Imprimir
Categoría: Preguntas y Respuestas
(Tiempo estimado: 9 - 18 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

por Coleman Ford

Controversias Cristológicas en la Iglesia Primitiva

Publicado originalmente en Inglés en The Christian Coalition

Definición

Un estudio de la doctrina de Cristo según se desarrolló en los primeros siglos de la iglesia.

Resumen

Este ensayo examinará el desarrollo de la comprensión de la doctrina cristiana de Cristo en los primeros siglos de la iglesia cristiana y concluirá con algunas reflexiones para el cristiano de hoy.

Introducción

Cuando Jesús le preguntó quién pensaban los apóstoles que era, Pedro dijo que él creía que Jesús era el Cristo, el Hijo de Dios ( Mateo 16: 15–16 ). La declaración de Pedro representa la creencia de la iglesia, sosteniendo que Jesús es tanto divino como humano. Hasta el día de hoy, existe un notable nivel de acuerdo entre los católicos romanos, los ortodoxos orientales y las iglesias protestantes en lo que respecta a la persona de Jesucristo. Una mayor comprensión de esta confesión bíblica de Jesucristo creció a medida que los pensadores de la iglesia primitiva se vieron obligados a responder a puntos de vista erróneos que no se alineaban con esa fe que fue "una vez para siempre entregada a los santos" ( Judas 3). Si bien la confesión de la divinidad y la humanidad de Cristo es fundamental para la fe cristiana, la doctrina cristológica se desarrolló a la luz de varias enseñanzas erróneas que surgieron desde los primeros días de la iglesia. La mejor manera de resumir la cristología de la iglesia primitiva es una afirmación del testimonio apostólico y el desarrollo de la tradición y el vocabulario ortodoxo. Los primeros cristianos proclamaron a Cristo como Señor basándose en el testimonio bíblico (enseñanza apostólica) que fue reafirmado en sus escritos, adoración y testimonio en el mundo.

Ebionismo y Docetismo

Las primeras controversias cristológicas en la iglesia primitiva incluyen el Ebionismo y el docetismo. Los ebionitas, cuyo líder fue identificado como Ebion por varios herejiólogos e historiadores tempranos (por ejemplo, Ireneo, Adversus Haereses 1.26.1-2, 5.1.3; Eusebio, Historia Eclesiástica , 3.27.2), eran un tipo de secta judía a finales del siglo primero y principios del segundo. Mantuvieron la autoridad de la Biblia hebrea y, por lo tanto, se aferraron a la necesidad de observar la ley mosaica. Argumentaron que Dios adoptó a Jesús en su bautismo, rechazando así su preexistencia y concepción virginal. Un falso maestro llamado Cerinto (fl. C. 50-100) adoptó un punto de vista similar a fines del siglo I y principios del II. Vivió en Asia Menor y fue considerado herético por los padres de la iglesia primitiva (por ejemplo, Ireneo, Adversus Haereses 1.26.1; Hipólito de Roma, Refutación 7.21; Eusebio, Historia eclesiástica 3.28–35, 7.25.3). Según estas fuentes, Cerinto negó el nacimiento virginal, enseñó que Jesús era un ser humano normal que era sumamente sabio y que recibió el poder del espíritu de Cristo en su bautismo. Parecía afirmar muchas facetas de una cosmología gnóstica en la que el mundo fue hecho por un ser menor, que Jesús habló de un dios supremo previamente desconocido y que la ley judía fue creada por el ser menor.

Otro error cristológico temprano que surgió dentro de la iglesia fue el docetismo, que desafió el testimonio bíblico de la plena humanidad de Cristo. El apóstol Juan advirtió contra este error, señalando que algunos se negaron a reconocer "que Jesucristo ha venido en carne" ( 1Jn. 4: 1-3 ). Ignacio de Antioquía (m. 110) también advierte contra este punto de vista erróneo cuando advierte a la iglesia en Éfeso “no escuches a nadie a menos que hable con sinceridad acerca de Jesucristo” ( Ign Efesios 6.2). Ignacio afirma que Jesús fue "carne y espíritu, nacido y no nacido, Dios en el hombre, verdadera vida en la muerte, tanto de María como de Dios, primero sujeto al sufrimiento y luego más allá" ( Ign Eph7.2). No había razón para sufrir por Jesús, como habían hecho los apóstoles y mártires, si Jesús también no hubiera sufrido en la carne.

