385px Paradise Lost 12¿Qué Significa que Satanás es Atado?

por el Rev.Carl A.P. Durham


Nota del Traductor: El autor de este artículo se refiere a los Dispensacionalistas como aquellos que no creen que el reino de Cristo todavía no ha sido establecido en la tierra. Eso es correcto, pero los Dispensacionalistas también sostienen que en la presente era de la iglesia, el reino existe 'en forma de misterio' por la ausencia del rey Jesús reinando en persona sobre la tierra. Ver sobre este concepto aquí.


Pasamos este discurso a Apocalipsis 20: 1-6, enfocándonos particularmente en la "atadura de Satanás" por un período de mil años. Primero, dos puntos de explicación para el título de esta conferencia:

1. No pretendo con este título decir que solo los Amilenialistas vean al Diablo como atado - obviamente, la obra encarnacional y soteriológica de Cristo por la cual Él destruyó la obra del diablo y lo ató debe ser objeto de regocijo para cualquier cristiano biblio-creyente serio. Más bien, la palabra Amilenial aquí simplemente tiene la intención de resaltar la interpretación simbólica que le doy a Apocalipsis 20 en su totalidad y a la atadura de Satanás en particular. Como Amilenialista, veo la referencia de Apocalipsis 20 a un milenio de mil años como un número simbólico, en lugar de un período literal de mil años, (por lo tanto, 'a'-milenialista, que significa "ningún/no milenio"), y la atadura de Satanás para aquellos mil años como referencia simbólica también.

2. Sin embargo, tal interpretación simbólica de los mil años en Apocalipsis 20 NO significa que yo vea a Apocalipsis 20 como vacío de significado o que niego la realidad que los mil años significan. Los mil años son un símbolo de algo; algo que creo que es de suma importancia para todos los cristianos, a saber, el reinado actual del Rey Jesús sobre todos sus enemigos. Quizás entonces una palabra mejor que 'amilenialismo' (que por la 'a' privativa puede implicar para algunos que no creemos nada sobre el milenio) sería lo que Jay Adams ha llamado "Milenialismo Realizado", es decir, la opinión de que estamos en el milenio de Apocalipsis 20 ahora y no hay un milenio literal por venir antes del Juicio Final, precisamente porque no se necesita tal milenio literal: Cristo ya está reinando con sus santos en la tierra y en el cielo, ¡y Satanás ya está atado!

Entonces, esta es la buena noticia. El éxito presente y futuro del reino de Cristo en la tierra ahora está asegurado. ¿Por qué? Porque Satanás es un enemigo derrotado, saqueado por Cristo y ya atado, como lo aclara Apocalipsis 20:2. Pero algunos estarían en desacuerdo con mi convicción de que Satanás ya está atado y el milenio ha comenzado. Tengo en mente aquí al Dispensacionalista Premilenial que cree que solo la Segunda Venida de Cristo marcará el comienzo del milenio de Apocalipsis 20:1-9. En su opinión, Cristo debe regresar a la tierra nuevamente para atar a Satanás. Entonces comenzará el reinado del reino de Cristo en la tierra por mil años y entonces las naciones serán 'desengañadas' (Apocalipsis 20:3). Hasta el regreso de Cristo, Satanás engaña activamente a las naciones, obstaculiza el evangelio y devasta la iglesia lo suficiente como para evitar que el reinado del Rey Jesús tenga lugar en la tierra. Pero después de que Cristo regrese, entonces reinará con Sus santos desde Jerusalén por mil años (Apocalipsis 20:4-9). Por lo tanto, los defensores de este punto de vista son llamados Premilenialistas porque creen que la Segunda Venida de Cristo debe tener lugar antes de que Satanás sea atado, el reino de Dios establecido, y el milenio inaugurado.

Ahora, hay muchos comentarios que me vienen a la mente acerca de esta idea de que solo la Segunda Venida de Cristo unirá efectivamente a Satanás y traerá el reino a la tierra. Pero quiero que pensemos en particular acerca de cómo esta visión Dispensacionalista Premilenialista hace que el reino de Dios en la tierra no exista hoy. Los partidarios de este punto de vista dicen que las naciones en Apocalipsis 20:3 (literalmente la etnia, el mundo gentil) están tan engañadas y satánicamente incapacitadas que hacen imposible que el reino de Dios se establezca en la tierra en este momento. Para ellos, el reino es una esperanza futura de la que la iglesia de hoy no forma parte. De hecho, según estos Dispensacionalistas, la separación entre la iglesia de hoy y el futuro reino del milenio es tan completa que dividen la Biblia en dos libros: el libro del Reino y el libro de la iglesia, con un evangelio diferente para cada una de estas edades: el evangelio de la gracia gratuita que la iglesia debe predicar hoy y el evangelio del reino que será predicado después de que Cristo regrese y el reino milenial comience.

