(Tiempo estimado: 8 - 16 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

por Jorge Trujillo

Existe un debate entre teólogos cristianos sobre si Judas participó o no en la Institución de la Cena Pascual por Jesucristo. Comencemos por leer el relato de la institución de la cena del Señor en los evangelios y luego expodremos nuestras conclusiones:

_____________________________________________

El Relato de Mateo 26:20-29:

20 Cuando cayó la noche se sentó a la mesa con los doce. 21 Y mientras comían, dijo:

—De cierto os digo que uno de vosotros me va a entregar.

22 Entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a preguntarle:

—¿Soy yo, Señor?

23 Entonces él, respondiendo, dijo:

El que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a entregar. 24 A la verdad el Hijo del hombre va, tal como está escrito de él, pero ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.

25 Entonces, respondiendo Judas, el que lo iba a entregar, dijo:

—¿Soy yo, Maestro?

Le dijo:

—Tú lo has dicho.

26 Mientras comían, tomó Jesús el pan, lo bendijo, lo partió y dio a sus discípulos, diciendo:

—Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo:

—Bebed de ella todos, 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para perdón de los pecados. 29 Os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

Relato de Marcos 14:20-25:

20 Él, respondiendo, les dijo:

—Es uno de los doce, el que moja conmigo en el plato. 21 A la verdad el Hijo del hombre va, tal como está escrito de él, pero ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.

22 Mientras comían, Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y les dio, diciendo:

—Tomad, esto es mi cuerpo. 23 Después tomó la copa y, habiendo dado gracias, les dio y bebieron de ella todos.

24 Y les dijo:

—Esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada. 25 De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.

El Relato de Lucas 22:17-23:

17 Tomando la copa, dio gracias y dijo:

—Tomad esto y repartidlo entre vosotros, 18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid hasta que el reino de Dios venga.

19 También tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo:

—Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

20 De igual manera, después de haber cenado, tomó la copa, diciendo:

—Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

21 Pero la mano del que me entrega está conmigo en la mesa. 22 A la verdad el Hijo del hombre va, según lo que está determinado; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado!

23 Entonces ellos comenzaron a discutir entre sí sobre quién de ellos sería el que habría de hacer esto.

El Relato de Juan 13:18, 2-28

18 »No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he elegido. Pero debe cumplirse la Escritura: “El que come pan conmigo alzó el pie contra mí.”

19 Desde ahora os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda creáis que yo soy. 20 De cierto, de cierto os digo: El que reciba al que yo envíe, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

21 Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu y declaró:

—De cierto, de cierto os digo que uno de vosotros me va a entregar.

22 Entonces los discípulos se miraron unos a otros, dudando de quién hablaba. 23 Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. 24 A éste, pues, hizo señas Simón Pedro para que preguntara quién era aquel de quien hablaba. 25 Él entonces, recostándose sobre el pecho de Jesús, le preguntó:

—Señor, ¿quién es?

26 Respondió Jesús:

—A quien yo le dé el pan mojado, ése es.

Y, mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón. 27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo:

—Lo que vas a hacer, hazlo pronto.

28 Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto. 29 Algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: «Compra lo que necesitamos para la fiesta»; o que diera algo a los pobres. 30 Cuando él tomó el bocado, salió en seguida. Era ya de noche.

___________________________________________

¿Qué podemos concluír?

Después de estudiar los textos pertinentes (citados arriba), considero que es muy probable que Judas sí haya participado de esta cena. Pienso que quienes no lo ven de esa manera es más bien por el problema teológico que se les presentaría si en verdad Judas estuvo allí en el momento de institución de la cena del Señor.

Para los Católicos Romanos sería un grave problema que Judas participara del cuerpo de Cristo y terminara en el infierno pocas horas después ya que ellos toman de forma literal el “comer el cuerpo de Cristo” y que "los tales no perecen". Para muchos Evangélicos que desean mantener una mesa “cerrada” crearía un problema pues es evidente, por sus acciones futuras, que Judas no amaba a Jesús. Para quienes sostienen que el Nuevo Pacto es solo para creyentes, crea la situación de que Jesucristo estaría estableciendo su Nuevo Pacto incluyendo a uno que no creía que Jesús era el Mesías.