Gnosticismo

Otro gran desafío al testimonio bíblico de Jesucristo fue el complejo sistema del gnosticismo. Aunque el gnosticismo tenía numerosos elementos relacionados con la filosofía platónica, también estaba fuertemente influenciado por elementos teológicos judíos y cristianos. Gran parte del sistema gnóstico buscaba unir el material bíblico con su compleja cosmología. Los textos gnósticos, que dicen ser de manos de los apóstoles, comenzaron a aparecer en el siglo II, siendo el más famoso quizás el Evangelio de Tomás. Otros textos gnósticos, adjuntos a nombres bíblicos, promovieron la cosmogonía gnóstica de varias formas mientras estaban envueltos en lenguaje bíblico. La tendencia general fue negar la bondad del orden creado y enfatizar una salvación únicamente espiritual. Cristo fue un salvador que vino a traer conocimiento (gnosis) de esta salvación espiritual, dada solo a unos pocos elegidos. Los mayores defensores del gnosticismo en la iglesia primitiva incluyeron a Valentinus de Roma (fl.2nd centavo) y Marción de Sinope (fl. mid-2 nd centavo). Marción era miembro de la iglesia en Roma y comenzó a enseñar que el Dios del Antiguo Testamento era realmente el demiurgo (dios menor) de la cosmología gnóstica. Era un dios vengativo, malvado, y por lo tanto, lo que creó también era malvado. En contraste, el dios del Nuevo Testamento era un dios espiritual amoroso que envió a Jesús para demostrar el camino del amor, la paz y la verdadera salvación. Marción editó la Biblia, descartando el Antiguo Testamento por completo y manteniendo solo los fragmentos del Nuevo Testamento que no sonaban a judíos. Fue excomulgado de la iglesia de Roma y comenzó una iglesia rival, que continuó floreciendo durante algún tiempo después.

Tanto Ireneo (c. 130 – c. 202) como Tertuliano (c. 155 – c. 240) proporcionaron amplias defensas de la cristología bíblica frente a la herejía marcionita. Ireneo respondió a la herejía gnóstica enfocándose en la naturaleza fundamental tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento como obra del único Dios verdadero. Los autores humanos de los diversos libros de la Escritura habían recibido un conocimiento perfecto del Espíritu Santo y, por lo tanto, eran incapaces de proclamar el error ( Contra las herejías 3.1.1). La Escritura es un todo armonioso según Ireneo. Él declara: “Toda la Escritura, que nos ha sido dada por Dios, será perfectamente consistente… y a través de las muchas y diversas expresiones (de la Escritura) se escuchará una melodía armoniosa en nosotros, alabando en himnos que Dios quien creó todas las cosas ”(Contra herejías 3.5.1). Para Ireneo y la iglesia primitiva, toda la Escritura debe usarse para comprender la obra redentora de Dios. El simple hecho de juntar ciertos textos para que se ajusten a la teología de uno nunca puede producir la “hermosa imagen del rey”, sino que produce una imagen distorsionada de “un perro o un zorro” ( Contra las herejías 1.8.1). Al contrario de los gnósticos que distinguían entre Cristo, un ser de origen celestial, y Jesús, el hombre terrenal, Ireneo declaró que "Jesucristo es uno y el mismo", expresión que luego se incorporó a la Definición de Calcedonia ( Contra las herejías 3.16.2; 3.17.4). Tertuliano, igualmente, aborda el error de Marción en su uso de las Escrituras. Marción adultera el evangelio al no reconocer que Jesucristo es el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento ( Contra Marción 4.1). Usando el libro de Lucas, el único evangelio que acepta Marción, aunque en forma editada, Tertuliano demuestra el error de Marción de dividir a Dios, Cristo y las Escrituras ( Contra Marción 4.5ff).