Pero por ahora, el reino de Dios y la buena noticia de su llegada a la tierra es inexistente. Solo después de que la Iglesia sea arrebatada al cielo y Satanás sea atado en el abismo, el mundo gentil tendrá una oportunidad ilimitada de conocer el reino terrenal completo de Cristo en sus vidas. Esta será la gran conversión del mundo gentil, la "séptima dispensación", la "dispensación del reino" cuando Cristo tomará el pacto del reino con David y lo traerá a la tierra con éxito por primera vez. Solo entonces se cumplirán las profecías del Antiguo Testamento sobre la venida del reino.

Haga una pausa y asimile eso. Aquí hay personas, de hecho, muchos cristianos estadounidenses, que realmente creen que Satanás debe estar atado en el futuro regreso de Cristo antes de que se cumplan las promesas del reino en la tierra y antes de que el evangelio sea realmente efectivo en la conversión de las naciones. Hasta entonces, las naciones están tan engañadas que la evidencia del reinado de Cristo en la tierra será escasa a medida que la sociedad vaya de mal en peor. Tales personas, como mi querida abuela, concluyen sombríamente que "el fin debe estar cerca" (como las cosas en la Sociedad Estadounidense en los años 60 iban de mal en peor), buscan escapar de los problemas de este mundo esperando que el Rapto esté a punto de suceder. No hay esperanza en este punto de vista, como ve, para que las naciones se desengañen ahora; para que el evangelio tenga éxito, progreso y crecimiento en todo el mundo ahora.

Pero se pone peor: al menos algunos dispensacionalistas piensan que Cristo realmente intentó traer el reino de Dios a la tierra en su primera venida, pero no pudo establecerlo frente a la desobediencia y el pecado humano. Según el Dispensacionalista Premilenial Dave Hunt, citado por Bruce Barron en su libro ¿El cielo en la tierra?, Dios tuvo un "completo cambio de planes" después de que Jesús no pudo superar el antagonismo de los judíos. Según Barron, Hunt afirma que, "Jesús vino a la tierra inicialmente en la Encarnación para inaugurar el reino de Dios pero, cuando fue rechazado por los judíos, redujo su agenda y llamó a la iglesia en su lugar". Barron luego concluye sorprendentemente, siguiendo el ejemplo de Dave Hunt: "Los dispensacionalistas asumen que la desobediencia humana puede hacer que Dios haga ajustes considerables a mitad de camino".

Ahora, aparte de los problemas teológicos de peso que invita a una visión tan 'abierta' de Dios, (incluso si uno reconoce, como la Biblia de Scofield, que Dios al menos sabía de antemano sobre el rechazo de Su reino, pero parece haber sido incapaz de hacer algo al respecto), existe la estrecha cuestión de si Cristo realmente vio su inauguración del reino de Dios como un fracaso y si realmente vio el llamamiento de la iglesia como una ocurrencia tardía entre paréntesis o como un 'plan b'. ¿Cuál fue la opinión del propio Jesús de su actual gobierno real sobre las naciones?

En respuesta a tales preguntas, considere el punto de vista de Jesús sobre el estado actual del reino cuando le habla a su iglesia en la Gran Comisión en Mateo 28: 18-20: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos de todas las naciones (la misma palabra de Apocalipsis 20: 3, ethne se usa aquí), bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo". Note especialmente la amplitud de la autoridad sobre la cual Cristo basa Su Gran Comisión en la afirmación de Mateo 28:18: "Toda autoridad me ha sido dada". Aquí Cristo reclama el derecho legal, la capacidad y el poder de hacer lo que le plazca con los cielos y la tierra. La autoridad (exousia significa prerrogativa absoluta) es suya para hacer lo que quiera. Entonces, ¿qué quiere decir Él en Mateo 28: 19-20? Quiere las naciones, la etnia, sean discipuladas y "enseñadas a observar todas las cosas que él ha mandado". ¿Permitirá, entonces, que el Diablo continúe engañando a las naciones y por lo tanto obstaculice Su deseo de discipular e incorporar a las naciones a Su iglesia?

