diferencia inexistente" entre este grupo diciendo que son "los santos de la tribulación", tal cosa es simple confusión pues la Biblia no respalda tal idea en ninguna forma.

Para un estudio más completo sobre el rapto de la iglesia, visite: "El rapto de la iglesia: ¿Cuándo Será?"

¡Amén!


(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo


Pregunta:

¿Estará la iglesia  junto con el anticristo en los posiblemente 7 años de duración del gobierno del anticristo? 


La contestación a su pregunta es "SI". La iglesia estará en la tierra junto con los impíos hasta el último día del mundo.  La Biblia lo indica muy claramente...

LAS ENSEÑANZAS PABLO

En el libro de I Tesalonicenses 4:13-18 el apóstol Pablo aclarando quizás sus interrogantes respecto a los cristianos que morían, les habla a los de Tesalónica respecto a nuestra esperanza y a los sucesos los cuales ya hemos leído en I Corintios 15.
 

I Tesalonicenses 4:13-18 "Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en el. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos para siempre con el Señor." (I Tesalonicenses 4:13)

En II Tesalonicenses aunque algunos no quieren vincular lo que ahí se dice con lo que acabamos de leer, es claro que el apóstol Pablo continua hablando acerca de los mismos sucesos pero con más detalles. En esta parte se menciona al hombre de pecado (el Anticristo) pero el tema es el mismo, veamos:

II Tesalonicenses 2:1-3 "1 Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con el, os rogamos hermanos, 2 que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis , ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor esta cerca 3 NADIE OS ENGANE EN NINGUNA MANERA; PORQUE NO VENDRA SIN QUE ANTES VENGA LA APOSTASIA, Y SE MANIFIESTE EL HOMBRE DE PECADO, EL HIJO DE PERDICION.

En estos versos, Pablo nos habla acerca de 3 sucesos 1. La venida de nuestro Señor, 2. Nuestra reunión con El y 3. El día del Señor.

Primero- Debemos notar el orden que Pablo uso para los primeros dos eventos. Sinceramente no creo que el orden usado por Pablo sea casualidad, o que el Espíritu Santo quien es el que inspira la Biblia haya decidido que este orden no tiene importancia o que simplemente nos quiere confundir. No lo creo. Pablo sabe que la reunión de los santos con Jesús ocurrirá en Su venida, por lo cual, primero ocurre la venida, y seguidamente la reunión con El.

Segundo-Lo que Pablo dice después de estos versos es de mayor importancia aún. Pablo vincula los acontecimientos anteriores directamente con el día del Señor. Pablo está tratando el asunto respecto a la venida y la reunión de los santos con Cristo y eso es precisamente lo que hace. El no empieza un tema nuevo acerca del día del Señor sin terminar de aclarar el asunto que acaba de introducir. El nos dice que la venida de Cristo y la reunión de sus santos con el (arrebatamiento) tendrán lugar el día del Señor. Es interesante que el día del Señor sea precedido por señales en el sol, la luna y las estrellas.

Tercero- También Pablo dice que el día del Señor no ha de acontecer hasta que se halla manifestado el hombre de pecado el hijo de perdición. Este hombre de pecado, hijo de perdición. De acuerdo a los teólogos bíblicos este es el 'Anticristo'. Así que claramente vemos que la venida de nuestro Señor por sus santos tomará lugar después que haya venido la apostasía y se haya manifestado el anticristo. Por consiguiente la iglesia estará todavía en la tierra cuando esto suceda, y verá estos acontecimientos.

La Iglesia no solamente verá el comienzo de este gobierno del Anticristo sino que sufrirá a mano de el por causa del nombre de Cristo tal como lo dijo Jesús a sus discípulos en el monte de los Olivos...

