97772000Ha menundo nos preguntamos si verdaderamente hemos sido llamados a predicar el evangelio. ¿Cuál es la respuesta a esa pregunta? Es muy importante saberlo. En el siguiente artículo el Dr. Albert Mohler expone sobre el tema el cual esperamos le sirva de guía en esta importante decisión:


¿Te ha llamado Dios al ministerio?

Aunque todos los cristianos están llamados a servir la causa de Cristo, Dios llama a ciertas personas a servir a la Iglesia como pastores y otros ministros. Escribiendo al joven Timoteo, el apóstol Pablo confirmó que si un hombre aspira a ser pastor, “es una obra excelente que aspira a hacer” ( 1 Timoteo 3: 1, LBLA ). Asimismo, es un gran honor ser llamado por Dios al ministerio de la Iglesia. ¿Cómo sabes si Dios te está llamando?

Primero, hay una llamada interna. Por medio de su Espíritu, Dios habla a las personas que ha llamado a servir como pastores y ministros de su Iglesia. El gran reformador Martín Lutero describió este llamado interno como “la voz de Dios escuchada por fe”. Aquellos a quienes Dios ha llamado conocen este llamado por un sentido de liderazgo, propósito y compromiso creciente.

Charles Spurgeon identificó la primera señal del llamado de Dios al ministerio como "un deseo intenso y absorbente por la obra". Aquellos llamados por Dios sienten una creciente compulsión por predicar y enseñar la Palabra y ministrar al pueblo de Dios.

Este sentido de compulsión debería impulsar al creyente a considerar si Dios puede estar llamándolo al ministerio. ¿Te ha dado Dios el ferviente deseo de predicar? ¿Le ha equipado con los dones necesarios para el ministerio? ¿Amas la Palabra de Dios y te sientes llamado a enseñar? Spurgeon advirtió a los que buscaban su consejo que no predicaran si podían evitarlo. “Pero”, continuó Spurgeon, “si no puede evitarlo y debe predicar o morir, entonces él es el hombre”. Ese sentido de encargo urgente es una de las marcas centrales de una auténtica llamada.

En segundo lugar, está la llamada externa. Los bautistas creen que Dios usa a la congregación para "llamar a los llamados" al ministerio. La congregación debe evaluar y afirmar el llamado y los dones del creyente que se siente llamado al ministerio. Como familia de fe, la congregación debe reconocer y celebrar los dones del ministerio dados a sus miembros, y asumir la responsabilidad de animar a aquellos a quienes Dios ha llamado a responder a ese llamado con gozo y sumisión.

En estos días, muchas personas piensan en carreras más que en llamamientos. El desafío bíblico de “considerar su llamado” debe extenderse desde el llamado a la salvación hasta el llamado al ministerio.

John Newton, famoso por escribir "Amazing Grace", comentó una vez: "Nadie sino Aquel que hizo el mundo puede ser ministro del Evangelio". Solo Dios puede llamar a un verdadero ministro, y solo Él puede otorgarle los dones necesarios para el servicio. Pero la gran promesa de las Escrituras es que Dios llama ministros y presenta a estos siervos como dones a la Iglesia.

Un problema clave aquí es un malentendido común sobre la voluntad de Dios. Algunos modelos de piedad evangélica implican que la voluntad de Dios es algo difícil de aceptar para nosotros. A veces confundimos esto aún más al hablar de “rendirse” a la voluntad de Dios. Como Pablo aclara en Romanos 12: 2 , la voluntad de Dios es buena, digna de ser aceptada con entusiasmo y perfecta. A los llamados por Dios a predicar se les dará el deseo de predicar así como el don de predicar. Más allá de esto, el predicador llamado por Dios sentirá la misma compulsión que el gran Apóstol, que dijo: “¡Ay de mí si no predico el evangelio!” ( 1 Cor 9:16, ESV ).

Considere su llamado. ¿Siente que Dios lo está llamando al ministerio, ya sea como pastor o como otro servidor de la Iglesia? ¿Siente la compulsión de proclamar la Palabra, compartir el Evangelio y cuidar del rebaño de Dios? ¿Este llamado ha sido confirmado y alentado por aquellos cristianos que mejor lo conocen?

Dios todavía llama. . . te ha llamado?

 

Articulo original en Inglés: https://albertmohler.com/2013/07/19/has-god-called-you-discerning-the-call-to-preach-2

Añadido a este sitio: 22 de enero, 2021