(Tiempo estimado: 3 - 6 minutos)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Por Herman Hanko

Un lector se refiere a Mateo 27:9-10: "Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del valuado, que los hijos de Israel valoré, y los di para el campo del alfarero, como el Señor me ordenó”. Luego escribe: "Mateo atribuye el dicho a Jeremías, pero es claramente de Zacarías. Pensé... que tal vez se menciona a Jeremías porque Jeremías representa a Dios como el alfarero. Pero parece exagerado, y se afirmará que ser tal por aquellos que argumentan contra mí que tratan de mostrar la falibilidad de la Biblia".

El problema surge del hecho de que no se encuentra tal texto en Jeremías, mientras que en Zacarías 11:12-13 aparece un pasaje similar al que escribe Mateo: “Y les dije: Si os parece bien, dadme mi precio; y si no, dejad. Y pesaron por mi precio treinta piezas de plata. Y me dijo el Señor: Echadlo al alfarero; buen precio con el que fui apreciado por ellos. Y tomé las treinta piezas de plata, y échalos al alfarero en la casa del Señor".

La pregunta es, obviamente, ¿Por qué Mateo se refiere a Jeremías cuando un pasaje más adecuado parece ser los versículos de Zacarías que cité anteriormente? ¿Mateo cometió un error? Y, si lo hizo, ¿significa esto que la Escritura no es infaliblemente inspirada?

Antes de responder a la pregunta, es necesario hacer un punto. Es necesario subrayar esto porque el lector, correctamente, señala que los enemigos de la infalibilidad de las Escrituras están acostumbrados a referirse a este pasaje entre muchos otros en un esfuerzo por probar errores en la Biblia.

La observación que debe hacerse es la siguiente: la verdad de la infalibilidad de las Escrituras no se basa en nuestra capacidad para resolver los problemas creados por este pasaje y otros similares. La prueba de la infalibilidad de las Escrituras se basa en el testimonio de las Escrituras mismas y el testimonio del Espíritu Santo en los corazones de los creyentes (Juan 10:35; 17:17).

Así, el luterano alemán Johann Andreas Quenstedt (1617-1688) afirma acertadamente: "Las Sagradas Escrituras canónicas en el texto original son la verdad infalible y están libres de todo error; en otras palabras, en las Sagradas Escrituras canónicas no se encuentra ninguna mentira, ninguna falsedad, ningún error, ni el más mínimo, ya sea en el tema o en las expresiones, sino en todas las cosas y todos los detalles que se transmiten en ellas, son con toda certeza verdaderas, ya se trate de doctrinas o morales, de historia o cronología. , a la topografía o a la nomenclatura. Ninguna ignorancia, ninguna irreflexión, ningún olvido, ningún lapso de memoria se puede atribuir a los amanuenses del Espíritu Santo en su redacción de las Sagradas Escrituras".

Por lo tanto, no vamos a examinar el texto para averiguar si la Escritura es infalible o falible. Vamos a asumir, incluso antes de comenzar a examinar el texto, que la Escritura es infalible y no contiene errores. Si encontramos una respuesta satisfactoria o no, no hace ninguna diferencia. Después de todo, el Espíritu Santo escribió las Escrituras y Su conocimiento es perfecto; simplemente estudiamos las Escrituras y nuestra capacidad es extremadamente limitada.

Dicho esto, veamos el texto. Muchas soluciones diferentes han sido propuestas por hombres que se adhieren escrupulosamente a la infalibilidad de las Escrituras. Uno puede encontrar estos intentos de resolver el problema en cualquier buen comentario, como, por ejemplo, el comentario de William Hendriksen sobre el Evangelio según Mateo. No los repetiré aquí. Algunos son más satisfactorios que otros.

Hay una explicación ofrecida por James Montgomery Boice, que me parece que es la verdadera solución. Boice escribe: "Los versículos [en Zacarías] no se refieren a una persona que traiciona al Mesías, y no dicen nada acerca de comprar un campo. Por otro lado, Jeremías 19 describe una acción simbólica en la que Jeremías compra y luego rompe una vasija de alfarero, simbolizando la destrucción de la nación, y el capítulo 32 describe la compra de un campo... La mejor explicación es probablemente que Mateo estaba reuniendo una serie de pasajes que parecían agregar significado a la muerte del falso pero conocido discípulo de Jesús. Judas. La referencia a Jeremías 19 parecía apropiada porque se refiere a 'sangre inocente' y porque el lugar donde el profeta rompió la vasija eventualmente se usaría como cementerio para los que morirían en el sitio de Jerusalén. La referencia a Zacarías y su papel como pastor del pueblo añade las ideas del rechazo de Jesús como verdadero pastor del rebaño, siendo valorado al precio de un mero esclavo, y siendo arrojado en el templo el dinero de la traición” (Mateo , vol. 2 [Baker, 2006], pág. 601).

Esta es una explicación probable y estoy de acuerdo con el Dr. Boice, excepto por su uso de la palabra "parecía" en la cita anterior: "La referencia a Jeremías parecía apropiada..." Es más correcto decir, "La referencia a Jeremías era apropiado..."

William Hendriksen agrega que tal uso de los profetas no era del todo raro en los escritos del Nuevo Testamento: "Lo que hace Mateo, por lo tanto, es esto: combina dos profecías, una de Zacarías y otra de Jeremías. Luego no menciona al profeta menor sino a el profeta mayor como la fuente de la referencia La mención de una sola fuente cuando la alusión es a dos no es exclusiva de Mateo. Marcos también lo hace. Así Marcos 1:2, 3 se refiere primero a Malaquías, luego a Isaías. Sin embargo, Marcos atribuye ambas profecías a 'Isaías', el profeta mayor. Y de manera similar, la cita que se encuentra en 2 Crónicas 36:21 se extrae de Levítico 26:34, 35 y de Jeremías 25:12 (cf. 29:10), pero se atribuye sólo a 'Jeremías'" ( An Exposition of Matthew  [Baker, 1975], p. 948).

Con estas observaciones estoy de acuerdo. La palabra de Dios es eterna en los cielos. Ante ella nos inclinamos, porque es la regla de nuestra fe y de nuestra vida.

_______________________________________

Hanko, Herman
Prof. Herman Hanko (Wife: Wilma)
Ordenado: Octubre 1955
Pastorados: Hope, Walker, MI - 1955; Doon, IA - 1963; Professor to the Protestant Reformed Seminary - 1965
Emeritus: 2001

____________

Añadido a este sitio: 6 de diciembre, 2022

Articulo original en inglés: http://www.prca.org/resources/publications/cr-news/item/1516-does-matthew-27-9-contain-error