LA TRIBULACION

Muy contrario a lo que se nos ha enseñado y aunque muchos no lo quieran aceptar la Biblia nos dice que la tribulación será para los escogidos, es decir, la tribulación de parte del sistema del mundo incluyendo la persecución del Anticristo(s). Los impíos también tendrán su tribulación pero ésta será de parte de Dios, será más como castigo para ellos, lo podemos entender en la Biblia como la ira de Dios.

En Mateo 24:1; 9 dice:

1 MIRAD QUE NADIE OS ENGANE. PORQUE VENDRAN MUCHOS EN MI NOMBRE, DICIENDO YO SOY EL CRISTO (los Anti-Cristos), Y A MUCHOS ENGANARAN (La Apostasía). 2 "y os entregaran a tribulación, y os mataran, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre".

Esto será antes del Anticristo manifestarse, durante el periodo de "principio de dolores" que hablo Jesús. Después de la manifestación del Anticristo, la tribulación será peor. En Mateo 24:20-21 se nos dice:

"Orad, para que vuestra huida no sea en invierno, ni en día de reposo; 21 porque entonces habrá gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá".

Debemos tener en mente que los creyentes serán perseguidos y matados (atribulados) por causa del nombre de Jesús. Esta persecución comenzó con la iglesia primitiva y en los tiempos del fin (del Anticristo) será aún peor.

En el libro de Apocalipsis 13:7 hablando de la bestia (el sistema gobierno satánico anticristo) dice:

"Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos".

¿Quiénes son estos santos?

La palabra "santos" significa "separados" y vemos que este nombre es dado a los creyentes. El apóstol Pablo se refería a la iglesia como "los santos" (Filipenses 4:21; Hebreos 13:24); el apóstol Pedro nos llama 'nación santa' (I Pedro 2:9); Judas nos llama "santos" (Judas 3).  Aunque algunos mal-llamados maestros bíblicos hacen "una diferencia inexistente" entre este grupo diciendo que son "los santos de la tribulación", tal cosa es simple confusión pues la Biblia no respalda tal idea en ninguna forma.

Para un estudio más completo sobre el rapto de la iglesia, visite: "El rapto de la iglesia: ¿Cuándo Será?"

¡Amén!


(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo


 

Mi pregunta es la siguiente, los niños serán arrebatados juntamente con los creyentes, no específicamente aquellos que tomaron la decisión de aceptar a Cristo como su Salvador, sino aquellos que tal vez no se les presente a Jesucristo y no tomaron la decisión, un decir el niño menor a 4 años... Gracias y bendiciones.  


La Biblia nos habla de que en arrebatamiento estarán todos los cristianos.  Muchos como usted también se han preguntado si los niños que no han tenido oportunidad de hacer profesión de fe se irán en el arrebatamiento.  Para algunos teólogos la respuesta es que todos los niños que no estén en ‘edad de responsabilidad’ se van no importando si sus padres son Creyentes o no lo son mientras que los que hayan pasado la edad de responsabilidad no se irán.  Otros teólogos de corte dispensacionalista dicen que los niños no se van en el arrebatamiento sino que se quedarán para poblar el milenio pero tal idea carece de base bíblica.  

Los hijos de los Cristianos están en una posición de ‘favor’ para con Dios y cuando la salvación llega a la casa de un creyente, los hijos menores de ese creyente son incluidos en los beneficios de esa salvación, especialmente aquellos que no tienen capacidad para decidir.  La Biblia dice que los hijos de los creyentes son santos mientras que los hijos de los no creyentes son inmundos.  

1 Corintios 7:14 Porque el marido que no es creyente es santificado por medio de su mujer; y la mujer que no es creyente es santificada por medio de su marido creyente; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mas ahora son santos.  