Además, Dios el Padre parece estar determinado como Su Hijo, a ver el reinado de Su reino y la atadura de Satanás realizada en la tierra aquí y ahora. Considere, por ejemplo, el Salmo 2:7 y 8, que se interpretan como una descripción de la victoria de la resurrección de Cristo en Hechos 13:30-33. Aquí se declara públicamente a Cristo como el Hijo de Dios en virtud de la resurrección. Entonces, ¿qué piensa hacer Dios Padre por medio del Hijo desde que resucitó de entre los muertos, victorioso sobre sus enemigos? La respuesta se encuentra en el Salmo 2:8: "Pídeme y te daré las naciones por herencia".

¿Cuándo aprovechó el Hijo su oportunidad para hacer esta petición de gobernar las naciones? Seguramente en su ascensión, cuarenta días después de Pascua. ¿Recuerda lo que Cristo le dice a la iglesia mientras se prepara para ascender, haciéndose eco del lenguaje de autoridad y poder en la Gran Comisión? "Recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra" (Hechos 1:8). Después de Pentecostés, esta promesa de poder para la iglesia se cumplió, cuando el Espíritu Santo fue derramado por Cristo desde Su gloria ascendida en el cielo (Hechos 2:33).

Entonces, ¿cómo interpretó la Iglesia la entrega del Espíritu en Pentecostés? ¿Se veían a sí mismos como meramente un paréntesis, en modo de supervivencia esperando el Rapto, esperando el verdadera establecimiento del reino de Dios después de la segunda venida de Cristo? Evidentemente no, porque en Hechos 4:24-29 la iglesia cita el mismo Salmo acerca de Cristo heredando las naciones, interpreta su lucha en términos de ese Salmo y ora por valentía para testificar a los hombres a quienes Cristo han sido dados como Su herencia, ya sea se encuentran en "Jerusalén, Judea o los confines de la tierra". Evidentemente, la iglesia primitiva no estaba de acuerdo con el argumento de Dave Hunt de que Dios tenía que cambiar sus planes y posponer sus promesas Davídicas y Mesiánicas de gobierno terrenal hasta el [futuro] Milenio. Ellos [en el libro de Hechos] hablan como si las palabras de Dios en los labios de David en el Salmo 2 ¡Ya se están cumpliendo en medio de ellos!

Pero aún escucho la preocupación de la voz escéptica. "¿Qué hay de la atadura de Satanás? ¿No es un león rugiente que busca a quien devorar? ¿No es el dominio de Satanás sobre el mundo, demostrado por el surgimiento de toda clase de maldad entre nosotros, una prueba de que Jesús no pudo vencer la desobediencia de la nación de Israel y la ceguera satánica de las naciones y, por lo tanto, insertó la era de la iglesia como una parada mientras los planes del reino se 'pospusieron'? Todavía me parece que Dios tuvo que cambiar Su plan desde la inauguración profética inicial del reino de David a uno de simplemente reunir unos pocos conversos en una institución temporal llamada la iglesia". (Además, para hacer esta objeción potencial aún más potente, podríamos agregar que muchos consideran la atadura de Satanás en Apocalipsis 20:2-3 tan diferente en su finalidad que cualquier derrota anterior de Satanás mencionada en las Escrituras porque dice que Satanás es "arrojado a un abismo sin fondo." Eso", dirían muchos Premilenialistas, "aún no ha sucedido".

Pero, ¿se da cuenta de que Jesús mismo vio a Satanás como definitivamente atado en virtud de la llegada del reino de Dios entre los hombres en Su encarnación? Vea cómo Jesús razona con sus enemigos en Mateo 12:28-29: "Si yo echo fuera demonios por el Espíritu de Dios, ciertamente el reino de Dios ha venido sobre ustedes. O, ¿cómo puede uno entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes a menos que primero ate al hombre fuerte?"

Aquí Cristo está argumentando que su poder sobre el mundo demoníaco, lejos de ser una prueba de su alianza con Satanás, es una prueba de la derrota de Satanás. Está declarando que ha atado al hombre fuerte. Sí, sin duda, Cristo reconoce que Satanás todavía tiene un reino organizado, que "permanece" según Mateo 12:26. Nada de lo que dice Jesús implica que Satanás de ahora en adelante estará inactivo en este mundo. Pero está atado y derrotado en la medida en que no puede detener ni la llegada ni el avance del reino de Dios. "El reino ha llegado". La prueba de esto, señala Jesús, es que Satanás no puede detener la liberación de aquellos que habían estado previamente bajo su dominio.