Jesús como el Nuevo Israel

¿Pero que nos dice el texto de los evangelios que relatan lo sucedido? Cuando leemos los varios relatos donde se menciona la cena es muy difícil llegar a la conclusión de que Judas no estaba allí también. Cuando consideramos el énfasis de los evangelios y las acciones de Jesús aquella noche, hay varias cosas de importancia que debemos resaltar:

  1. Desde su nacimiento Jesús es presentado en los evangelios como el mejor Israel, el Nuevo Israel
  2. Tal como el pueblo de Israel bajó a Egipto para escapar la muerte, Jesús también lo hizo para escapar la muerte
  3. Tal como el pueblo subió de Egipto, Jesús también fue llamado de Egipto, Jesús fue llamado de Egipto
  4. Tal como Israel fue tentado en el desierto por 40 años, Jesús fue tentado por 40 días
  5. Tal como Israel contaba con DOCE patriarcas, Jesucristo también tuvo DOCE apóstoles
  6. Tal como las DOCE tribus de Israel recibieron la ley desde un monte, Jesús también explica su ley desde el sermón del Monte a sus DOCE apóstoles
  7. Tal como el Antiguo Israel tenía un templo, Jesús es el templo del Nuevo Israel
  8. Tal como el pueblo de Israel tuvo como señal la circuncisión, Jesús fue cortado como nuestra circuncisión
  9. Tal como el pueblo de Israel tuvo la cena pascual como recordatorio de su liberación de la muerte en Egipto, también Jesús estableció la Santa Cena como recordatorio de que por su muerte somos librados de la esclavitud y condenación del mundo.

Son muchas las semejanzas que vemos entre Jesucristo como el Nuevo Israel y el pueblo del Israel Antiguo. Además, vemos como Jesús durante todo su ministerio no excluyó a ninguno de sus doce apóstoles, ni aun a Judas de todas sus enseñanzas, obras, y misiones. Judas siempre estuvo presente y Jesús sabía muy bien lo que había en su corazón.

Las acciones de Jesús en la Cena

La noche de la última cena, hubo un momento en el que Judas salió del cuarto, pero Jesús hizo varias cosas y expresiones visibles en las que Judas también estuvo presente y no fue excluido:

  • Preparó la cena para comer con los doce apóstoles, incluyendo a Judas
  • Antes de la cena Jesús se levantó y lavó los pies a los doce apóstoles incluyendo a Judas.
  • En cuanto al lavamiento de los pies les dio el mandamiento a los doce de hacer lo mismo unos a otros.
  • Expresó su conocimiento que todos estaban limpios excepto uno de ellos, refiriéndose a Judas.

Si Judas no estaba presente al momento de la institución de la cena del Nuevo Pacto, sería algo muy extraño ya que estaría estableciendo el Nuevo Pacto con “ONCE” y no “DOCE” representantes. Esto sería inconsistente con su posición de líder del nuevo Israel. Eso nos indica fuertemente que muy probable que Judas también estuviese presente al momento que Jesús instituyó la cena oficial del Nuevo Pacto.

Los relatos de los evangelios sugieren que Judas estaba presente hasta el final. Aunque Juan dice que Judas salió del cuarto y se fue. Esta es la única referencia utilizada para respaldar la ausencia de Judas de la institución de la cena del Señor. Sin embargo, pienso que una lectura llana y sencilla de lo escrito por Juan no indica tal cosa. Lo que sí parece indicar es que Judas salió después de haber participado de la institución de la cena, pero Juan no incluye las palabras de institución en su relato.

Es muy probable que Judas no solamente estuvo presente en la institución de la cena, sino que estaba sentado al lado izquierdo de Jesús en el lugar de prominencia. De esa manera Jesús podía comunicarse con él y Judas podía recibir el pan mojado directamente de su mano (ver diagrama).

La Profecía del Nuevo Pacto

Notamos también un punto de suma importancia ya  que cuando la profecía fue dada para que se llevase a cabo o se estableciera el Nuevo Pacto este sería hecho “con la casa de Israel y la casa de Judá” (Jer. 31:1). Todos los apóstoles de Jesús eran de la región del norte, de Galilea, de la casa de Israel. El único miembro de la casa de Judá era Judas Iscariote (y el mismo Jesucristo). Ambos eran de la tribu de Judá por lo que eran “hermanos”. Eso haría el pecado de Judas es aún más grave y probablemente un fuerte no indicativo de la misma incredulidad, rechazo, y persecución a Jesús y sus seguidores de parte de muchos judíos. 