La santidad de los hijos viene a ‘causa’ o consecuencia de la posición de sus padres, más no así con los hijos de los inconversos y paganos.  La Biblia también dice que los inmundos no tienen parte en el reino de Dios:  

Efesios 5:5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, ó inmundo, ó avaro, que es servidor de ídolos, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  

Esto nos deja la ‘interrogativa’ de si los hijos de los paganos y los incrédulos, los cuales son considerados 'inmundos' en la Biblia, tienen parte en el arrebatamiento.  La respuesta parece indicar que no PERO la respuesta sería sí, solamente si por la gracia de Divina esos niños son purificados, santificados y recibidos por Dios.

 

(07-12-07)  

 

  

(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por Jorge L. Trujillo


 

Mi pregunta es la siguiente, los niños serán arrebatados juntamente con los creyentes, no específicamente aquellos que tomaron la decisión de aceptar a Cristo como su Salvador, sino aquellos que tal vez no se les presente a Jesucristo y no tomaron la decisión, un decir el niño menor a 4 años... Gracias y bendiciones.  


La Biblia nos habla de que en arrebatamiento estarán todos los cristianos.  Muchos como usted también se han preguntado si los niños que no han tenido oportunidad de hacer profesión de fe se irán en el arrebatamiento.  Para algunos teólogos la respuesta es que todos los niños que no estén en ‘edad de responsabilidad’ se van no importando si sus padres son Creyentes o no lo son mientras que los que hayan pasado la edad de responsabilidad no se irán.  Otros teólogos de corte dispensacionalista dicen que los niños no se van en el arrebatamiento sino que se quedarán para poblar el milenio pero tal idea carece de base bíblica.  

Los hijos de los Cristianos están en una posición de ‘favor’ para con Dios y cuando la salvación llega a la casa de un creyente, los hijos menores de ese creyente son incluidos en los beneficios de esa salvación, especialmente aquellos que no tienen capacidad para decidir.  La Biblia dice que los hijos de los creyentes son santos mientras que los hijos de los no creyentes son inmundos.  

1 Corintios 7:14 Porque el marido que no es creyente es santificado por medio de su mujer; y la mujer que no es creyente es santificada por medio de su marido creyente; de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mas ahora son santos.  

La santidad de los hijos viene a ‘causa’ o consecuencia de la posición de sus padres, más no así con los hijos de los inconversos y paganos.  La Biblia también dice que los inmundos no tienen parte en el reino de Dios:  

Efesios 5:5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, ó inmundo, ó avaro, que es servidor de ídolos, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  

Esto nos deja la ‘interrogativa’ de si los hijos de los paganos y los incrédulos, los cuales son considerados 'inmundos' en la Biblia, tienen parte en el arrebatamiento.  La respuesta parece indicar que no PERO la respuesta sería sí, solamente si por la gracia de Divina esos niños son purificados, santificados y recibidos por Dios.

 

(07-12-07)  

 

  

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El Pacto con mi siervo David: "Desearia que me ampliara estos versos"
Por Jorge L. Trujillo


Jeremías 33:20-21

"Deseo que me ampliara estos versos"

Por Jorge L. Trujillo


Jeremías 33 

14 "He aquí, vienen días"--declara el SEÑOR-- "en que cumpliré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 "En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar de David un Renuevo justo, y El hará juicio y justicia en la tierra. 16 "En aquellos días estará a salvo Judá, y Jerusalén morará segura, y este es el nombre con el cual será llamada: el SEÑOR, justicia nuestra." 17 Porque así dice el SEÑOR: "Nunca le faltará a David quien se siente sobre el trono de la casa de Israel; 18 y a los sacerdotes levitas nunca les faltará quien en presencia mía ofrezca holocausto, queme ofrendas de cereal y prepare sacrificios todos los días." 19 Y vino palabra del SEÑOR a Jeremías, diciendo: 20 Así dice el SEÑOR: "Si pudierais romper mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de modo que el día y la noche no vinieran a su tiempo, 21 entonces también se podría romper mi pacto con mi siervo David, y él no tendría hijo para reinar sobre su trono con los sacerdotes levitas, mis ministros. 22 "Como no se puede contar el ejército del cielo, ni se puede medir la arena del mar, así multiplicaré la descendencia de mi siervo David y de los levitas que me sirven."


