En mi extenso ministerio a pastores durante las últimas dos décadas, he notado que muchas veces los ministros del evangelio son ineficaces porque operan fuera de sus asignaciones. Algunas de estas personas muy buenas supervisan iglesias y, en algunos casos, son superintendentes de una denominación sobre iglesias en una región.

Postulo que gran parte de la ineficacia de la iglesia hoy en día se debe a que los líderes superiores operan fuera de sus asignaciones. Estos líderes están más dotados en el diaconado de lo que están llamados a funcionar en uno de los cinco dones ministeriales mencionados en Efesios 4:11.

Las siguientes razones, basadas en la observación, son señales de que alguien puede estar intentando supervisar una iglesia sin tener la gracia de ser pastor principal.

(Me doy cuenta de que estas son generalidades y es posible que no se ajusten a todas las situaciones. También me doy cuenta de que ser un buen administrador y tener el don para implementar programas efectivos es una gran ventaja para un pastor principal, no un déficit. Comprender su ubicación adecuada lo salvará de una vida de frustración y desánimo.)

  1. Es más eficaz cuando administra que cuando predica o enseña.
  2. Suele estar más centrado en la administración de programas que en la gente.
  3. Suele estar siempre involucrado en los detalles de sus proyectos en lugar de dirigir la visión.
  4. Obtienes más satisfacción al ayudar a las personas con sus necesidades físicas (por ejemplo: hacerles favores como llevarlos a algún lugar, pintar una casa, arreglar un problema mecánico, repartir comida, etc.) que guiar a las personas hacia una visión convincente (ver Hechos 6: 3-4).
  5. u influencia en la congregación casi siempre se limita a aquellos a quienes toca o ayuda personalmente en lugar de aquellos que lo escuchan hablar desde el púlpito. (Aquellos con el don de comunicar la verdad de Dios a una congregación hacen que las personas se conecten con ellos y su visión, incluso con aquellos que no los conocieron personalmente).
  6. Te enfocas más en marketing, medios y tecnología que en contenido bíblico y teología.
  7. No tienes un gran anhelo de esperar en Dios y estudiar las Escrituras a diario en busca de una ventaja profética, pero casi siempre te despiertas por la mañana deseando "hacer algo".

 

Fuente Original en Inglés: https://josephmattera.org/seven-signs-you-are-a-great-deacon-instead-of-a-senior-pastor/

Añadido: 22 de enero, 2022