Entonces, sí, Jesús reconoce que el reino de Satanás todavía está "en pie". Y estaríamos de acuerdo con aquellos que dicen que hay componentes de la gloriosa victoria de Cristo sobre todos sus enemigos que esperan la segunda venida. Pero no creo que tal consumación incluya la atadura de Satanás en Apocalipsis 20:2-3. Compárese con Judas, en el sexto versículo de su libro, quien sostiene que los mismos demonios que estaban tan activos contra el ministerio de Jesús y a quienes Jesús derrotó en nuestro texto anterior en Mat.12 ¡Ya estaban "apresados ​​y encarcelados" desde los días de Noé! Tampoco estuvieron activos solo durante el ministerio de Jesús. Porque estos mismos ángeles caídos, que son los "principados y potestades" demoníacos contra quienes luchamos en la iglesia según Efesios 6: 11 y 12, son los que Judas declara que fueron "encadenados en la oscuridad para el juicio de ese gran día". Como concluye amablemente el profesor Strimple (pág. 124, Three Views on the Millennium and Beyond, ed. Darrell Bock (Tres posiciones sobre el Milenio y más allá):

"Bien podríamos preguntar, entonces: si Judas, por la inspiración del Espíritu Santo, puede describir a todos estos seres demoníacos (todavía activos) como en cadenas eternas ahora, ¿por qué debería pensarse que interpretar que Satanás está atado como una referencia? ¿Qué es verdad ahora es de alguna manera inconsistente con la actividad presente de Satanás?"

Entonces, sí, Jesús, Pablo y Judas todos reconocieron que habrá un tiempo en que la victoria de Cristo será consumada, cuando la actividad de Satanás finalmente cesará y Satanás mismo será arrojado al "lago de fuego" (Apocalipsis 20:10). Pero incluso ahora, está atado y, por lo tanto, no puede detener la llegada y el avance del reino. Esa es la gran esperanza cristiana para todo creyente, ya sea Posmilenial, Amilenial o Premilenial clásico.

Ahora, antes de resumir esta conferencia, permítame darle dos palabras finales de aplicación:

1. Precisamente porque Satanás está atado y el reino ha llegado, no temas trabajar por el Evangelio dondequiera que Dios te ponga. No hay lugar demasiado desolado, demasiado malvado, demasiado duro, demasiado difícil para que la iglesia lo reclame como su lugar en el nombre de Jesús. Cada centímetro cuadrado ya pertenece al Rey Jesús. George MacDonald tiene una hermosa ilustración de esto al describir las ruinas de una antigua iglesia sobre el océano Atlántico en la costa de Inglaterra, que él y un amigo llamado Percivale acaban de descubrir y están explorando:

“¡Qué cementerio vacío y desolado era!”. No había un árbol en ese cementerio. Hierba rancia era la única cubierta de la tierra levantada con los muertos debajo. La antigua iglesia estaba en el medio, con su baja y fuerte torre cuadrada, y su nave larga y estrecha, la cresta encorvada por la edad, como el lomo de un caballo agotado al servicio del hombre, y su pequeño presbiterio hogareño, como una pequeña cabaña que se había apoyado contra su extremo para protegerse de las ráfagas de vientos occidentales. Estaba cerrada y no podíamos entrar. Pero de todas las iglesias desgastadas por el mundo y de aspecto triste, esa era una de las más lúgubres que jamás había visto. Seguramente necesitaba el Evangelio de la resurrección predicado fervientemente allí, para evitar que se hundirse en el polvo con consternación y cansancio ".

"Volviendo al otro lado" (escribe MacDonald), "encontré a Percivale sentado en el muro del cementerio, junto al mar. "Esa iglesia es opresiva", dijo Percivale. "Parece un gran sepulcro, un lugar construido sólo para los muertos - la Iglesia de los Muertos"".

(MacDonald responde) "Es sólo porque comparte con los vivos, sufre con ellos los golpes de la vida, los sobrevive, pero muestra, como el escudo del caballero de la Cruz Roja, las 'viejas marcas de heridas profundas'". Aun así, "responde Percivale,"¿no es un lugar lúgubre el que escogieron para levantar una iglesia? "

(MacDonald) "La iglesia debe estar en todas partes. No hay región en la que no deba, tenga, que entrar. Si rechaza cualquier lugar terrenal, se está alejando de su llamado. Esta se encuentra en lo alto, mirando hacia las aguas como señal del refugio de todas las tormentas, el reposo en Dios".

Cuán poderoso mensaje tiene que declarar la iglesia: En medio de todo el tumulto del mundo, ¡todo ya está bajo el dominio victorioso del trono real de Cristo!