Este pasaje de la Escritura es sumamente interesante y profundo.  Para contestar esta pregunta debemos mirar el contexto del pasaje.  Aunque algunos lo consideran como una referencia una todavía futura resurrección de David el segundo rey de Israel para reinar nuevamente sobre el pueblo de Israel, o a un reinado milenial después de la Segunda Venida de Cristo, la mejor interpretación es la que entiende este pasaje como una referencia a Cristo, el descendiente de David en el tiempo presente de la iglesia comenzando desde su resurrección y extendiéndose hasta la eternidad.

Cristo es el renuevo justo quien hace juicio y justicia en la tierra (vs. 15).  Cristo brota como renuevo de David.  Esta profecía es dada en otros lugares, por ejemplo en Isaías 4 se habla del ‘renuevo justo’ en Isaías 53 se habla del Mesías como el que sube como renuevo delante de Dios.  En Jeremías 23 se habla del renuevo que sube:

Jeremías 23:5 He aquí, vienen días--declara el SEÑOR-- en que levantaré a David un Renuevo justo; y El reinará como rey, actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la tierra. 

Esta profecía se cumplió con la primera venida de Cristo, nacido de María y el establecimiento del reino espiritual al que hoy pertenecemos por la fe (Col. 1:13) y del cual Jesús es Rey.

El verso 16 en este pasaje es de suma importancia porque se refiere a la ‘justicia’ que recibimos por medio del Mesías.  Pablo dice “justificados pues por la fe tenemos paz con Dios...” (Rom. 5:1).  Dios es el que justifica (Rom. 8).  Cristo es nuestra justicia, el nos reviste de esa justicia que necesitamos para estar ‘seguros’ en Dios. La seguridad aquí expresada es seguridad espiritual porque “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1).  Ciertamente hoy Judá y Jerusalén (ver Hebreos 8-9 donde se habla del pacto presente hecho con Judá e Israel pero que se cumple en la iglesia).  Judá y Jerusalén son  referencia a la iglesia, y los miembros salvados de la iglesia habitan seguros.  Pablo habla de esta seguridad cuando dice “no quiero ser hallado teniendo mi propia justicia que es por la ley sino la que es de Dios por medio de Cristo.

En el verso 17, Cristo es la simiente que nunca faltará sobre el trono de David porque el reino por los siglos de los siglos (Efesios 3:21; Rev. 11:15)

Los sacerdotes mencionados en el verso 18 y 21 son todos los cristianos. La Biblia nos llama a todos los creyentes sacerdotes (Rev. 1).  Pedro dice que somos ‘real sacerdocio’ y Juan en el libro de Apocalipsis nos llama una “reino de sacerdotes’.  Sin duda alguna, esto es una referencia a los cristianos en la presente era de la iglesia.  Es muy interesante que la descendencia de David se incontable (vs. 21) la misma cosa dicha a Abraham en cuanto a su descendencia que sería como la arena de la mar y como las estrellas del cielo.

Los versos 20-21 aseguran que esa profecía se cumpliría infaliblemente.  El pacto permanente con el sol y la luna eran señal de que Dios cumpliría su promesa.  Es decir el hecho de que siempre el sol alumbra de día y la luna de noche serviría como señal al pueblo de entonces de que la palabra de Dios conforme a esta profecía de levantar renuevo a David y sacerdotes levitas que le sirvan por siempre se cumpliría.  Y así ha sido, la profecía se cumplió con la venida de Cristo (el verdadero Rey David) quien ha sido levantado como Rey y sentado sobre su trono y de los sacerdotes levitas, los cristianos.

En su mensaje del día de Pentecostés, Pedro afirmó que esto es así, el dio testimonio de que el mismo rey David en su tiempo había hablado proféticamente sobre este evento cuando el Mesías reinaría como rey sobre Israel.