Monarquismo Dinámico y Modalista

Los errores gemelos del monarquismo surgieron en los siglos II y III, pero no eran un sistema monolítico. El énfasis común fue la unidad de Dios (griego -  monarchia ) en detrimento de la personalidad de Dios. Aunque había diferencias entre los teólogos monárquicos, había dos formas predominantes: el adopcionismo y el Modalismo. Teodoto de Bizancio (fl. Finales del siglo II) - llamado "el curtidor" o "zapatero" - enseñó que el Padre y el Hijo eran distintos, pero Jesús, siendo un hombre excepcionalmente virtuoso, se convirtió en hijo de Dios por adopción en su bautismo. El descriptor "dinámica" proviene del griego dynamis (poder) para describir los medios por los cuales Jesús se convirtió en el hijo de Dios. Teodoto llevó sus puntos de vista a la iglesia en Roma y pronto fue excomulgado, aunque su enseñanza continuó a través de otros en el tercer siglo. Pablo de Samosata (de mediados a finales del siglo III ) fue el más frecuente de los adopcionistas.

Noetus de Esmirna (fl. De mediados a finales del siglo III ) y Sabelio de Roma (de principios a mediados del siglo III ) fueron dos pensadores Modalistas destacados en los siglos II y III. Creían que el Padre, el Hijo y el Espíritu no eran personas distintas, sino diferentes formas o modos de actuar del único Dios. Estos pensadores y sus seguidores buscaron defender la unidad de Dios y la divinidad de Cristo, pero creían que afirmar que el Padre y el Hijo eran distintos equivalía a biteísmo. Al hacerlo, negaron el papel único y la personalidad de cada miembro de la divinidad para priorizar la monarquía., o unidad, de Dios. El Hijo era simplemente un modo de aparición. Tertuliano proporcionó una defensa completa contra estos puntos de vista erróneos. Resumió la enseñanza de un modalista que Tertuliano identificó como Praxeas (de mediados a fines del siglo III ) diciendo que “puso en fuga al Paráclito y crucificó al Padre” ( Contra Praxeas , 1). En su respuesta, Tertutuliano desarrolló una gramática trinitaria para la iglesia occidental. Según Tertuliano, Padre, Hijo y Espíritu Santo son tres personas ( personae ) “no en condición, sino en grado, no en sustancia, sino en forma, no en poder, sino en aspecto; pero de una sustancia, una condición y un poder ”( Contra Praxeas, 2).

Arrianismo

En el siglo IV, surgieron numerosos errores cristológicos que requirieron una extensa defensa por parte de los líderes cristianos. El primer gran error fue el arrianismo. Arrio (256–336), un presbítero de Alejandría, comenzó a enseñar en 313 que el Hijo fue creado en lugar de ser el eterno y co-igual Hijo de Dios. Según Arrio y sus seguidores, Jesús era un ser creado, no ontológicamente igual al Padre. Para ayudar a difundir esta enseñanza, incluso escribió canciones que incorporaron su creencia en Cristo diciendo: "Hubo un tiempo en que no lo era". La iglesia abordó este error en el Concilio de Nicea en 325, un concilio convocado por el emperador Constantino (c. 272–337). Declararon que Jesús es "engendrado no hecho", "luz de la luz", "Dios verdadero de Dios verdadero" y "de un ser (o esencia) con el Padre", usando la palabrahomoousias  (griego - homo : "mismo"; ousia - "sustancia") para describir la relación de esencia entre el Hijo y el Padre. Esta palabra, aunque no de las Escrituras, se usó para expresar la relación bíblica revelada en las Escrituras y denunciar la visión no bíblica de los arrianos. El arrianismo tomaría muchas formas después de la declaración de Nicea, con grupos que afirmarían una doctrina similar a Arrio mientras buscaban evitar el error real en sí. Algunos grupos afirmaron al Hijo como homoiousias(Griego - "de sustancia similar"). Dependiendo del emperador reinante, el arrianismo y las doctrinas relacionadas recibieron una audiencia más favorable. Esto explica cómo los líderes de la iglesia que defendieron enérgicamente la ortodoxia de Nicea, como Atanasio de Alejandría, cayeron repetidamente en el favor y en contra de las autoridades. En un momento, la doctrina arriana había invadido la iglesia hasta el punto de que Jerónimo (c. 347–420) escribió más tarde: “El mundo entero gimió y se maravilló al encontrarse a sí mismo arriano”.