Argumentos en contra de la participación de Judas[i]

Los que sostienen que Judas no participó en la institución de la cena presentan al menos cuatro objeciones: (1) la cronología reconstruida de los eventos, (2) el conocimiento de Jesús sobre el corazón pecaminoso de Judas, (3) las promesas de perdón ofrecidas en la institución de la cena, y (4) la falta de excepciones al ofrecer tales promesas de perdón como lo hizo en otras ocasiones aquella noche.

La siguiente cronología es presentada donde la cena del Señor fue instituida después de haber comido y cuando ya Judas se había ido.  En otras palabras, Jesús no cambió el significado de la cena pascual, sino que estableció algo nuevo:

“Satanás entró en” Judas (Juan 13:27) y se fue “inmediatamente” después de que Jesús revelara que él era el traidor al darle el bocado (Juan 13:30). El pan era “como comían” (Mateo 26:21; Marcos 14:18) la cena de Pascua, pero el sacramento de la Cena del Señor era “después de la cena” (Lucas 22:20; 1 Corintios 11:25). Por lo tanto, Judas partió antes de la institución y distribución del sacramento de la Cena del Señor.

El Testimonio de la Iglesia

Históricamente, la iglesia ha sostenido que Judas estuvo presente en la institución de la Eucaristía. La iglesia primitiva, Orígenes, San Juan Crisóstomo, San Agustín, San Cirilo de Alejandría, Tomás de Aquino y Juan Calvino, todos están de acuerdo en que Judas participó de la Cena del Señor:

Judas no se convirtió mientras participaba de los misterios sagrados. Por lo tanto, en ambos lados su crimen se vuelve más atroz, ya sea porque imbuido de tal propósito se acercó a los misterios, y porque no se hizo mejor para acercarse, ni por miedo, ni por el beneficio recibido, ni por el honor conferido a él…”

– San Juan Crisóstomo, Homilía 82 sobre Mateo [ii] 

San Dionisio dice (Eccl. Hier. iii) y San Agustín (Tract. lxii in Joan.) también confirman que Judas recibió la Sagrada Eucaristía.

Tomás de Aquino explica algo de importancia teológica en cuanto al no ‘negar’ a Judas su participación ya que su pecado todavía no era evidente y no se debía juzgar antes de tiempo.  Aunque Jesús conocía el corazón de Judas, a los ojos de los demás él era uno más igual que ellos. Tomas de Aquino lo explica así:

Y esto hubiera sido muy apropiado [rechazar a Judas la Eucaristía], si se considera la malicia de Judas. Pero como Cristo debía servirnos como modelo de justicia, no estaba de acuerdo con su autoridad docente separar a Judas, un pecador oculto, de la comunión con los demás sin un acusador y una prueba evidente. No sea que los prelados de la Iglesia tengan un ejemplo para hacer lo mismo, y que el mismo Judas, exasperado, no tenga ocasión de pecar. 

Las palabras de Orígenes[iii]:

En su comentario sobre Matt. 26:23 "El que mete la mano en el plato conmigo, me traicionará", explica Orígenes que aquellos que reciben la Comunión mientras traman contra sus hermanos, imita a Judas el traidor:

“Tales son todos en la iglesia que conspiran contra sus hermanos en cuya compañía han estado frecuentemente en la misma mesa del cuerpo de Cristo y en la misma copa de su sangre”.

San Cirilo de Alejandría, Comentario al Evangelio de Juan

“Jesús sabía claramente que Judas no sentía bondad ni sabia consideración por su amo. También sabía que Judas estaba lleno de veneno diabólicamente amargo, e incluso mientras [Jesús le lavaba los pies] estaba ideando los medios para traicionarlo. Sin embargo, Jesús lo honró tanto como al resto de los discípulos y también le lavó los pies, exhibiendo continuamente su propio amor único... Que Jesús haya puesto a un ladrón [Judas Iscariote] a cargo del dinero muestra que por todos los medios trató de salvar a Judas: cumplió la sed de dinero de Judas; Permitió que Judas ejerciera la autoridad apostólica... Lavó los pies de Judas con los otros discípulos... y le permitió participar en la mesa de la Cena Mística... Sin embargo, Judas nunca pudo vencer su codicia”. (San Cirilo de Alejandría, Biblia de Estudio Ortodoxa, Juan 12:3-8)