2. Precisamente porque Satanás está atado, es un enemigo más peligroso que antes para aquellos que desconocen sus estratagemas. Escuche la descripción de Owen del pecado mortificado y vea si no está de acuerdo en que nos da una idea de por qué el Diablo derrotado, atado, parece ser hoy al menos tan, si no más, activo y virulento que antes de ser derrotado por Cristo: (pág. Vol. 6, pág. 30):

"Como un hombre clavado en la cruz; primero lucha y lucha, y grita con gran fuerza y ​​poder, teniendo lo que podría llamarse un 'dolor de muerte' que hace una apariencia de gran vigor y fuerza, así cuando un hombre por primera vez se pone en una lujuria o malestar, para lidiar con ella, lucha con gran violencia para desatarse; llora con fervor e impaciencia por ser satisfecha y aliviada ”.

¿No es eso lo que sucede ahora que Satanás está atado? Está más furioso que nunca "porque le queda poco tiempo". (Apocalipsis 12:12). ¡Ahora resiste como un animal herido cuya crueldad es más peligrosa precisamente porque sabe que se está muriendo! Tales pensamientos deberían moderar cualquier triunfalismo en nuestro corazón, hacernos diligentes para ser "conscientes de las maquinaciones de Satanás" (2 Cor. 2:11) y realistas acerca del esfuerzo necesario para reclamar este mundo para Cristo. La actividad de limpieza con la que ahora se nos encarga como iglesia victoriosa debe llevarse a cabo de la misma manera costosa en que se ganó la victoria por Cristo: a través del sufrimiento, a través de la sangre de los mártires, a través de la iglesia que demuestra su semejanza con Cristo. Cristo al llevar su cruz: estas son las formas en que se logra la victoria. Como dijo Jesús mismo: "Si el mundo te odia, sabes que me odió antes que a ti. Acuérdate de la palabra que te he hablado. Ningún siervo es más grande que su amo. Si ellos me persiguieron, también te perseguirán a ti. Si guardaron mi palabra, también guardarán la tuya" (Juan 16:18, 20).

Para resumir, escuche estas palabras de dos escoceses que han disfrutado de años fructíferos pero costosos de servicio en el reino: primero, palabras sobre el costo de esta victoria de mi amado pastor en el seminario, el fallecido William Still:

"Como cristianos que triunfamos en este mundo a través de Jesucristo, recibimos una inteligencia de Dios con respecto al mundo en que vivimos a través del cual, sobre la base de la victoria de Cristo que nos fue dada, esperamos ver esa victoria obrada en nuestras propias circunstancias también. Esto no siempre significa que seamos capaces de tomar al enemigo por el 'cogote del cuello' y echarlo. No fue así con Jesús: lo hizo en la Tentación en el desierto, sino no en la cruz: pasó por la muerte y venció venciendo a la muerte. También podemos tener que morir muchas muertes, pero venceremos en las resurrecciones de supervivencia y fecundidad que vendrán a través de la fe que se niega a ser derrotada, ¡incluso en la muerte! Como dice Frederick William Faber, aprendemos a perder con Dios, porque Jesús ganó el mundo a través de la vergüenza, y te indica su camino. Porque lo correcto es lo correcto, ya que Dios es Dios, y lo correcto debe ganar el día; Dudar sería deslealtad, vacilar sería pecado.

Escuche finalmente a Sinclair Ferguson, quien resume el fruto victorioso de la actual inauguración de Cristo de Su reino y Su actual atadura de Satanás de la siguiente manera:

  • El reino de Dios está aquí ahora. Viva en él (incluso si las cosas nunca mejoran).
  • El momento de llegar a las naciones es ahora porque el engaño de las naciones se ha eliminado. Vaya hacia eso.
  • Cristo es digno de morir en este mundo. Por tanto, viva para Él.

Cualquier punto de vista escatológico que no se adhiera a estos tres puntos principales es menos de lo que debería ser. Que Dios nos dé la gracia de vivir en el reino de Dios ahora; de ir a las naciones con el Evangelio ahora, y estar dispuestos a "morir muchas muertes" para servir a Cristo con toda nuestra vida, ahora.

[fin]

 

El Rev. Carl Durham es el Ministro de la Fraternidad Soberana Redentor de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa de Boise, Idaho.

______________________

Traducción del Artículo Original en Inglés: http://www.mountainretreatorg.net/eschatology/amill2.html

Añadido a este sitio: 3 de marzo, 2021

www.vidaeterna.org