Hechos 2:22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; 23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; 24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. 25 Porque David dice de él:  

Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. 26 Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; 27 Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. 28 Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia. 29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. 30 Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.  

32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:  

Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.  

6 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor (Rey) y Cristo.  

El pacto hecho con David y mencionado en Jeremías 21 es el que hizo Dios por medio del profeta Natán.   En 2 Samuel 7 leemos sobre este pacto y promesa de Dios a este amado rey de Israel:

2 Samuel 7:12-15 'Cuando tus días se cumplan y reposes con tus padres, levantaré a tu descendiente después de ti, el cual saldrá de tus entrañas, y estableceré su reino. 13  'El edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre. 14  'Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres, 15  pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti. 16  'Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre.'" 17  Conforme a todas estas palabras y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.

El comentario sobre el pasaje de la Reina Valera 1995 sobre este pasaje me parece excelente:

Comentarios RV95:

2 Samuel 7.1-29 Esta promesa del Señor a David es uno de los textos más significativos del AT. Los intérpretes han identificado en la profecía dos temas predominantes: uno se refiere a David y su dinastía (v. 8-11,16); el otro a Salomón y al templo de Jerusalén (v. 12-15). Estos dos temas se presentan en forma antitética: no va a ser David el que construya una Casa para el Señor (es decir, un templo), sino su hijo Salomón; pero el Señor sí le construirá a David una casa (es decir, una dinastía). En esta promesa estaba en germen la esperanza mesiánica de Israel.

Verso 15: A partir de la profecía de Natán,  David y su dinastía fueron portadores de una promesa divina incondicional.  Basados en esta promesa,  los profetas y salmistas orientaron la esperanza de Israel hacia el futuro.  Los temas que más se destacan en la expresión de esta esperanza mesiánica son la estabilidad eterna de la dinastía davídica (Sal 89.19-37;  132.11;  Is 9.6-7;  11.1-10),  la filiación divina del rey (véase nota: Sal 2.7) su entronización a la derecha de Dios (Sal 110.1) y su dominio universal (Sal. 2).   En medio de la crisis provocada por la destrucción de Jerusalén y la caída del Ungido de Jehová en poder de los paganos (cf.  Lm 4.20),  esa esperanza no desfalleció,  sino que se robusteció cada vez más,  concentrándose en la figura de un rey ideal,  el Mesías descendiente de David.  El NT proclama el cumplimiento de esta esperanza mesiánica en la persona y en la obra de Jesús (cf.  Lc 4.16-21).

 

Salmo 2:7 -En el día de su elevación al trono, el rey era constituido "hijo de Dios" por adopción, de acuerdo con la promesa de 2 S 7.14: "Yo seré padre para él, y él será hijo para mí" (cf. Sal 89.26-27). El NT cita estas palabras en Hch 13.33; Heb 1.5; 5.5.).


Verso 17: La palabra casa, unas veces referida al palacio de David (v. 1-2), otras al templo (v. 5-7,13) y otras a la dinastía o descendencia davídica (11,16,19,25-27,29) es un término clave para la comprensión de este oráculo dinástico.)



Amén.

(Tiempo estimado: 5 - 10 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El Pacto con mi siervo David: "Desearia que me ampliara estos versos"
Por Jorge L. Trujillo


Jeremías 33:20-21

"Deseo que me ampliara estos versos"