Juan Calvino comenta lo siguiente sobre “comer la carne de Cristo” en Juan 6:56[iv]:

Calvino dice que Judas comió para condenación mientras que los demás apóstoles lo comieron para bendición y la diferencia la hizo, no el pan mismo, sino la fe de quienes participaron:

Podemos igualmente inferir de ello, que él no está hablando ahora del símbolo exterior, que muchos incrédulos reciben igualmente con los creyentes, y sin embargo continúan separados de Cristo. Nos permite también refutar el sueño de los que dicen que Judas recibió el cuerpo de Cristo como los demás apóstoles, cuando Cristo dio el pan a todos; porque como es una muestra de ignorancia limitar esta doctrina a la señal exterior, así debemos recordar lo que he dicho anteriormente, que la doctrina que aquí se enseña está sellada en la Cena del Señor. Ahora bien, es cierto, en primer lugar, que Judas nunca fue miembro de Cristo; en segundo lugar, es muy irrazonable imaginar que la carne de Cristo esté muerta y destituida del Espíritu Santo; y por último, es una burla soñar con cualquier modo de comer la carne de Cristo sin fe, ya que sólo la fe es la boca —por así decirlo— y el estómago del alma[v].

Conclusión

La evidencia textual de Mateo, Marcos y Lucas apunta a que Judas estuvo presente cuando se instituyó la cena del Señor. Juan dice que se fue después de comer el pan, pero no tiene las palabras de institución en su relato . Solo con base en 'información no concluyente' o ' una hipótesis sesgada' alguien puede negar que Judas estuviera presente cuando se instituyó la Cena del Señor.

Eso no quiere decir que no se deba cercar la mesa. Hay base bíblica para 'limitar la participación' en 1 Corintios 11. Sin embargo, tal base trata de poder "discernir el cuerpo y la sangre de Cristo", lo que significa:

  • FE: 'comprender' cuál es el significado del "cuerpo y la sangre" del sacrificio de Cristo
  • UNIDAD: ser parte del cuerpo visible de Cristo (ser miembro de una iglesia local)
  • ARREPENTIMIENTO: no estar en pecado impenitente
  • COMUNIÓN: y no estar bajo la disciplina de la iglesia por conducta indebida

Cómo mencionamos y resumimos ahora, hay varias razones adicionales que apuntan al hecho de que Judas también pudo haber estado allí.

  1. Israel tenía 12 patriarcas cuando se estableció el Antiguo Pacto.
  2. Jesús, como el nuevo Israel, instituyó un nuevo pueblo de Dios con 12 apóstoles.
  3. El Nuevo Pacto (Jeremías 31) fue instituido con la casa de Israel (11 discípulos) y la casa de Judá (1 discípulo - Sólo Judas (y Jesús) eran de la tribu de Judas). Si se dejaba fuera a Judas, no estaría presente nadie de la "casa de Juda" para que se cumpliera esa profecía.
  4. Indica que tomar las señales 'externas' del Pacto (Cena y Bautismo) no indica que la realidad 'interna' está presente en aquellos que participan, lo cual solo puede suceder por Gracia a través de la verdadera fe y el arrepentimiento.

Aunque algunos buenos maestros de la Biblia sostienen una posición contraria, después de haber estudiado el tema y la evidencia tanto bíblica textual así como histórica, considero junto con muchos y mejores expositores a través de la historia de la iglesia, que Judas estuvo presente en la institución de la Cena del Señor.

____________________________________

Escrito: 19 de abril de 2022.

 

[i] https://purelypresbyterian.com/2016/12/14/did-judas-partake-of-the-lords-supper/

[ii] https://taylormarshall.com/2012/05/did-judas-iscariot-receive-holy.html

[iii] https://www.copticchurch.net/patrology/schoolofalex2/chapter14.html

https://www.sacramentalliving.net/single-post/jesus-and-judas

[iv]  https://www.ccel.org/ccel/calvin/institutes.vi.xviii.html

[v] https://singingandslaying.com/2015/04/04/did-judas-really-partake/