Apolinarianismo

Apollinaris de Laodicea (m. 390) creía que al asumir la naturaleza humana, el Verbo se unía solo con un cuerpo. Tan ansioso estaba por evitar el error arriano y enfatizar la deidad de Cristo y la unidad de su persona que negó que Jesús tuviera un alma humana. El alma fue reemplazada por la Palabra divina o logos . Jesús, en otras palabras, no era un ser humano común. Gregorio de Nacianceno (329-390) abordó este tema y lo relacionó con la herejía del docetismo, afirmando que, en esta perspectiva, la carne de Cristo era simplemente "un fantasma más que una realidad" ( Carta102). Si le faltaba un alma, por lo tanto, mente y voluntad, entonces no es apropiado llamar a Cristo hombre. Gregorio sostuvo en otra parte que “si [Cristo] tiene un alma, y ​​sin embargo no tiene una mente [humana], ¿cómo es él hombre, porque el hombre no es un animal sin mente?… ¿Cómo se relaciona esto conmigo? Porque la divinidad unida a la carne sola no es el hombre ”( Carta 101). Para Gregorio, el Apolinarianismo solo ofrecía una salvación parcial porque el Salvador era solo parcialmente un hombre. Así, las opiniones apolinarias fueron condenadas en el Concilio de Constantinopla (381), donde los líderes de la iglesia también reafirmaron las declaraciones y formulaciones doctrinales de Nicea más de cincuenta años antes.

Nestorianismo

A principios del siglo V, Nestorio de Constantinopla (c. 386–450) enseñó que Jesucristo era en realidad dos personas distintas. Nestorius luchó por afirmar el título tradicional de María como theotokos("Portador de Dios"), ya que esto parecía negar las cualidades humanas de Cristo. Luchó por concebir cómo podía ser que Dios naciera de un ser humano, o que Dios sufriera y muriera. Por lo tanto, el nestorianismo postuló que en Cristo estaba tanto la persona humana como la persona divina, pero que cada una operaba de forma independiente. En un momento sería la persona divina trabajando, y en otro momento sería la humana. De esta manera, los nestorianos buscaron lidiar con las Escrituras que hablaban tanto de las características divinas de Cristo como de las humanas. Cirilo de Alejandría (375-444) abordó el error teológico del nestorianismo y sus efectos. Afirmó que en la encarnación "las dos naturalezas reunidas en una verdadera unión, hay un solo Cristo y un solo Hijo", conservando también sus características respectivas (Cuarta carta de Cirilo a Nestorio ). Según Cirilo, el Hijo eterno de Dios asumió y se unió personalmente a la naturaleza humana, tanto en cuerpo como en alma. Las enseñanzas de Cirilo influirían en el Concilio de Éfeso en 431 para denunciar el nestorianismo como herético, afirmando así la única persona de Cristo.

Eutiquianismo/ Monofisismo

Enseñanzas del monje Eutico de Constantinopla (c. 380-c. 456), Eutiquianismo combina las dos naturalezas en una sola naturaleza. El término oficial para este error teológico fue monofisismo. Eutico creía que ambas naturalezas existían antes de la encarnación, pero después del nacimiento de Cristo, solo había una naturaleza. La naturaleza humana, según Eutico, era una mera apariencia, que se remonta a las opiniones expresadas por los docetistas. Esta naturaleza lo hizo diferente de otros humanos. Así, en el Concilio de Calcedonia en 451, los líderes de la iglesia reunidos afirmaron las dos naturalezas de Cristo (griego -  henofisismomiafisismo) con los dos unidos "sin confusión, sin cambio, sin división, sin separación". Aunque este concilio tuvo lugar en la parte oriental del imperio romano, León de Roma (c. 400-461) proporciona un resumen de la tradición latina de la cristología, conocida como el Tomo de León  . Este tomo  fue un tema de debate en Calcedonia, pero se convirtió en la formulación doctrinal aceptada para la persona de Cristo y sus dos naturalezas.

Cristología Post-Calcedonia

Calcedonia demostró ser un paso importante hacia la definición de la cristología de la iglesia, pero no resolvió todas las tensiones. Un área de preocupación surgió con la declaración de Calcedonia de que el Hijo asumió una naturaleza humana, pero no una persona humana. Esta formulación estaba destinada a combatir el adopcionismo y negar que Jesús hubiera existido como un hombre aparte de la encarnación, pero algunos cuestionaron si esta afirmación legitimaba el nestorianismo. Por el Segundo Concilio de Constantinopla (553), que fue convocado por el Emperador Justiniano I para aclarar la Definición de Calcedonia y unir iglesias, el henofisismo se había alistado como la forma más esclarecedora de describir la relación de las dos naturalezas de Cristo con su única persona. La afirmación de Constantinopla aclaró varios aspectos de la cristología: 1) Cristo fue personal, como hombre, en virtud de la unión de la naturaleza humana en la persona del Hijo eterno; 2) La encarnación es un acto dinámico por parte de la persona del Hijo, pero en relación y acción trina; 3) La naturaleza humana de Cristo era la misma que la de cualquier otro humano en su condición no caída, excepto la existencia personal independiente aparte del Hijo; 4) el Hijo puede vivir una vida plenamente humana y divina; 5) La imago dei sustenta el concepto de  henofisismo. Aunque siempre han existido desafíos a la cristología ortodoxa, la Iglesia continúa confiando en la doctrina de Cristo derivada de las Escrituras, forjada en los primeros siglos de la iglesia.