Por Jorge L. Trujillo


Jeremías 33 

14 "He aquí, vienen días"--declara el SEÑOR-- "en que cumpliré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 "En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar de David un Renuevo justo, y El hará juicio y justicia en la tierra. 16 "En aquellos días estará a salvo Judá, y Jerusalén morará segura, y este es el nombre con el cual será llamada: el SEÑOR, justicia nuestra." 17 Porque así dice el SEÑOR: "Nunca le faltará a David quien se siente sobre el trono de la casa de Israel; 18 y a los sacerdotes levitas nunca les faltará quien en presencia mía ofrezca holocausto, queme ofrendas de cereal y prepare sacrificios todos los días." 19 Y vino palabra del SEÑOR a Jeremías, diciendo: 20 Así dice el SEÑOR: "Si pudierais romper mi pacto con el día y mi pacto con la noche, de modo que el día y la noche no vinieran a su tiempo, 21 entonces también se podría romper mi pacto con mi siervo David, y él no tendría hijo para reinar sobre su trono con los sacerdotes levitas, mis ministros. 22 "Como no se puede contar el ejército del cielo, ni se puede medir la arena del mar, así multiplicaré la descendencia de mi siervo David y de los levitas que me sirven."


Este pasaje de la Escritura es sumamente interesante y profundo.  Para contestar esta pregunta debemos mirar el contexto del pasaje.  Aunque algunos lo consideran como una referencia una todavía futura resurrección de David el segundo rey de Israel para reinar nuevamente sobre el pueblo de Israel, o a un reinado milenial después de la Segunda Venida de Cristo, la mejor interpretación es la que entiende este pasaje como una referencia a Cristo, el descendiente de David en el tiempo presente de la iglesia comenzando desde su resurrección y extendiéndose hasta la eternidad.

Cristo es el renuevo justo quien hace juicio y justicia en la tierra (vs. 15).  Cristo brota como renuevo de David.  Esta profecía es dada en otros lugares, por ejemplo en Isaías 4 se habla del ‘renuevo justo’ en Isaías 53 se habla del Mesías como el que sube como renuevo delante de Dios.  En Jeremías 23 se habla del renuevo que sube:

Jeremías 23:5 He aquí, vienen días--declara el SEÑOR-- en que levantaré a David un Renuevo justo; y El reinará como rey, actuará sabiamente, y practicará el derecho y la justicia en la tierra. 

Esta profecía se cumplió con la primera venida de Cristo, nacido de María y el establecimiento del reino espiritual al que hoy pertenecemos por la fe (Col. 1:13) y del cual Jesús es Rey.

El verso 16 en este pasaje es de suma importancia porque se refiere a la ‘justicia’ que recibimos por medio del Mesías.  Pablo dice “justificados pues por la fe tenemos paz con Dios...” (Rom. 5:1).  Dios es el que justifica (Rom. 8).  Cristo es nuestra justicia, el nos reviste de esa justicia que necesitamos para estar ‘seguros’ en Dios. La seguridad aquí expresada es seguridad espiritual porque “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1).  Ciertamente hoy Judá y Jerusalén (ver Hebreos 8-9 donde se habla del pacto presente hecho con Judá e Israel pero que se cumple en la iglesia).  Judá y Jerusalén son  referencia a la iglesia, y los miembros salvados de la iglesia habitan seguros.  Pablo habla de esta seguridad cuando dice “no quiero ser hallado teniendo mi propia justicia que es por la ley sino la que es de Dios por medio de Cristo.

En el verso 17, Cristo es la simiente que nunca faltará sobre el trono de David porque el reino por los siglos de los siglos (Efesios 3:21; Rev. 11:15)

Los sacerdotes mencionados en el verso 18 y 21 son todos los cristianos. La Biblia nos llama a todos los creyentes sacerdotes (Rev. 1).  Pedro dice que somos ‘real sacerdocio’ y Juan en el libro de Apocalipsis nos llama una “reino de sacerdotes’.  Sin duda alguna, esto es una referencia a los cristianos en la presente era de la iglesia.  Es muy interesante que la descendencia de David se incontable (vs. 21) la misma cosa dicha a Abraham en cuanto a su descendencia que sería como la arena de la mar y como las estrellas del cielo.

