por RC Sproul

Creo que todo el concepto de fe es una de las ideas más incomprendidas que tenemos, incomprendida no solo por el mundo sino por la iglesia misma. La base misma de nuestra redención, la forma en que somos justificados por Dios, es a través de la fe. La Biblia nos habla constantemente sobre la fe, y si no entendemos eso, nos metemos en serios problemas.

El gran problema de la Reforma Protestante en el siglo XVI fue: ¿Cómo se justifica una persona? La controvertida posición de Lutero fue que somos justificados solo por la fe. Cuando dijo eso, muchos de los líderes piadosos de la Iglesia Católica Romana se sintieron muy molestos. Dijeron: "¿Eso significa que una persona puede simplemente creer en Jesús y luego vivir de la manera que quiera vivir?" En otras palabras, la Iglesia Católica Romana reaccionó ferozmente porque temían que la visión de Lutero fuera entendida como una creencia fácil en la que una persona solo tenía que creer y nunca tener que preocuparse por producir los frutos de la justicia. Fue crucial que aquellos que participaron en la Reforma Protestante definieran cuidadosamente lo que querían decir con fe salvadora. Así que regresaron e hicieron sus estudios en el Nuevo Testamento,específicamente en la palabra griega pistein, que significa “creer”, y pudieron aislar tres aspectos distintivos de la fe bíblica.

El primero es el término latino notitia : “creer en los datos” o la información. Es una conciencia intelectual. No puedes tener fe en nada; tiene que haber contenido en la fe. Tienes que creer en algo o confiar en alguien. Cuando decimos que una persona es salva por fe, algunas personas dicen: "No importa lo que creas, siempre y cuando seas sincero". Eso no es lo que enseña la Biblia. Importa profundamente lo que creas. ¿Y si creyera que el diablo es Dios? Eso no me salvaría. Debo creer en la información correcta.

El segundo aspecto de la fe es lo que ellos llaman asenso o asentimiento intelectual. Debo estar persuadido de la veracidad del contenido. Según Santiago, incluso si estoy al tanto de la obra de Jesús, convencido intelectualmente de que Jesús es el Hijo de Dios, que murió en la cruz por mis pecados y que resucitó de entre los muertos, en ese momento calificaría para ser un demonio. Los demonios reconocen a Jesús y el mismo diablo conoce la verdad de Cristo, pero no tiene fe salvadora.

El elemento crucial y más vital de la fe salvadora en el sentido bíblico es la confianza personal. El término final es fiducia , refiriéndose a un compromiso fiduciario por el cual pongo mi vida en el regazo de Jesús. Confío en él y solo en él para mi salvación. Ese es el elemento crucial, e incluye lo intelectual y lo mental. Pero va más allá, al corazón y a la voluntad, para que toda la persona quede atrapada en esta experiencia que llamamos fe.

 

Fuente original del articulo en Inglés: https://www.ligonier.org/blog/what-faith/