Consideraciones para los Cristianos Evangélicos

Los cristianos de hoy tienen mucho que considerar y apreciar cuando se trata del asentamiento cristológico determinado en la iglesia primitiva. Primero, la persona y obra de Jesucristo tiene efectos de largo alcance. La iglesia primitiva defendió la doctrina de Cristo tan vigorosamente porque el evangelio y la salvación misma estaban en juego. Solo un Salvador que sea verdaderamente Dios y verdaderamente hombre puede asegurar la salvación del hombre. En segundo lugar, es necesario un lenguaje claro e inequívoco para la discusión y formulación doctrinal. Esto no significa que comprendamos completamente todas las facetas de la naturaleza de Dios y su obra redentora, pero ciertamente es importante que pensemos con claridad y proporcionemos un lenguaje significativo para la Iglesia. Esto afecta todo, desde la enseñanza hasta la adoración, la evangelización y el discipulado uno a uno. En tercer lugar, los cristianos deben seguir siendo caritativos pero firmes en materia de cristología. De nuevo, no se pueden discernir todos los misterios de Cristo, pero no debemos doblegarnos cuando se desafía la doctrina bíblicamente ortodoxa con respecto a la persona y obra de Cristo. Por lo tanto, cualquier otro sistema de fe que afirme un lugar para Jesús, pero que no sea completamente Dios y completamente hombre según las Escrituras, es erróneo. Por último, a través del ministerio de enseñanza, adoración y discipulado de la Iglesia, los cristianos deben aprender lo que significa pensar, hablar y adorar más fielmente al Dios que se hizo carne en nuestro nombre para rescatarnos y redimirnos de pecado. El resultado final de la cristología es la adoración humilde de Dios y un aumento de gozo en el creyente. cualquier otro sistema de fe que afirme un lugar para Jesús, pero que no sea completamente Dios y completamente hombre según las Escrituras, es erróneo. Por último, a través del ministerio de enseñanza, adoración y discipulado de la Iglesia, los cristianos deben aprender lo que significa pensar, hablar y adorar más fielmente al Dios que se hizo carne en nuestro nombre para rescatarnos y redimirnos de pecado. El resultado final de la cristología es la adoración humilde de Dios y un aumento de gozo en el creyente. cualquier otro sistema de fe que afirme un lugar para Jesús, pero que no sea completamente Dios y completamente hombre según las Escrituras, es erróneo. Por último, a través del ministerio de enseñanza, adoración y discipulado de la Iglesia, los cristianos deben aprender lo que significa pensar, hablar y adorar más fielmente al Dios que se hizo carne en nuestro nombre para rescatarnos y redimirnos de pecado. El resultado final de la cristología es la adoración humilde de Dios y un aumento de gozo en el creyente. El resultado final de la cristología es la adoración humilde de Dios y un aumento de gozo en el creyente. El resultado final de la cristología es la adoración humilde de Dios y un aumento de gozo en el creyente.

Otras lecturas

 

Este ensayo es parte de la serie Concise Theology. Todas las opiniones expresadas en este ensayo pertenecen al autor. Este ensayo está disponible gratuitamente bajo la licencia Creative Commons con Attribution-ShareAlike, lo que permite a los usuarios compartirlo en otros medios / formatos y adaptar / traducir el contenido siempre que se aplique un enlace de atribución, indicación de cambios y la misma licencia Creative Commons. material. Si está interesado en traducir nuestro contenido o está interesado en unirse a nuestra comunidad de traductores,  comuníquese con nosotros .

Este trabajo tiene licencia CC BY-SA 4.0

Visto: 409