Los versos 20-21 aseguran que esa profecía se cumpliría infaliblemente.  El pacto permanente con el sol y la luna eran señal de que Dios cumpliría su promesa.  Es decir el hecho de que siempre el sol alumbra de día y la luna de noche serviría como señal al pueblo de entonces de que la palabra de Dios conforme a esta profecía de levantar renuevo a David y sacerdotes levitas que le sirvan por siempre se cumpliría.  Y así ha sido, la profecía se cumplió con la venida de Cristo (el verdadero Rey David) quien ha sido levantado como Rey y sentado sobre su trono y de los sacerdotes levitas, los cristianos.

En su mensaje del día de Pentecostés, Pedro afirmó que esto es así, el dio testimonio de que el mismo rey David en su tiempo había hablado proféticamente sobre este evento cuando el Mesías reinaría como rey sobre Israel.

Hechos 2:22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; 23 a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; 24 al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. 25 Porque David dice de él:  

Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. 26 Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; 27 Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. 28 Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia. 29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. 30 Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.  

32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. 33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. 34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:  

Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, 35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.  

6 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor (Rey) y Cristo.  

El pacto hecho con David y mencionado en Jeremías 21 es el que hizo Dios por medio del profeta Natán.   En 2 Samuel 7 leemos sobre este pacto y promesa de Dios a este amado rey de Israel:

2 Samuel 7:12-15 'Cuando tus días se cumplan y reposes con tus padres, levantaré a tu descendiente después de ti, el cual saldrá de tus entrañas, y estableceré su reino. 13  'El edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre. 14  'Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres, 15  pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti. 16  'Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre.'" 17  Conforme a todas estas palabras y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David.

El comentario sobre el pasaje de la Reina Valera 1995 sobre este pasaje me parece excelente:

Comentarios RV95:

2 Samuel 7.1-29 Esta promesa del Señor a David es uno de los textos más significativos del AT. Los intérpretes han identificado en la profecía dos temas predominantes: uno se refiere a David y su dinastía (v. 8-11,16); el otro a Salomón y al templo de Jerusalén (v. 12-15). Estos dos temas se presentan en forma antitética: no va a ser David el que construya una Casa para el Señor (es decir, un templo), sino su hijo Salomón; pero el Señor sí le construirá a David una casa (es decir, una dinastía). En esta promesa estaba en germen la esperanza mesiánica de Israel.

Verso 15: A partir de la profecía de Natán,  David y su dinastía fueron portadores de una promesa divina incondicional.  Basados en esta promesa,  los profetas y salmistas orientaron la esperanza de Israel hacia el futuro.  Los temas que más se destacan en la expresión de esta esperanza mesiánica son la estabilidad eterna de la dinastía davídica (Sal 89.19-37;  132.11;  Is 9.6-7;  11.1-10),  la filiación divina del rey (véase nota: Sal 2.7) su entronización a la derecha de Dios (Sal 110.1) y su dominio universal (Sal. 2).   En medio de la crisis provocada por la destrucción de Jerusalén y la caída del Ungido de Jehová en poder de los paganos (cf.  Lm 4.20),  esa esperanza no desfalleció,  sino que se robusteció cada vez más,  concentrándose en la figura de un rey ideal,  el Mesías descendiente de David.  El NT proclama el cumplimiento de esta esperanza mesiánica en la persona y en la obra de Jesús (cf.  Lc 4.16-21).

 

Salmo 2:7 -En el día de su elevación al trono, el rey era constituido "hijo de Dios" por adopción, de acuerdo con la promesa de 2 S 7.14: "Yo seré padre para él, y él será hijo para mí" (cf. Sal 89.26-27). El NT cita estas palabras en Hch 13.33; Heb 1.5; 5.5.).


Verso 17: La palabra casa, unas veces referida al palacio de David (v. 1-2), otras al templo (v. 5-7,13) y otras a la dinastía o descendencia davídica (11,16,19,25-27,29) es un término clave para la comprensión de este oráculo dinástico.)



Amén.